Automoción
Economía 31/03/2022

El consorcio encargado de sustituir a Nissan quiere fabricar 100.000 vehículos en cinco años

El 'hub' tecnológico presentó una nueva marca bautizada con el nombre de Zeroid

Pol Casaponsa Sarabia
2 min
La antigua planta de la Nissan, imagen de archivo

Las empresas catalanas que impulsan el consorcio de empresas que tiene que sustituir a Nissan, QEV Technologies y BTech, se plantean fabricar 100.000 vehículos de dos nuevas marcas en un periodo de cinco años. De este modo, el hub de electromovilidad podrá absorber el 100% de la plantilla a la que Nissan ha dejado sin trabajo, en total 1.400 trabajadores. El anuncio lo hizo ayer el consejero delegado de QEV, Joan Orús, en una presentación de la marca Zeroid en la antigua planta del fabricante japonés en la Zona Franca, donde se prevé fabricar 60.000 unidades. Las otras 40.000 irían a cargo de la mítica marca Ebro. Los impulsores del hub pidieron en la presentación "rapidez" a los gobiernos para cerrar el proceso y empezar a fabricar en 2023: "Lo único que queremos es agilidad, negociaremos con quién sea, pero que sea rápido".

La nueva gama de Zeroid incluirá furgonetas y autobuses eléctricos para empresas y requerirá una inversión de 200 millones de euros. Para poder empezar a producir cuanto más rápido mejor, Zeroid ya ha llegado a acuerdos con marcas de China para aprovechar algunas plataformas y recibir algunos componentes. En una segunda fase, modificarán el diseño exterior para hacer estampación, pintura y soldadura en Catalunya.

El calendario que se han marcado los sustitutos de la automovilística japonesa para recuperar a la plantilla de Nissan que actualmente está en el paro es contratarla "escalonadamente" a partir de junio. Incorporarían entre 100 o 200 personas este año para preparar las líneas de ensamblaje y después hacer una "gran incorporación a partir de enero de 2023, cuando empiece la producción", y en tres años "llegar a tener en pleno rendimiento a la fábrica".

Paralelamente a esta producción, el consorcio ya ha cerrado acuerdos con empresas como Voltia, Inzile y Quantron para fabricar sus vehículos y diversificar el riesgo que pueda tener la fábrica de cara al futuro. Hasta ahora, estas marcas externas habrían encargado la fabricación de entre 20.000 y 30.000 vehículos en tres años. 

Orús aseguró que esta modalidad de fabricación por contrato o empresa subcontratada, denominada contract manufacturing, es un modelo de negocio que "funciona mucho" porque las empresas europeas que se dedican a ello "no tienen más capacidad", dijo.

stats