Barça
Deportes  /  Barça 14/04/2022

Jugada maestra de la gran empresa familiar: los apuntes en caliente del Barça-Eintracht

Seguro que hay formas más constructivas de gestionar la asistencia en el Camp Nou

3 min
Aficionados del Eintracht ocupando buena parte de la grada del Camp Nou.

BarcelonaDerrota justa y eliminación sin paliativos del Barça en los cuartos de final de la Europa League. Los azulgranas cayeron 2-3 con el Eintracht de Frankfurt en una noche oscura que será recordada sobre todo por la invasión alemana en el Camp Nou, punto de partida del desastre. A continuación, los apuntes en caliente del partido.

Al Barça le han entrado en casa. Un porcentaje insólito de aficionados visitantes asistieron al partido de este jueves. Parecía que los de Xavi jugaban la vuelta de los cuartos de final de la Europa League también a domicilio. Entre los abonados con excedencia, la congelación del Seient Lliure, la consecuente reventa, el llamamiento del club para liberar butacas gratis y la golosa tentación de poner las entradas disponibles a precio de oro, se produjo una imagen tristísima en las gradas. Hace falta dinero, sí, pero no a cualquier precio. Jugada maestra de la "gran empresa familiar" azulgrana. Tiene trabajo para arreglar el despropósito. Empezando por el del asesor Enric Masip y su particular punto de vista sobre determinados "derechos" de los socios.

Siempre quedará Spotify. La derrota empezó a gestarse en la grada, pero se consumó en el césped. El ambiente hostil no es excusa válida para que directamente no hubiera eliminatoria. Porque el Eintracht no solo pasó a las semifinales de la Europa League, sino que ganó 2-3 (2-3!) en el Camp Nou, dando continuidad a la superioridad que exhibió en Frankfurt (1-1). Los alemanes destrozaron el manual de ideas Xavi y minimizaron las individualidades azulgranas. Con el egarense, la temporada de transición ha dejado una buena racha de imbatibilidad, un gran triunfo en el Bernabéu y otros buenos momentos, pero los títulos todavía están lejos. Ahora, no os quejéis más de la cuenta, que la herencia es horrible y Spotify es un gran acuerdo.

El hueco en la derecha da pavor. La vergüenza en la grada se extendió a todos los rincones del rectángulo de juego. Salvo de algún chispazo de Dembélé y del golazo de Busquets en el añadido, la expresión individual del Barça fue pésima. Quedó especialmente retratado el agujero total que el equipo tiene en el lateral derecho, donde Xavi no encuentra estabilidad con ninguna de las opciones que tiene al alcance. Contra el Eintracht, con Piqué lesionado y Araujo forzosamente en el eje, el técnico tuvo que poner a Mingueza, en quien no confía. El vallesano perpetró un partido insuficiente. De su banda nació buena parte del peligro en contra, con Kostic convertido en lanzador de los "visitantes" y Santos Borré aprovechando la poca contundencia defensiva.

Disparidad de criterios en el área. Cuarto penal que le silban al Barça en dos partidos. El segundo de Eric Garcia. Pena máxima pitable, todo sea dicho. Con el reglamento en la mano, el central de Martorell, que tiene que aprender a controlar el ímpetu en según qué situaciones, agarró a Lindstrom en la primera jugada ofensiva del partido. El problema no es que la decisión fuera justa o no, sino que minutos después hubo una jugada similar sobre Ferran Torres en el área del Eintracht y el colegiado Artur Dias no señaló nada. Tampoco el VAR reaccionó. La disparidad de criterios de interpretación en un mismo partido es lo que mata al arbitraje. Hay trabajo también por recuperar el peso en los despachos nobles del fútbol europeo. Quizás así la contradicción pasa a ser favorable.

stats