Entrevista
Economía 24/06/2022

Manel Pérez: “El discurso del rey también espoleó el pánico bancario después del 1-O”

Autor del libro ‘La burguesía catalana’

4 min

BarcelonaManel Pérez, periodista económico de La Vanguardia, ha escrito el libro La burguesía catalana, retrato de la élite que perdió la partida (Península, 2022). La obra es una historia crítica de los detentores del poder económico en Catalunya, un who is who de los más influyentes y un repaso a su comportamiento político.

¿Quiénes eran y quiénes son hoy los integrantes de la burguesía catalana?

— De aquella antigua burguesía de la leyenda ya no queda casi nada. La burguesía de hoy es una creación de un poco antes de la Guerra Civil y, sobre todo, del Plan de Estabilización de 1959. Con el regreso a la democracia, esta burguesía y Pujol se necesitan. Pujol aplicará la política económica de este sector y la burguesía no cuestionará la acción política del presidente.

¿Cuándo se rompe esto?

— Cuando en 1996 CiU pacta con Aznar darle los votos necesarios para la investidura, Aznar está muy dispuesto a hacer concesiones, pero Pujol hace una negociación corta. Y, en 2001, el Círculo de Economía le dice implícitamente a Pujol que se ha equivocado, que Aznar tenía una estrategia y Pujol se ha limitado a asegurarla.

¿Y no hay autocrítica?

— Sí, la hace José Manuel Lara, que preside el Círculo de Economía en 2007, y dice en su propia clase: no hemos sido capaces de adaptarnos a la globalización ni de crear grandes compañías.

¿Está de acuerdo?

— Es innegable que Madrid es una capital dopada, pero Catalunya tiene una clase empresarial que prefiere no hacer fusiones y continuar controlando la compañía.

Usted dice que la primera idea de trasladar las sedes de los bancos catalanes fuera de Catalunya ya la tuvieron el 9-N de 2014.

— Sí, el 9-N demuestra que el soberanismo ya tiene una fuerza política irresistible y Josep Oliu va a ver al ministro Luis de Guindos y le pide un cambio legal para poder aprobar la salida de Barcelona, si hiciera falta, a la velocidad de la luz. Guindos consulta con Rajoy y dice que sí. Informan a Fainé y, en 2015, el Sabadell reforma los estatutos y queda preparado para marcharse el día que lo necesite.

¿Y La Caixa por qué no lo hace todavía?

— Fainé, que es un hombre muy sensible a lo que se piensa aquí, y por el mismo carácter de La Caixa, que no es una sociedad por acciones, piensa que el agua no llegará tan lejos. Cuando llega octubre, el consejero delegado del banco, Gortázar, va a ver a De Guindos y se hace todo en 24 horas, a partir de una idea de Miquel Roca: la ley decía que una entidad bancaria podía cambiar la sede si estaba dentro del mismo municipio y cambiaron esta expresión, dentro del mismo municipio, por dentro del territorio nacional.

Usted explica que el jueves 5 de octubre, dos días después del discurso de Felipe VI y de la huelga general, la retirada de depósitos de La Caixa y el Sabadell ya llegaba, sumada, a los 14.000 millones de euros. ¿De quiénes eran, de particulares o de empresas?

— Fundamentalmente de particulares. Las empresas, entre públicas y privadas, debían de haber retirado alrededor de mil millones.

¿Las cuentas espejo tranquilizaron los ahorrativos?

— Sí, pero, en realidad, eran marketing muy bueno de los bancos. Era un placebo, porque cuando un banco quiebra se pierde todo el dinero, tanto si están en Murcia cómo si están en Catalunya, pero le vendieron a la gente una aparente tranquilidad. El volumen de dinero que se movieron de las cuentas espejo fue muchas veces superior al de las retiradas de dinero, había pánico.

Inditex y ACS sacaron el dinero que tenían en el Sabadell.

— Sí, y Florentino Pérez, cuando vio que el Sabadell trasladaba la sede a Alicante, volvió a poner el dinero y puso el doble de lo que tenía. “Me has convencido y estoy tranquilo”, le dijo a Jaume Guardiola.

Dice que el rey no se implicó en hacer llamadas a empresas multinacionales para trasladar sedes sociales fuera de Catalunya. El ARA, en 2018 publicó que sí y un portavoz de la Casa Real no lo negó.

— No cuestiono lo que publicasteis. Un consejero de Seat plantea al Consejo trasladar la sede y el accionista mayoritario, Volkswagen, dice que de ninguna manera. Ahora, yo creo que el discurso del rey es una intervención en toda regla, porque no hay ni una palabra de comprensión hacia 2,3 millones de personas que han ido a votar pacíficamente a pesar de los golpes de la policía. El discurso del rey transmite a la sociedad una cierta idea de "no esperéis de mí ningún tipo de conciliación". Entonces, no se puede esperar una reacción de "me quedo tranquilo" por parte de la sociedad, sino de inquietud muy grande. Y yo creo que esto espolea también este pánico bancario.

¿Por qué Fainé se lleva la Fundación La Caixa fuera de Catalunya si no estaba afectada por el pánico bancario?

— Mi composición es que La Caixa no descarta que el Govern de la Generalitat tome medidas no previstas, como por ejemplo intervenir o condicionar el funcionamiento de la fundación.

¿El Banco Sabadell y CaixaBank volverán a la sede en Catalunya?

— Es difícil. Si hacen algún movimiento, no será inmediato, fuera de que lo más razonable sería que hicieran un traslado a Madrid, que es la plaza financiera española, no Barcelona. Madrid lo dejará de ser poco a poco, en beneficio de Londres o de Frankfurt, porque el poder financiero español está en retirada, pero ahora todavía está. Fuera de que, para La Caixa y el Sabadell, ahora ya supondría un problema. Tienes que recordarle a Barcelona que te fuiste, le tienes que decir a Valencia y Alicante que te vas y al resto de España que vuelves a Barcelona. La Fundación no descartaría que pueda volver.

Isidre Fainé cumplirá ochenta años este verano. ¿Quién cree que lo sucederá?

— Está en su mano y yo creo que no debe de haber hablado prácticamente con nadie. Es una incógnita muy relevante porque el papel del grupo La Caixa para Catalunya y para España es muy importante, es un superpoder y, por lo tanto, la sociedad catalana tiene que estar muy interesada en saber qué pasa.

stats