Energia
Economía 13/08/2021

Bolaños confirma que crear una eléctrica pública es "una de las opciones" del gobierno español

El ministro de Presidencia matiza que la medida saldría adelante "cuando acaben las concesiones"

3 min
La vicepresidenta para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, ayer durante el pleno del Congreso .

El ministro de Presidencia, Félix Bolaños (PSOE), ha cogido el guante de la ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, y ha confirmado que una posible empresa pública de hidroeléctricas es "una de las opciones" que el gobierno español tiene encima la mesa para abaratar el precio de la luz a largo plazo. Bolaños ha matizado, sin embargo, que solo se haría "cuando acaben las concesiones" que actualmente tienen empresas como Iberdrola, algunas obtenidas en pleno franquismo, y que el gobierno central no recuperará hasta más tarde de 2030, cuando empiecen a acabar las concesiones.

Además, Bolaños ha querido ser cauteloso con las promesas de futuro y ha anticipado que antes de optar por esta vía habrá que ver en qué condiciones se liberan las concesiones y, por lo tanto, los embalses. En la misma línea se ha pronunciado la secretaria de estado de Energía, Sara Aaegesen, que ha matizado que el gobierno no está hablando "de nacionalizar ninguna empresa energética" y que solo se está "analizando" en el caso de las explotaciones hidráulicas, ante la escalada de los últimos días del precio de la luz, ha dicho este viernes en una entrevista en Onda Cero.

Por su parte, el otro socio de coalición, Unidas Podemos, sí que ha salido a reivindicar la medida de la empresa pública para gestionar las hidroeléctricas cuando venzan las concesiones. El secretario general del grupo parlamentario en el Congreso, Txema Guijarro, ha defendido en declaraciones esta mañana en Catalunya Ràdio que hace falta "intervenir el mercado eléctrico". También el portavoz del partido lila, Pablo Fernández, ha dicho que una eléctrica pública sería una "solución estructural" aunque "no inmediata".

Pelea con Unidas Podemos

Así mismo, dentro del gobierno de coalición el debate no solo pasa por qué hacer a largo plazo sino también a corto y medio. En este sentido, el portavoz del grupo parlamentario de Unidas Podemos en el Congreso, Pablo Echenique, ha manifestado que "mañana mismo" se podría limitar el precio del megavatio hora (MWh) con un real decreto ley. A pesar de que Echenique ha reconocido que recientemente se aprobó un proyecto de ley en el consejo de ministros que "toca por primera vez los llamados beneficios caídos del cielo que tienen las eléctricas", ha insistido en que se podría ir más deprisa.

Esta inmediatez, sin embargo, ha sido enfriada por Bolaños, que ha argumentado que el problema de la escalada del precio de la luz es "complejo", "no tiene solución de un día por el otro" y requiere un abordaje en el ámbito europeo. Teresa Ribera también se ha mostrado muy contundente criticando esta idea tildándola de "demagogia barata". "Es muy difícil pensar que con una única medida el precio bajará. No se pueden crear falsas expectativas porque no tenemos varillas mágicas", ha insistido.

El problema es que en el actual mercado marginalista el precio lo marca, para toda la electricidad producida, la última tecnología que entra, que es el gas, la más cara de todas. Esto hace que energía barata y sin emisiones, es decir, las renovables, se pague como si se produjera con gas. Estos ingresos extras que acaban en manos de las eléctricas son lo que se conocen como beneficios caídos del cielo. La propuesta de Unidas Podemos de un decreto ley inmediato busca cambiar esto. El problema, sin embargo, que anticipa la ministra Ribera (PSOE) sobre por qué una medida así "no soluciona el problema de un día para el otro", tiene que ver con el hecho que el precio lo marca Europa –influido también por la demanda de mercados como el asiático– y por ahora Bruselas no tiene intención de intervenir.

Ante una demanda alta como la actual, disparada en plena ola de calor, las renovables y la nuclear no pueden cubrir toda la energía que necesita el sistema y hay que utilizar la energía producida por gas natural, que es más caro, y por eso los derechos de emisión de CO₂ son más caros. Estos derechos los marca Bruselas.

Límites a la extracción de agua

Ante este escenario, empresas como Iberdrola, que controla gran parte de los embalses en España, han sido señaladas porque extraen grandes cantidades de agua para generar energía hidráulica y la venden al precio de la energía del gas, puesto que la ley lo permite. Esto ha provocado la denuncia de municipios de Extremadura y Castilla y León, especialmente afectados. La ministra Ribera ha anunciado que utilizarán el artículo 55 de la ley de aguas estatales para poner límites a esta extracción de agua. "Reconozco que no es nada razonable", ha dicho Ribera en referencia a la actuación de Iberdrola vaciando algunos de los embalses en plena ola de calor. El precio de media en el mercado mayorista es ahora de 117,29 euros el megavatio hora (MWh). Se supera así el récord logrado ayer, de 115,83 euros.

stats