Hallazgos arqueológicos
Cultura  /  Historia 17/12/2021

¿Quién era el hombre enterrado con grilletes en el Born?

El análisis genético y de los restos óseos de la necrópolis del Born demuestra la importancia de la comunidad islámica en el siglo XI

5 min
Imágenes del proceso de construcción de unos elementos de apoyo para mantener los restos en conexión anatómica tal y cómo se encontraron a la excavación.

Un hombre adulto, enterrado con grilletes metálicos en los tobillos, en posición lateral, con los pies hacia el este y orientado hacia la Kaba de la Meca, tal como mandan los cánones islámicos. Encontraron los restos hace veinte años en una fosa excavada en la arena, en la Plaça Comercial, delante de donde está el Born Centre de Cultura y Memoria, sin revestir las paredes y sin ningún elemento de ostentación o ajuar. ¿Pero quién era? ¿Era un esclavo? ¿Un condenado a muerte?

En los últimos meses, este adulto, conocido con el nombre de individuo 15, que fue enterrado en el siglo XI, ha sido analizado e investigado con el objetivo de saber más cosas sobre sus condiciones de vida y las circunstancias de su muerte. ArqueoBorn (Borne CCM), conjuntamente con el Centro de Colecciones del MUHBA, han hecho pruebas diagnósticas con rayos X, tanto de los restos óseos como de los grilletes, y análisis genéticos. Solo se han podido analizar las extremidades inferiores, porque los restos fueron seccionados durante unas obras muy anteriores a la intervención arqueológica.

Pertenecía a los estratos más bajos de la sociedad

El hombre no estaba solo. En 1991 se documentó por primera vez la necrópolis medieval islámica localizada bajo la Plaça Comercial. Poco a poco, se ha visto cómo se extendía hacia el Carrer Antic de Sant Jpan y el Passeig del Born y, de momento, se han localizado 18 individuos. La mayoría son hombres; solo hay tres mujeres bastante jóvenes, un niño de menos de dos años y un joven de entre 15 y 18 años. Es la única necrópolis islámica de la Edad Media localizada en Barcelona; y el individuo 15 es el único hombre con grilletes enterrado después de la época romana que se ha encontrado en la península Ibérica.

La necrópolis durante la excavación que se hizo en el Born en 1991

“Hemos podido constatar que todos los individuos comparten una deficiente salud bucodental, han sufrido una remodelación muscular destacada en las extremidades superiores, cosa que indica un gran desgaste físico, tienen porosidades en los huesos, seguramente por una alimentación deficitaria, y reacciones óseas en las piernas (periostitis)”, explica la arqueóloga Núria Armentano. Todo esto podría ser indicador de que pertenecían a los estratos más bajos de la sociedad. “El individuo 15 es el único que fue enterrado con grilletes y, por la reacción de los huesos, hacía tiempos que los llevaba, porque estas reacciones no se producen de un día para otro”, afirma Armentano. Los grilletes limitaban su movilidad pero no lo inmovilizaban y, por lo tanto, podía trabajar. Los otros individuos exhumados también tienen reacciones óseas en los tobillos que podrían haber sido producidas por lesiones o infecciones o por los grilletes.

Los análisis genéticos constatan otra información muy interesante: era una población con mucha diversidad y, por lo tanto, seguramente la comunidad musulmana en aquel momento era muy importante en Barcelona. “Hemos hecho los análisis de la información genética que se transmite por vía materna en 18 individuos y tan solo cinco tenían un linaje materno proveniente del norte de África; el resto provenían de mujeres que podrían ser europeas e, incluso, de la península Ibérica”, dice la profesora de antropología biológica de la Universitat Autònoma de Barcelona, Cristina Santos. “Sería interesante hacer comparativas con otras necrópolis de la misma época porque hay muy pocos estudios genéticos hechos”, añade.

Inhumados fuera de las murallas

La necrópolis islámica estaba situada fuera de las murallas. Como los romanos, los musulmanes no enterraban a sus muertos dentro de la ciudad sino que lo hacían junto a los caminos y a las puertas de entrada. Los cuerpos se inhumaron en la vía litoral que llevaba hacia la puerta de la muralla romana, ubicada en la actual Plaça de Àngel. Era el camino de costa que salía de los pies de la montaña de Montjuic, pasaba a la orilla del mar por Barcelona, y continuaba hasta Badalona.

Todos estos hombres fueron inhumados, según los análisis radiocarbónicos, entre la segunda mitad del siglo XI y la primera mitad del siglo XII, en plena Alta Edad Media. En aquel momento, Barcelona era una importante ciudad mediterránea, con mucha actividad comercial, y tenía una población con varios orígenes y religiones: el dominio musulmán de Barcelona acabó en 801, cuando Lluís el Piadós conquistó la ciudad, y la judería está documentada desde inicios del siglo XI.

“La comunidad musulmana era importante, si no, no habría tenido una necrópolis propia”, asegura la responsable del Pla Bàrcino del Ayuntamiento de Barcelona y coordinadora del proyecto de investigación del conjunto arqueológico del Born, Carme Miró. Pero, según Miró, a diferencia de la comunidad judía, la población musulmana no vivía en un gueto sino que estaba dispersa por toda la ciudad. Miró cree que el hombre con grilletes podría haber sido un esclavo pero no descarta que fuera un prisionero condenado a muerte y enterrado con grilletes para que no pudiera escapar ni siquiera después de muerto, para ir al más allá.

La singularidad de los grilletes

La esclavitud, en la época medieval, estaba regulada y era legal. De hecho, hay documentación sobre esclavos musulmanes desde principios del siglo XI. “El primer documento es un testamento de 1029 en el cual una mujer deja a sus herederos siete esclavos musulmanes”, dice el historiador Ivan Armenteros, autor de La esclavitud en la Barcelona del Renacimiento (1479-1516). Las exhumaciones constatan que, en este periodo, la esclavitud no se limitaba al campo y a los señores feudales, sino que también empieza a documentarse en las ciudades. A raíz del Pactum Lotharii de 840, se prohibió la compraventa de esclavos cristianos de origen europeo entre el Imperio Carolingio y Venecia, y creció exponencialmente la compra y venta de esclavos sarracenos.

“Sorprende, sin embargo, que este individuo llevara grilletes de metal, porque en aquel momento ponerlos era muy caro, era una inversión importante y, desde el punto de vista del propietario, no era muy rentable que los esclavos sufrieran y se degradaran físicamente”, opina Armenteros. En documentación de los siglos XIV y XV se especifica que solo se utilizarán castigos físicos, con elementos de limitación de movimientos, si hay un comportamiento violento, agresiones o el esclavo se ha intentado escapar. “El contexto, sin embargo, es diferente, porque en el siglo XI el conflicto fronterizo con el Al-Àndalus era intenso. Tortosa no fue conquistada hasta el siglo XII. Podría ser que estos esclavos hubieran sido capturados en un contexto de guerra de frontera”, dice Armenteros.

La necrópolis podría ser mucho más extensa a pesar de que se desconoce su estado. "En esta zona de Barcelona se ha construido mucho", apunta el arqueólogo Antoni Rigo Jovells. "Se han encontrado restos donde estaba el antiguo mercado del Born pero también en la calle de la Fusina y en el Carrer Antic de Sant Joan, y hay un vacío importante entre los restos del niño y los demás”, añade.

Los restos exhumados se conservan en el centro de colecciones del Museu d'Història de Barcelona. Se han limpiado los restos óseos con agua y alcohol y se han adherido los fragmentos con resina acrílica. Los grilletes también han sido restaurados y se ha eliminado parte de la corrosión. “Los hemos conservado desde que fueron exhumados en 1991, y ahora hemos creado toda una estructura con resina para sujetar el esqueleto con los grilletes, en la misma posición que se encontró. No descartamos exhibirlo”, dice la jefa de conservación del Museu d'Història de Barcelona, Lídia Font.

stats