Libros
Cultura 11/06/2022

David Lagercrantz: "Quería crear un Sherlock Holmes menos arrogante y más frágil"

Escritor. Autor de la novela 'Obscuritas'

4 min
DAVID LAGERCRANTZ

BarcelonaEl sueco David Lagercrantz (Solna, 1962) tenía una larga carrera como exitoso periodista de sucesos y escritor. Su biografía del futbolista Zlatan Ibrahimovic fue superventas y fue elogiado por haber fomentado la lectura entre los más jóvenes, antes de convertirse en el hombre que continuó la serie Millennium después de la muerte de Stieg Larsson. Escribir tres libros de Millennium le cambió la vida, porque ha decidido quedarse en el mundo de la ficción criminal y crear su propia saga. Obscuritas (Columna/Destino), con traducción de Pontus Sánchez, es el primer caso del profesor Hans Rekke y la policía de origen chileno Micaela Vargas. La pareja investiga el asesinato de un refugiado afgano después de arbitrar un partido de fútbol en el Estocolm de 2003.

Antes de continuar con la saga de Millennium había escrito otras novelas y biografías, pero nunca una novela negra. Ahora empieza una nueva saga. ¿Qué significó Millennium para usted como escritor?

— Lo significó todo. Quizás antes tenía ciertos prejuicios contra la novela negra, porque crecí en una familia donde se suponía que ni se tenía que leer ni escribir este tipo de literatura, pero con Millennium empecé a quererla. Con los libros de Stieg Larsson descubrí que se podía hacer buena literatura criminal, pero que también era una buena herramienta para hablar de la sociedad, de los dilemas morales... Es excitante y decidí quedarme en el mundo de la novela criminal y crear personajes que se asemejaran más a mí.

Empezó la carrera de periodista escribiendo sobre sucesos. ¿Cómo lo ha ayudado en la carrera como escritor?

— Aprendí a escribir e investigar, todavía soy un periodista.

¿Aún trabaja como periodista?

— No, pero lo sigo siendo en el corazón. Si quieres ser buen periodista también tienes que hacer buena literatura y como escritor también tienes que hacer una buena investigación. Tienes que conocer bien lo que escribes y saber tantos detalles como puedas.

Ahora ha tenido que crear sus propios personajes. Rekke viene de una familia aristócrata en la que la excentricidad es incluso una virtud. No sé si también es un lujo que solo se pueden permitir los ricos.

— Es una buena pregunta y es seguramente uno de los grandes temas del libro. No solo puede permitirse ser excéntrico, sino también débil, se puede hundir y caer en la más absoluta oscuridad. Micaela Vargas, que es de uno de los barrios más violentos y pobres de Estocolmo no solo no puede permitirse nada de todo esto, sino que tiene que ser muy dura.

Hay muchas similitudes entre Rekke y Sherlock Holmes. Los mismos dotes para observar, la adicción, el talento por la música, pero Rekke quizás es más vulnerable.

— Es una decisión muy consciente, porque Sherlock fue mi primer amor literario cuando era un niño. Pero había cosas que no me gustaban de él, como su arrogancia, su seguridad. Sherlock cae en la oscuridad, pero solo cuando ya ha cerrado el caso. Quería un Sherlock menos arrogante, más frágil, más moderno, con dudas. Cuando escribía Millennium, Lisbeth Salander me parecía demasiado dura y soñaba con crear un personaje más frágil.

Su padre era editor y crítico literario, y su abuelo, filósofo. ¿Hasta qué punto su familia ha sido una inspiración? Hay ciertas similitudes con la familia de Rekke.

— Al principio yo quería ser como mi padre, porque él era un gran intelectual, un aristócrata. Aun así, pronto entendí que no podía hacerlo, porque todo el mundo me diría que quería ser como mi padre, pero no lo conseguía. Por lo tanto, escogí un camino diferente. Ser periodista. Quizás pensé que cuando fuera más mayor tendría suficiente habilidad para escribir literatura como él, pero el periodismo me afectó y entendí, sobre todo después de escribir la biografía de Ibrahimovic, que no quería escribir para una élite, sino para una audiencia amplia. Todavía deseo la bendición de mi padre desde el cielo, pero definitivamente quiero escribir para todos los públicos.

¿Es un poco la oveja negra de la familia?

— Quizás sí.

Usted estudió religión y filosofía. La religión tiene un papel preponderante en la novela.

— Cuando era joven estudié religión porque buscaba muchas cosas, en qué creer, el sentido de todo... pero los estudios de religión me enfurecieron. Entendí cómo puede manipular la religión, me fascina, pero me da rabia la intolerancia. Tengo sentimientos románticos, pero a la vez estoy enfadado. No creo en Dios.

Otro tema importante de la novela es el talento y la frustración cuando no se tiene suficiente talento para destacar. ¿Tuvo miedo después del éxito de Millennium de empezar su propia saga?

— Ha sido el gran miedo de mi vida, ser mediocre. Era lo peor que podía pasar en mi familia. De hecho, mi familia toleraba mucho mejor la locura que la mediocridad. Pero creo que el libro es más la historia de Salieri. Y también me interesa mucho la atracción que ejerce en todos nosotras la belleza, como la podemos llegar a desear y también el deseo de matar si no la podemos obtener.

Micaela viene de un barrio muy duro, Husby. Allí hay muchos refugiados y hay un momento en el que el hermano de Micaela dice que no tiene que leer las noticias porque las puede ver en el rostro de los vecinos. ¿Es muy difícil salir de Husby?

— Sí, en muchos aspectos. Existe aquella frase tan conocida: puedes salir del gueto, pero el gueto no te dejará nunca a ti. En Suecia es cada vez más difícil ascender en la clase social, porque la segregación es cada vez peor. Lo he escuchado mucho de los inmigrantes, que cada vez es más difícil dejar atrás el gueto, porque el establishment sueco es como una pared prácticamente imposible de derrocar.

¿Hay más racismo ahora en Suecia?

— Aparentemente, estamos acostumbrados a la multiculturalidad y no somos racistas, pero es solo la superficie. Hay mucho racismo enmascarado bajo esta superficie. Ahora hay mucha violencia en Suecia, tenemos un grave problema con las bandas y con el uso de armas.

stats