Barça
Deportes 02/02/2021

Lluís Carreras: "En los últimos años nos han querido cambiar el estilo del Barça"

9 min
Lluís Carreras forma parte de la candidatura de Toni Freixa a la presidencia del Barça
Disponible en:

BarcelonaLluís Carreras (Sant Pol de Mar, 1972) pasó buena parte de su infancia en La Masia, soñando debutar en el Barça. Lo consiguió. Como futbolista, pasó por el Mallorca, el Atlético de Madrid o el Alavés, antes de empezar una carrera como técnico en la que consiguió subir al Sabadell a Segunda. Ahora sueña con volver al Barça con la candidatura de Toni Freixa, puesto que sería su director del área de fútbol.

¿En qué momento nace la idea de formar parte de la candidatura de Toni Freixa?

— Nos conocimos por casualidad después de las elecciones del 2015. Nos encontramos por la calle y le expliqué que me había gustado su conocimiento de la historia del club, que hablaba bien de fútbol... Toni me explicó que quería volverse a preparar, preparándose mejor. Y los últimos años él solía venir a ver The Cup, el torneo de fútbol formativo que hacemos en Sant Pol de Mar, hablábamos de fútbol, de proyectos... Cuando dejé el Sagan Tosu japonés me llamó para explicarme que volvía a presentarse y que quería traer un buen proyecto. Y quería que fuera el director de fútbol. Primero me chocó, puesto que yo me siento entrenador.

¿Te tuvo que convencer?

— Me explicó la idea que tenía en la cabeza y me gustó. Es una responsabilidad, dirigir el área de fútbol. Escoger a las personas para los lugares concretos, para las áreas de metodología, captación, el técnico, el director deportivo... Mi aspiración siempre había sido entrenar el Barça. Tal como hice realidad el sueño como jugador, una vez empecé a hacer de técnico era mi aspiración, dirigir el Barça. Pero como el Barça es el club de mi vida, no le dije que no. Y empezó el proceso de preparación. Mi tarea es hablar solo de fútbol, pensar solo en fútbol. No me interesa nada más, con todos los respetos. Mi área es el fútbol. Crear un Barça ganador y reconocible por su juego. Un Barça respetado.

Has hecho hincapié en el estilo. Un discurso 100% cruyffista.

— El Barça siempre tendría que ser reconocido por su estilo, el estilo es como una manera de vivir. Hay que recuperar este estilo, que se ha perdido en los últimos años. Nos hace falta que el plantel sea muy importante, recuperar las señas de identidad futbolística. Si juegas bien, puedes ganar. Lo que nunca se ha hecho en el Barça es ganar jugando mal.

En la campaña parece que exista una competición para ver quién es más cruyffista, quién tiene más buena relación con Guardiola...

— No hay más cruyffista que Jordi Cruyff [sonríe]. ¿Los otros? Hay que repasar la historia de cada cual, ver qué ha hecho y qué defiende. Qué ha hecho Lluís Carreras y si he sido un discípulo o no de Johan. Siempre digo que hay que defender la idea de Cruyff, una idea que Guardiola mejoró. Nuestra esencia.

La palabra que más veces has utilizado en esta campaña es metodología.

— Sí, la metodología es clave. Trabajar con el método ideado por Guardiola y Seirul·lo, ver este método en todos nuestros equipos. Seguir de pe a pa una metodología, sin salirse del camino, puesto que en los últimos años muchos de los que han mandado nos han querido cambiar el estilo. Se han visto fichajes que no eran ideales para el Barça, tanto en el primer equipo como en el filial. Han querido hacer ver que el fútbol iba por un camino diferente, más físico... En el Barça siempre hemos ganado con nuestro estilo. Nunca hemos ganado jugando de una forma diferente. Hay que hacer evolucionar nuestra idea, pero no cambiarla. Hemos perdido el estilo porque hemos perdido la pelota. Hemos dado mucha importancia a otras cosas como correr más, ser más físicos...

¿El Barça ha traicionado su estilo? 

— Se nos ha querido cambiar la idea y me hacía daño. Las ideas no se cambian, las ideas evolucionan. Estos años quien mandaba en el Barça dejaba hacer estos cambios, y era un error. Y ahora nos encontramos con una situación como esta, muy complicada. Suele ir relacionado: si el área de fútbol vive momentos muy complicados, el club sufre. Si el área de fútbol va bien, todo irá bien.

Para recuperar el estilo del Barça, para implementar esta metodología, ¿cómo imagina su día a día?

— Hay que confiar en las personas escogidas para liderar cada una de las áreas, apelando a su responsabilidad. Yo no puedo saber más que el director de captación o el director de metodología en sus áreas. No puede ser que una sola persona fiche al entrenador, a los jugadores, decida quién será el médico... No, no pueden volver a pasar cosas así. Esta sería mi responsabilidad, que todo el mundo haga su trabajo, sin miedo a fallar. Claro que puedes equivocarte, pero si lo haces siguiendo un modelo, sabiendo que tu trabajo será respetado, los resultados llegarán. Si hay que fallar, que sea con nuestras ideas. Te pongo un ejemplo. Si queremos fichar a un interior y miramos a jugadores como Odegaard, Canales y Mikel Merino... que no nos traigan a Van Bommel, después. Hay que buscar a jugadores específicos que tengan nivel del Barça. No puedes ir a buscar en primer lugar a los futbolistas que acaban contratos. Primero, hay que buscar a jugadores que valen para el Barça. Y después ya vienen las otras cosas, como el dinero o los contratos.

Entiendo que ya tienes muchos de los nombres que formarían esta estructura deportiva, como el director deportivo...

— Sí, los tengo. Pero hace falta respetar la privacidad de la gente. Mucha gente que podría ir con cualquier de las tres candidaturas prefiere que su nombre no aparezca en la prensa, que no se hable ahora. Otros, en cambio, como he hecho yo, hemos dado el paso, puesto que en este caso Toni Freixa me ha llamado. Pero respeto mucho a los otros dos candidatos. Hay que respetar la privacidad de las personas que pueden acabar en el Barça, pero es cierto que hemos hablado con todo el mundo. Y muchos ni dicen que sí ni que no, esperando las elecciones.

¿Hablamos de gente que ya ha trabajado en el Barça?

— Claro. El Barça no puede tener a nadie, con todos los respetos, que no conozca la casa y nuestro modelo. Alguien que no conozca al socio, su forma de pensar. Si ha sido jugador del club, suma; si ha pasado por la casa, suma. El Barça es diferente, hay que haberlo sentido y querido. Hay muy buena gente, muchos buenos profesionales, que no sirven para el Barça.

Cuando empezó a hablar con Toni Freixa del proyecto, el fútbol era diferente, sin el covid-19. Ahora que sabemos la grave situación económica del club, ¿cómo imagina la gestión deportiva de la entidad?

— Pues sí, es muy diferente, pero en el fondo no cambia la intención de cómo tienes que trabajar. Si el parámetro económico no funciona, como pasa con el caso de Eric García, ya no es responsabilidad mía. Mi intención siempre será fichar a los mejores jugadores. Y si tienes la caja llena, mejor. Tampoco hay que olvidar que con la caja llena en el pasado se ha gastado el dinero mal, eh? Ahora hay que ir con cuidado. La única premisa es que se fiche a jugadores, ya sea en edad cadete o en el primer equipo, que tengan nivel Barça.

La crisis económica podría ser una oportunidad para apostar de nuevo por La Masia, ¿no?

— Pues sí. Ahora se hace por necesidad, esto de dar oportunidades a los jugadores de la casa en el primer equipo. No sabemos si Araújo o Mingueza son una apuesta o una casualidad. Pero les tienes que dar partidos para valorar si son buenos, ¿eh? Y para hacerlo hay que tener valor. La clave es que un joven, cuando juega con un estilo en La Masia, no dé el salto al primer equipo y que entonces le pidan un estilo diferente. 

Entiendo que para evitarlo haría falta un técnico seleccionado teniendo claro que no cambiará el estilo del Barça.

— Correcto. Nadie del club le puede decir al entrenador cómo tiene que jugar. Pero el club ya tendría que tener clara la idea de juego que hay que defender, un ADN sagrado. Al nuevo técnico le tienes que preguntar qué cosas nuevas puede aportar. Si te dice que pediría a Ter Stegen jugar en largo, ya no vale. Si nos pide un matiz en cómo defender jugadas de estrategia, cómo preparar los partidos con los porteros, te puede servir. Todo lo que sume respecto a una idea será bienvenido.

¿Y Koeman sería un técnico así? ¿Qué pasará con él si gana Freixa?

— Nosotros queremos empezar el proyecto de abajo hacia arriba. No queremos que mande una sola persona, así que primero hay que crear la estructura. Primero habría que hablar con quien podría ser el director deportivo. Koeman, como haremos con todos los técnicos de la casa, se está evaluando. Koeman cada día pasa un examen para ver si es merecedor de seguir. Con la diferencia de que en el primer equipo se valora el resultado más que en las categorías inferiores, donde la clave es la formación y el estilo. Él lo sabe y quiere hacerse merecedor de ello, quiere seguir en el club de su vida, justo en el peor momento del club.

Si Koeman gana títulos con un estilo de juego defensivo, ¿podría marcharse? O, diciéndolo a la inversa, ¿podría seguir sin ganar títulos si el equipo juega bien, con una apuesta destinada a seguir mejorando?

— Sí, podría ser. Piensa en los técnicos del fútbol base que lo han ganado todo, pero no han mejorado el juego, no han cuidado el método. Y no siguen a final de temporada. En el primer equipo juegas para ganar, cierto, pero es muy importante el cómo. Hay que valorar el rendimiento que nos puede dar. ¿Podemos ganar seis títulos? No. ¿Tres? Complicado. Si ganamos una copa, adelante, pero no es determinante. Ganar títulos será un factor más.

Si ganan, ¿no le costaría reprimir al técnico que lleva dentro?

— Costaría, puesto que pienso como un entrenador. Todo ello me ha hecho pensar en cómo se tiene que trabajar. Es muy importante que un entrenador esté muy bien ayudado por toda la estructura del club. Todos tenemos que ayudar. Y el entrenador se tiene que dejar ayudar. A medida que maduras como técnico entiendes que siempre hace falta la ayuda de las otras áreas.

A pesar de la crisis, se ha acabado hablando de fichajes en esta campaña. ¿Ficharía a Eric García?

— Claro, encaja al 100%. Conoce la casa, conoce el estilo. Y ha sido entrenado por el mejor entrenador del mundo, Guardiola. Si vuelve sería como un hijo que se va a los Estados Unidos para hacer un máster y vuelve mejor preparado. Con Eric sería el mismo caso.

¿Pero lo ficharía ahora, usted?

— Yo puedo dar mi opinión ahora. Es un jugador que encaja, pero hay que valorar otras cosas, como por ejemplo la economía, la situación del club...

¿La filtración del contrato de Messi no ayuda a su continuidad?

— Fui muy claro el día de mi presentación sobre este tema. Messi es el mejor jugador de la historia del fútbol, genera mucho más de lo que gana y solo habría que hablar con él sobre el tema personal. Será él quien decidirá si quiere seguir, nosotros lo tendremos que ayudar a decidir. Si está contento y quiere seguir, sería muy buena noticia. Esta filtración debe de ser interesada, pero no tengo claro quién puede tener interés en que Messi no siga.

¿Qué papel tendría el fútbol femenino en su proyecto?

— Importante, por supuesto. Tenemos los parámetros comprobados, sabemos que el femenino hace buen trabajo, hemos hablado con en Lluís Cortès, con la gente que trabaja en el club... Hemos visto partidos, sabemos cómo juegan, qué cosas hay que cambiar. Pero la metodología es la misma. Entrenar y jugar igual, es fútbol, sea masculino o femenino. Quizás cambian cosas en el proceso de maduración a nivel formativo, pero el estilo es el mismo. Sería bonito ganar la Champions femenina, pero hay que hacerlo con nuestro estilo.

Un ejemplo serían las semifinales de Champions perdidas por el femenino la temporada pasada. ¿Puedes perder pero con la cabeza alta, como le pasó a Guardiola contra el Chelsea?

— Sí, esta es la idea. Seguir mejorando, pero no apartarse del modelo. Seguir creciendo, mejorando, pero con una idea. Ser fiel al Barça, ser fiel a un modelo. 

Un culé como usted, ¿cómo vive su primera aventura electoral? ¿Decepcionan un poco algunas de las polémicas vividas?

— Me duele mucho ver cómo está el Barça. En mi primera rueda de prensa quise hablar de los socios afectados por el covid y de los otros precandidatos, mostrar mi respeto, dejar claro que no los atacaría, puesto que admiro su gesto de defender al Barça ahora. Creo que quieren lo mejor para el club. Ahora bien, algunas cosas no me gustan. Y quien lo sufre es el socio. Hay que hacer propuestas en positivo e intentar abandonar cosas del circo del fútbol de las cuales no quiero hablar. Hay que dar ejemplo. Todos.

¿Qué simbolizaría para Lluís Carreras poder volver al Barça?

— Lo sería todo. Es mi ilusión, como cuando entré en La Masia con 12 años con el sueño de debutar en el primer equipo. El Barça lo es todo para mí.

stats