Barça
Deportes  /  Barça 19/07/2022

El Barça ve en Lewandowski al nuevo Messi

El club utilizará al polaco como gran reclamo comercial en cuanto a patrocinios y marketing

3 min
Robert Lewandowski, la nueva estrella del Barça

Barcelona"No solo tenemos que entender los fichajes y los movimientos del mercado en clave deportiva. Ahora, más que nunca, se tienen que entender en clave económica". La frase corresponde a una persona que ha estado vinculada desde hace muchos años al área económica del Barça. Sirve para explicar, por ejemplo, la obsesión por desprenderse de Frenkie de Jong a pesar de que el holandés es una pieza deseada por el entrenador. O por qué se optó por renovar, ahora hace medio año, a Samuel Umtiti, cuando es un jugador que no cuenta para el cuerpo técnico. La llegada de Robert Lewandowski , a pesar de que tiene un componente deportivo muy importante, también se tiene que interpretar a partir de los números. El delantero polaco tiene que ser la punta de lanza del Barça, en todos los sentidos.

La salida de Leo Messi dejó huérfano el Barça en todos los niveles. El club perdía un jugador de referencia, el máximo goleador histórico de la entidad y el gran reclamo para el área comercial azulgrana. Un informe de Brand Finance apuntaba que la ausencia del delantero de Rosario implicaba que el Barça perdía 137 millones en valor de marca, una bajada del 11%. ¿En qué? Por un lado, en la parcela comercial, que hace referencia a los patrocinadores, se calculaba que se dejarían de ingresar 77 millones. Por otro, 43 millones adicionales de pérdidas por la venta de camisetas y otros productos de marketing. Y, finalmente, 17 millones en venta de entradas y primas por resultados.

Consciente de esta circunstancia, el club activó la maquinaria para relanzar otras marcas propias. Por un lado, jugadores mediáticos como Gerard Piqué y Sergio Busquets. Por otro, las jóvenes promesas Pedri y Ansu Fati. Y, finalmente, Memphis Depay, que había llegado a coste cero y había maravillado en los primeros partidos en el Camp Nou. Pero entre las lesiones y los malos resultados, ninguna de estas propuestas acabó de cuajar.

Robert Lewandowski es el prototipo perfecto de reclamo comercial

Desde el área de marketing se había insistido, reiteradamente, en la necesidad de tener jugadores de gran reclamo para conseguir acuerdos comerciales mejores. Desde la venta de camisetas hasta la venta de entradas, pasando por los patrocinadores y los amistosos. "Todos lo veíamos con Messi. Si estaba, había un precio. Si no estaba, el precio bajaba en picado", apuntan desde los despachos nobles del Barça. En el Camp Nou siempre habían insistido en que los contratos de patrocinios nunca estaban condicionados a la presencia de un futbolista concreto, "porque no puedes garantizar que esté el próximo curso". Pero se es consciente de que los problemas vienen "a la hora de renegociar". "Somos un club con mucha historia y muchos títulos. Tenemos muchos atractivos y no pasa nada si un año nos quedamos sin estrella mediática o si tenemos malos resultados. El problema es si esto se alarga en el tiempo. No podemos permitirnos ser un Milan o un Manchester United", comenta una persona que estuvo negociando durante muchos años los principales acuerdos comerciales de la entidad.

Es por este punto que se entiende y se explica mejor la llegada de Robert Lewandowski. En el club no esconden que la voluntad habría sido fichar a Erling Haaland, un delantero joven y con muchísima proyección. El problema era el precio del traspaso y las comisiones. Además, el futbolista –representado por Mino Raiola– exigía un contrato corto y esto dificultaba que el Barça pudiera amortizar la incorporación. Descartado el noruego, y con Mo Salah (Liverpool) fuera del alcance, apareció la opción de Lewandowski . "El precio es alto, sí. Pero deportivamente nos dará mucho rendimiento y, sobre todo, nos garantizará aquel plus de marca que habíamos perdido", explican desde los despachos nobles. De hecho, que los medios lleven días y días hablando del polaco ya se interpreta en el club como una señal de éxito: "También buscábamos esto".

A la espera de presentar a Lewandowski –se tenía que hacer lunes, pero se aplazó–, el presidente Joan Laporta confirmaba que el coste de la operación son 50 (45+5) millones, contando la parte fija y la variable. Pendientes de saber si habrá una gran presentación en el Camp Nou una vez que se acabe la gira, la hoja de ruta del Barça pasa por promocionar el delantero polaco hasta el final. El jueves, en Las Vegas, confían que haga el primer entrenamiento con los compañeros y que el sábado de madrugada se estrene con la camiseta del Barça jugando el clásico de verano contra el Real Madrid. "Lanzaremos un mensaje al mercado en cuanto empecemos a invertir", decía hace unos días Laporta. La entidad quiere que, ahora sí, Lewandowski sea el nuevo Messi y ya estima que solo con la venta de camisetas facturará 20 millones de euros . Además del reclamo comercial y la venta de entradas. El tiempo dirá si eran las cuentas de la lechera o un negocio redondo.

stats