RCD Espanyol
Deportes 10/03/2022

Chen Yansheng y la decena de propuestas que recibe cada año para vender el Espanyol

El empresario chino estaría estudiando una oferta de un conglomerado norteamericano

3 min
Chen Yansheng ha invertido cerca de 200 millones de euros al sanear el Espanyol

El debate sobre la venta del Espanyol, actualmente en manos de Rastar Group, vuelve a planear sobre el entorno de la entidad blanco-y-azul a raíz de la publicación de La Grada sobre el interés de un grupo inversor norteamericano, que gestiona clubes de la NBA, la MLS y la NFL, para adquirir la entidad. Según la información de este medio, han hecho llegar a las oficinas del club una carta de intenciones para acceder a la propiedad de la entidad y el área corporativa, con el permiso de Chen Yansheng, les habría facilitado información sobre la situación económica del club. Un interés que, según el mencionado medio, Chen Yansheng estaría valorando seriamente.

El ARA ha podido confirmar de fuentes del club que ha habido una consulta, pero no que se haya trasladado, de momento, ninguna propuesta en firme. De hecho, según ha podido saber el ARA, el Espanyol tiene cada año entre ocho y diez contactos de varios grupos empresariales interesados en conocer la situación del club. La gran mayoría, sin embargo, no acaban yendo más allá del interés, de manera que no hacen ninguna oferta para incorporarse al capital de la entidad o para adquirir la mayoría accionarial. 

El grueso no son propuestas formales, sino simplemente tomas de contacto en las que se pide información. A menudo, emisarios de estas empresas acuden al estadio, a veces a ver un partido, para hablar con representantes de Rastar Group en el club. Se trata de una práctica bastante habitual dentro del mundo empresarial, pero que pocas veces sale a la luz. Desde la llegada de Chen Yansheng al Espanyol, a finales de 2015, el dirigente chino ha recibido decenas de contactos de este tipo. “Es gente más bien que pregunta no que concreta, lo que ya les pasaba a Dani Sánchez Llibre y a Ramon Condal antes de vender sus acciones a Chen”, recuerda una persona que había ocupado un cargo destacado en el organigrama blanco-y-azul hace unos años. “Hay muchos intermediarios y supuestos facilitadores, pero realidades, muy pocas”, puntualiza. 

En las últimas dos décadas se ha vinculado al Espanyol con empresas de México, Estados Unidos, Rusia u Oriente Medio. Quien más apostó por la entidad, sin emabrgo, fue Chen Yansheng, que actualmente domina el 99,6% del capital social del club, valorado en unos 165 millones de euros. El empresario chino ha invertido cerca de 200 millones de euros para ayudar a sanear un club que, cuando él llegó, estaba cerca de la quiebra. El escenario actual del club, fortalecido financieramente y nuevamente en Primera, hace que sea un activo atractivo de cara a los inversores. Chen ha ayudado a revalorizar patrimonialmente un Espanyol que ahora aspira a crecer también en la vertiente deportiva. Económicamente, el propietario de Rastar no tiene ninguna necesidad de vender el club, si bien alguna vez ha admitido que estaría dispuesto a abrirse a posibles inversores que estuvieran interesados en comprar una parte del club para impulsar su crecimiento. Según varias informaciones, se habría valorado al Espanyol en unos 300 millones de euros, pero lo cierto es que Chen ha insistido varias veces que no llegó al Espanyol para hacer negocio, sino para cumplir un sueño que tenía desde pequeño, dirigir un club de fútbol. 

Experiencia en la gestión de clubes

Este grupo inversor norteamericano, además de haber presentado una importante solvencia financiera, tiene experiencia en la gestión de clubes deportivos. Según la información publicada, habría principalmente dos familias detrás. Por un lado, los DeVos, que en 1991 compraron la franquicia de la NBA Orlando Magic por unos 85 millones de dólares. Por otro, aparecen los Wilf, que en 2005 compraron a los Minnesota Vikings de la NFL (fútbol americano) por unos 600 millones de dólares y, en 2021 adquirieron el Orlando City y el Orlando Pride por unos 450 millones de dólares. Su máximo responsable es Zygmunt Wilf, empresario que ha hecho fortuna en el sector inmobiliario.

Nacido en Berlín, es hijo de un matrimonio judío polaco que sobrevivieron al Holocausto y emigraron a Nueva Jersey en los cincuenta, donde empezaron a vender coches de segunda mano. Medio siglo más tarde, la familia lleva construidas más de 25.000 viviendas unifamiliares por todo Estados Unidos. Eso sí, su imagen se manchó en 2013, cuando Zygmunt, su hermano Mark y su primo Leonard fueron declarados culpables por violar leyes civiles contra el crimen organizado y utilizaron prácticas contables fraudulentas para impedir que otros dos socios comerciales recibieran la parte de ingresos que les correspondía. La disputa legal se resolvió años más tarde con el pago de una indemnización de 32 millones de dólares. 

stats