Cinema
Cultura 02/02/2021

El 'thriller' catalán que lidera el 'top' mundial de Netflix

Lluís Quilez dirige 'Bajocero', un drama claustrofóbico con Javier Gutiérrez y Karra Elejalde

3 min
Una escena de 'Bajo cero'

BarcelonaLa semana pasada se estrenó en Netflix un drama con Ralph Fiennes y Carey Mulligan, La excavación, y poco antes la comedia indie The white tiger y el thriller de acción A descubierto, con Anthony Mackie, el Falcon de Los Vengadores. Y, aun así, el ranking mundial de películas más vistas en Netflix lo lideraba este fin de semana un modesto thriller del barcelonés Lluís Quílez, Bajocero, sobre un policía que transporta a un grupo de prisioneros. Es el final feliz después de meses de incertidumbre y dudas en los que Quílez y los productores abandonaron la idea inicial de estrenar la película en salas (se llegó a anunciar la fecha del 9 de octubre) y encontraron la puerta abierta de Netflix. “Era la mejor opción, porque la situación cambiaba cada semana –explica el director–. Al fin y al cabo, hemos hecho una película con vocación popular y yo, como director, lo que quiero es que la gente la vea. Y Netflix es la ventana perfecta porque es la plataforma número 1 y te permite llegar a 190 países”.

Bajocero se inscribe en los códigos del thriller carcelario, pero en lugar de una prisión el escenario es el furgón en el que un grupo ecléctico de prisioneros es trasladado de un centro a otro por un policía recto (Javier Gutiérrez). Cuando un desconocido les pone una trampa y les bloquea el vehículo, el policía se ve atrapado entre dos frentes, el interior de los prisioneros y el exterior de alguien con motivaciones misteriosas y muchos recursos. Hacía años que Quílez daba vueltas a la idea de rodar un thriller claustrofóbico, pero la idea definitiva llegó cuando supo que cerraban la prisión Modelo. “Es un lugar que marcó mi infancia porque vivía a diez minutos y cuando vi que trasladaban a los presos me vino la idea de pensar qué pasaría si un traslado fuera mal y se produjera un conflicto entre policías y prisioneros”, explica el director, que acabó escribiendo el guion con Fernando Navarro, colaborador habitual de Kike Maíllo.

Actores que aportan "humor y emoción"

Quílez prefiere no hablar mucho de la trama “para que el espectador llegue virgen” a una película llena de giros y golpes de efecto. A ratos, Bajocero quiere ser una montaña rusa, pero también se puede ver como un drama de personajes bajo presión que deja mucho espacio para el lucimiento actoral, especialmente con el notable grupo de intérpretes que rodean a Gutiérrez, que incluye a Luis Callejo, Karra Elejalde, Andrés Gertrúdix y un Àlex Monner con un breve aparición al principio del film. “Desde el primero hasta el último, los actores de la película son maravillosos –defiende Quílez–. Pero es que la película solo se podía hacer con actores buenísimos, puesto que técnicamente era muy difícil de rodar”. Rodando a baja temperatura, en espacios reducidos y con muchas secuencias con efectos especiales (niebla, nieve, lluvia, fuego, agua), Quílez afirma que “cada escena era un reto” pero que los actores aportaron “momentos de humor” a una película “dura y seca”. “Si al final aparece la emoción, es gracias a ellos”, dice.

Bajocero es la segunda película de este exalumno del Escac con un extenso currículum de cortos, pero admite que tiene un cierto regusto de opera prima. Quílez no reniega del thriller de terror Out of the dark, su primero largo del 2014, que fue un trabajo de encargo con intérpretes internacionales como Julia Stiles y Stephen Rea y guion de los hermanos Pastor y Javier Gullón, porque rodando el film "aprendió mucho”, pero reconoce que es “una película extraña” en su filmografía, poco continuista con la línea de sus cortos. “No tenía el 100% del control creativo”, justifica. El recuerdo todavía cuece: “Cuando una película se aleja de lo que tú quieres, esto te duele como director, es una herida que queda”. Aun así, no descarta volver a dirigir películas de encargo siempre que la historia lo “apasione” y se den “las condiciones adecuadas para dirigir en libertad”.

stats