Deportes 18/06/2021

Las dificultades del Barça para dejar de pagar el declive de Umtiti

Los problemas físicos y un contrato hasta el 2023 condicionan la imperiosa salida del francés

4 min
Samuel Umtiti disputa la pelota en una jugada con Luuk de Jong del Sevilla, a las semifinales de Copa de la temporada 2020-21

BarcelonaEntre la multitud de carpetas abiertas en el apartado de salidas, la de Samuel Umtiti es una de las que más dolores de cabeza está dando al Barça. El caso del central francés es muy complicado de resolver. Hace solo tres años el jugador tocaba la gloria al Mundial de Rusia, pero a partir de aquel momento su carrera inició un declive constante por culpa de unos problemas persistentes en la rodilla izquierda. En las últimas tres temporadas como azulgrana, Umtiti, que tiene contrato hasta 2023 a razón de 11 millones anuales, solo ha participado en 15 partidos (1.268 minutos), 18 (1.316) y 16 (827) respectivamente. A las órdenes de Koeman ha quedado retratado por delanteros veteranos como Roberto Soldado o compañeros de posición como Jules Koundé, ahora el central francés de moda.

Antes del Mundial del 2018, Umtiti había participado en 83 partidos con el Barça en dos temporadas. Su eclosión provocó que Javier Mascherano, hasta entonces compañero inseparable de Gerard Piqué en el eje, se planteara su salida. Después de la cita mundialista, Big Sam inició un auténtico calvario con su rodilla. Solo ha disputado 49 partidos oficiales en tres cursos, lo cual también le ha hecho perder el puesto en su selección. Un rendimiento insostenible, en un contexto de estrecheces económicas, para un futbolista con ficha de jugador indiscutible. El Barça no se puede permitir tener un marcador tan caro (y poco fiable) cuando ya tiene cubierto el eje con Piqué, Lenglet, Araujo, Mingueza y el recién llegado Eric Garcia. Tan poco cuenta la dirección deportiva con el ex del Lyon que todavía no da por cerrada la búsqueda de centrales para la temporada que viene.

Josep Maria Bartomeu con Umtiti después de firmar la renovación del 2018.

La situación de Umtiti viene marcada por sus problemas en la rodilla, una articulación que decidió no operarse a pesar de la insistencia de los servicios médicos del Barça de que lo hiciera. Ahora el diagnóstico con el que trabajan las personas próximas al jugador se ha complicado y cronificado. Y es que el defensa azulgrana tiene una artrosis localizada de origen traumático en la rodilla izquierda. Es decir, un problema articular que afecta, en este caso, el cartílago, que es el tejido amortiguador que evita que los huesos no se rocen entre sí. La ausencia o degeneración de este tejido causa dolor y dificulta el funcionamiento de la articulación. Umtiti tiene el cartílago afectado y esto impide que pueda competir con regularidad al primer nivel y más todavía en las situaciones de riesgo defensivo que implica el estilo de juego del Barça.

Una grave lesión a los 17 años

El origen de los problemas de rodilla de Umtiti es una artroscopia a la cual se sometió a los 17 años, cuando jugaba en las categorías inferiores del Lyon, para extraerse el menisco. El postoperatorio y la recuperación, tal como publicó el diario As, tuvo complicaciones que explican las reservas que el jugador tiene ante la posibilidad de volver a entrar en quirófano. Hasta el momento ha preferido convivir con las molestias que le suponen tener el cartílago tan desgastado. Las infiltraciones que le practicaron para llegar al Mundial del 2018 ya no las soporta, pero se ha mantenido firme en la idea de evitar la cirugía. Prefiere seguir tratamientos conservadores que le permiten volver a la dinámica del grupo pero no responder a la exigencia del Barça. Además, la morfología arqueada de sus piernas aumenta los problemas. Por eso los médicos le recomiendan bajar de peso, lo cual trata de conseguir con palizas constantes en el gimnasio que retrata generosamente en las redes sociales.  

En unas declaraciones a Tv3 poco después del final de la temporada 2019-2020, el prestigioso traumatólogo Ramon Cugat habló del caso de Umtiti para decir que “si es un desgaste [del cartílago], los factores de crecimiento ayudan, pero la técnica que hemos diseñado es para coger cartílago del mismo jugador cuando se ha roto, no cuando se ha desgastado. Si se rompe, cogemos estos fragmentos de cartílago, los unimos con factores de crecimiento, hacemos una pasta, lo enganchamos a la rodilla y creamos un nuevo cartílago. Eso sí que va bien. En el caso del desgaste, los factores solo ayudan”.

Francia, el destino ideal para cederlo

Los problemas que ha tenido Umtiti con regularidad las últimas temporadas han hecho que el futbolista se haya devaluado mucho. Esto, sumado a su alta ficha, hace que sea un auténtico reto para la cúpula deportiva azulgrana resolver su futuro. Desde el club descartan, por ahora, rescindir su contrato y darle la carta de libertad. Creen que sería demasiado caro teniendo en cuenta que todavía tiene dos cursos pendientes. El futbolista, por su parte, juega su partida, se ampara en el contrato que firmó hace tres años y tiene previsto iniciar la pretemporada con normalidad.

Aun así, el área técnica azulgrana no contempla en ningún caso la continuidad de Umtiti y trabaja junto con su agente, Arturo Canales, para encontrarle una cesión en un equipo donde pueda tener minutos y el ritmo de competición no sea tan exigente como el del Barça. Fuentes azulgranas admiten que la liga en la que el francés tiene más mercado es precisamente la de su país. El problema es que los equipos interesados no pueden asumir toda la ficha del futbolista.

stats