Laboral
Economía 24/01/2022

El cambio en las cotizaciones desincentiva a los autónomos

Los expertos tildan de excesivas las cuotas de Escrivá y alertan de que hay que mejorar los derechos del colectivo

3 min

BarcelonaLa reforma del sistema de cotizaciones de los autónomos que quiere llevar a cabo el ministerio de José Luis Escrivá ha vuelto a sacudir un debate endémico de cuál y cómo tiene que ser la cotización de este colectivo a la Seguridad Social. ¿Se tiene que equiparar con el que paga un trabajador asalariado? ¿Tienen que tener la misma protección que estos últimos si se quedan sin trabajo o se ponen enfermos? ¿Es una buena propuesta la última que ha puesto encima de la mesa el ministerio de Seguridad Social?

En Catalunya hay 559.440 autónomos afiliados a la Seguridad Social (un 1,9% más que hace un año), según datos del Observatorio del Trabajo del tercer trimestre de 2021, los últimos hechos públicos. De estos, un 6,2% (casi 35.000 personas) han solicitado las prestaciones extraordinarias por cese de actividad debido al impacto de la crisis del covid, a pesar de que para recibirlas tienen que seguir pagando las cuotas. “Faltará por ver, pues, si cesan definitivamente su actividad o continúan”, explica la presidenta de Autónomos de la patronal Pimec, Elisabet Bach. Sea como sea, tanto Bach como el catedrático en Derecho Laboral de la UB Jordi Garcia coinciden en que el momento actual, en el que muchos autónomos han recibido una estocada debido a la pandemia, no es el mejor para poner encima de la mesa una reforma como la que quiere llevar a cabo Escrivá.

La última propuesta del ministerio, que con toda probabilidad acabará sufriendo cambios, divide en 13 tramos a los trabajadores por cuenta propia en función de sus rendimientos netos, es decir, de los ingresos menos gastos deducibles. Concretamente para los que tienen un rendimiento de menos de 600 euros al mes se prevé que la cuota mensual se reduzca progresivamente de los 282 euros mensuales (que es lo que pagan actualmente la mayoría de autónomos en Catalunya, concretamente 400.000) a los 184 a partir de 2031. “Con el sueldo que te queda no vive nadie, a pesar de que el gobierno español defiende que pagarán menos”, denuncia Bach. En el supuesto de que los rendimientos estuvieran en un tenedor de entre los 1.125,90 euros y 1.300 euros, la cuota redondeada sería de 352 euros. Por lo tanto, al autónomo que cobrara justo en el umbral más bajo de este tramo le quedaría un sueldo de 774 euros para vivir. “Pagar una cuota que es un tercio de los rendimientos me parece una cantidad elevada”, apunta el profesor de la UB.

El catedrático defiende que los trabajadores por cuenta propia coticen a la Seguridad Social, pero también apunta que hay que pensar una fórmula que no les desincentive de dar el paso. “Se ha utilizado este sistema para tener más control de una bolsa de fraude incontrolado; ahora bien, no convencerás a nadie de que se haga trabajador por cuenta propia sin un sistema de cotizaciones alentador”, asegura. Y añade que la figura del autónomo "tiene que estar mejor considerada porque crea riqueza, no solo es un pagador de impuestos". En este punto recuerda que la mayoría del colectivo paga actualmente la cotización mínima porque elevarla no les garantiza una protección social como, por ejemplo, la que tienen los asalariados. “Difícilmente una autónoma se cogerá el 100% de la baja de maternidad, porque si no trabaja no facturará y, además, seguirá pagando la cuota; lo mismo pasa en caso de enfermedad”.

Mejorar los derechos de los autónomos

La presidenta de Autónomos de Pimec avanza que la patronal está analizando si los tramos que propone el gobierno de Sánchez son los adecuados. “De entrada nuestra percepción es que son cuotas muy altas”, reconoce. Pero esta –añade– no es la única carencia de la reforma. En la línea de Garcia, Bach asegura que como contrapartida tendrá que haber “una mejora de los derechos y condiciones” del colectivo. “Hay que hacer más laxos los requisitos para acceder al paro o dejar de pagar la cuota desde el primer día cuando una persona está enferma, cosa que ahora no pasa”, ejemplifica. Además, rechaza que el pago se haga en función de los rendimientos. “Aquí no se tiene en cuenta que un autónomo paga préstamos, que tiene que ahorrar para hacer inversiones... Sin considerar estos aspectos estamos menguando la capacidad competitiva del colectivo”, añade.

Tanto la ATA, la asociación mayoritaria del colectivo, como la UPTA y la UATAE ya han mostrado su desacuerdo con la propuesta. De hecho, el presidente de la ATA, Lorenzo Amor, ha asegurado que si se aplica supondrá una ruina para los trabajadores por cuenta propia. Este lunes hay una nueva reunión entre el ministerio y los agentes sociales.

stats