Barça
Deportes  /  Barça 11/02/2022

Los problemas físicos que Memphis Depay se habría podido ahorrar

El atacante no jugará el derbi porque todavía es baja por unas molestias vinculadas a jugarlo todo en el primer tramo del curso

4 min
Memphis Depay

BarcelonaLa llegada de Memphis Depay a Barcelona acercó a muchos seguidores del Barça el concepto flow. Su presentación fue un ejercicio de carisma: traje gris, camisa blanca y las redes sociales del club compartiendo por tierra, mar y aire la cabeza de león que tiene tatuada (casi a tamaño real) en la espalda. Corazón de león es la expresión que utilizó el departamento de comunicación para promocionar su fichaje. El atacante neerlandés por fin se incorporaba a la disciplina azulgrana después de un primer intento frustrado por cuestiones económicas. Memphis agotó su contrato con el Olympique de Lyon para poder venir gratis al Barça y jugar a las órdenes de uno de sus principales valedores, Ronald Koeman.

El glamur que destiló el día de su presentación no tardó en trasladarse encima del césped. En el primer partido, sin Leo Messi y todavía con Antoine Griezmann, no marcó, pero sirvió, con un excelente lanzamiento de falta, el pase del primer gol a Gerard Piqué y contribuyó a la goleada del conjunto azulgrana sobre la Real Sociedad (4-2). En el siguiente partido, en San Mamés, rescató un punto para el Barça con la diana del empate (1-1). En la tercera jornada, contra el Getafe, después de una gran jugada individual, que arrancó los aplausos del Camp Nou, firmó el segundo y definitivo gol, que rompía el empate contra el conjunto madrileño (2-1). Memphis se había ganado una titularidad que se le presuponía y sus buenas actuaciones hicieron que el Barça se empezara a frotar las manos pensando que había fichado a un buen activo no solo en el césped, sino también en el ámbito comercial.

Pero la tormenta no tardaría en llegar para el conjunto de Koeman. El equipo se empezó a encallar en la Liga y, sobre todo, encajó dos duras goleadas en la Liga de Campeones contra el Bayern de Múnich y el Benfica. El Barça no funcionaba y el aura de Memphis se empezaba a apagar, cada vez más alejado del gol, a pesar de que sí se seguía aproximando a la portería rival desde el punto de penalti. De su aterrizaje efervescente pasó a ser cuestionado, y el futbolista, que lo jugaba todo, se empezó a quedar sin pilas. Sus partidos duraban poco más de 60 minutos; la media hora restante, a pesar de que seguía encima del césped, se lo veía apagado. Desde la Ciutat Esportiva del Barça, en Sant Joan Despí, se admitía que estaba "fundido físicamente".

Cada minuto de la Liga hasta lesionarse

A pesar de que su rendimiento decrecía al final de los partidos, Memphis, que en verano había disputado la Eurocopa, jugó enteras las 16 primeras jornadas ligueras y disputó cada minuto de la fase de grupos de la Liga de Campeones excepto 15. Ningún otro miembro de la plantilla había jugado tanto como él, ni el propio jugador estaba acostumbrado a tener tanta tralla a principios de curso. En el Lyon, la temporada pasada y con un rol más de media punta, no completó seis de los nueve primeros partidos de la liga, a pesar de que venía de una lesión en la rodilla. Los tres cursos anteriores en Francia tampoco había tenido tanto protagonismo al inicio de la campaña como en el Barça. El 9 de diciembre, después de jugar contra el Bayern en Alemania, el club comunicaba que se había lesionado en el bíceps femoral del muslo izquierdo.

Memphis se recuperó dentro de los plazos establecidos para este tipo de lesión –e, incluso, acortándolos un poco–, pero los problemas aparecerían a partir de su retorno. El atacante volvió a jugar el 8 de enero contra el Granada: disputó los últimos 29 minutos. El siguiente partido fue la Supercopa contra el Real Madrid, en el que jugó 42 minutos (contando la prórroga) y acabó con molestias en el mismo muslo. El comunicado médico del club explicaba que tenía una sobrecarga en los isquiotibiales del muslo izquierdo. "Se ha resentido un poco", comentaría Xavi en la previa del duelo de Copa en San Mamés. Desde entonces, no ha vuelto a jugar. En Sant Joan Despí no se califican estas molestias como recaída, pero defienden que si el neerlandés no se curó bien de su lesión es a consecuencia de una "mala gestión" de los minutos que jugó en el primer tramo de la temporada.

En el derbi contra el Espanyol, Memphis todavía no estará y su presencia contra el Nápoles tampoco está asegurada. "No correremos riesgos", aseguran, con prudencia, desde la Ciutat Esportiva, a pesar de que no se descarta que el futbolista pueda llegar a la cita. Si bien es cierto que con Xavi el rol del neerlandés será decreciente respecto al que tenía con Koeman, el técnico quiere contar con él como un recurso más en ataque. Paralelamente, a los despachos del Camp Nou les interesa que el atacante tenga un buen tramo final de curso y poder hacer caja con un futbolista que llegó a coste cero. Una lógica de mercado que también se aplica con Braithwaite, a pesar de que, en este caso, costó 18 millones. El danés, que ya fue convocado en la última jornada, ya está listo para tener sus primeros minutos después de la lesión en la rodilla que lo ha tenido apartado desde mediados de octubre. Quien también estará disponible para el derbi es Eric Garcia: el central catalán recibirá el alta médica antes del partido.

stats