RCD Espanyol
Deportes 19/03/2022

Los Estados Unidos, el gigante inversor atento a la permanencia del Espanyol y del Mallorca

Chen Yansheng estudia la propuesta de un conglomerado del mismo país desde donde controlan al conjunto balear

3 min
El Espanyol podría seguir pronto en el Mallorca y tener unos propietarios norteamericanos

BarcelonaEn condiciones normales, el Espanyol-Mallorca de este domingo (14 h, M. LaLiga) sería una buena ocasión para recordar la rivalidad surgida entre los dos equipos a raíz de la salida de Vicente Moreno del conjunto balear, las provocaciones en rueda de prensa de Luis García Plaza y la pugna deportiva que mantienen en unas últimas temporadas en las que han ido juntos a Segunda y han vuelto también juntos.

Tanto el Espanyol (33 puntos) como el Mallorca (26) se escapan de un descenso que de momento tienen más cerca los baleares. La permanencia de las dos entidades en Primera no solo es un objeto de deseo de las respectivas plantillas y aficiones, sino también de dos conglomerados empresariales diametralmente opuestos a escala geográfica y cultural que siguen la evolución de los dos clubes a más de 9.000 kilómetros de distancia. Desde Guangzhou, donde tiene la sede Rastar Group, Chen Yansheng sigue a un Espanyol que podría cambiar de manos muy pronto. El empresario chino, que ha invertido cerca de 200 millones de euros en los seis años que lleva como presidente y propietario blanco-y-azul, estudia el interés de un fondo inversor procedente del mismo país desde donde otro empresario controla al Mallorca. 

Solo dos semanas antes de que Chen hiciera efectiva la compra del 54% de las acciones del Espanyol, en enero de 2016, un banquero norteamericano propietario de los Phoenix Suns de la NBA, Robert Sarver, adquirió al Mallorca a través de una de sus empresas, Liga ACQ Lagacy Partners LLC, a cambio de unos 21 millones. Los dos proyectos han avanzado a velocidades desiguales desde la llegada de los nuevos propietarios: el Espanyol ha invertido casi 130 millones de euros en nuevos refuerzos, mientras que el Mallorca apenas se ha gastado 22. A pesar de la diferencia presupuestaria, los dos clubes han coincidido en la misma categoría las últimas tres campañas. 

Club ascensor

Como le pasó al Espanyol, el cambio de propietario también sacudió del todo al conjunto mallorquín, que bajó a Segunda B un año y medio después de la entrada de los nuevos inversores. Pero rápidamente consiguió un doble ascenso consecutivo, hasta Primera, de la mano del actual entrenador españolista, Vicente Moreno. Desde el cambio de propietarios, el Mallorca registra dos descensos y tres ascensos. Ahora, de nuevo en la máxima categoría, busca una estabilidad que se le resiste desde hace casi una década, cuando en 2013 puso fin a dieciséis temporadas consecutivas en Primera. 

Entre 1994 y 2020, veintisiete seguidas acumuló el Espanyol, que no se ha cansado de repetir que el objetivo principal de este año es la permanencia. Mantener la categoría sería uno de los requisitos impuestos por los inversores norteamericanos interesados. El regreso a la máxima categoría del Espanyol, saneado gracias a la empresa china, ha permitido a la entidad recuperar el atractivo hacia los inversores. Por eso, como ha explicado el ARA esta semana, el club recibe cada año cerca de una decena de aproximaciones de empresas o fondos de inversión interesados en comprarlo.

En el partido de este domingo –programado en una franja horaria más adecuada para el público chino que para el norteamericano– habrá, por lo tanto, más que tres puntos en juego. Acercar o alejar la permanencia puede condicionar la propuesta de unos inversores atentos al futuro del club y la decisión de Chen, que tiene la pelota en el tejado. 

Sarver, entre viejas glorias y polémica

Si el perfil de Chen es el de un empresario frío y bastante reservado de cara a la opinión pública, el del propietario norteamericano del Mallorca es casi lo contrario. Sarver se ha rodeado de algunas viejas glorias del mundo del deporte: el extenista profesional Andy Kohlberg es el actual presidente del club, mientras que el exjugador de baloncesto Steve Nash ejerció como consejero hasta 2020, cuando dejó el cargo para ir a entrenar a los Brooklyn Nets de la NBA.

A pesar de la inestabilidad deportiva que ha acompañado al conjunto balear estos años, Sarver ha asegurado en diferentes ocasiones que su proyecto es a largo plazo y que tiene planes para remodelar el estadio y construir una residencia para la plantilla en la ciudad deportiva. Dos propuestas que hasta ahora han chocado con la oposición de las administraciones. 

Nacido en Tucson, Arizona, en 1961, la reputación de Sarver quedó manchada hace pocos meses. En noviembre, una amplia investigación de la ESPN destapó múltiples acusaciones de sexismo y misoginia de más de setenta trabajadores, actuales y antiguos, de los Phoenix Suns. Algunos de ellos describieron como “tóxico y a veces hostil” el puesto de trabajo que ocupaban debido a algunas expresiones y actitudes de Sarver dentro de las oficinas del club. Algunos trabajadores denunciaron sentirse perseguidos después de manifestar quejas a los servicios de recursos humanos del club. Incluso algunos antiguos ejecutivos y copropietarios del club compartían las acusaciones. La NBA mantiene abierta una investigación. Los dos clubes que controla, sin embargo, se quedan al margen: los Suns desmintieron las acusaciones y el Mallorca se limitó a remitirse al comunicado enviado por la franquicia de la NBA.

stats