Economia 05/12/2020

¿Por qué la Generalitat no gasta más en plena pandemia?

Catalunya prevé cerrar el año con un déficit de solo el 0,7%, a pesar de la caída de la economía

àlex Font Manté
5 min
El vicepresident, Pere Aragonès, havia demanat que l’Estat autoritzés les comunitats a fer un dèficit de l’1%, però formalment Hisenda només ha acceptat un 0,2%.

BarcelonaUna de las sorpresas de este 2020 es que, en plena pandemia de covid, con la peor caída de la economía desde la Guerra Civil y con las normas de estabilidad presupuestaria suspendidas en Europa, Catalunya tan solo registrará un déficit del 0,7%, si se cumplen las previsiones de la Generalitat. Es una cifra inesperadamente baja: solo una décima y media más que el año pasado, cuando la economía crecía un 2% y todo iba mejor. ¿Qué ha pasado para que la Generalitat no haya gastado más?

Las limitaciones del gobierno catalán han quedado en evidencia desde el inicio de la pandemia: las ayudas para los sectores económicos afectados han sido escasos, y fue especialmente polémico el caso de los autónomos. A pesar de que hay 547.000 de estos trabajadores, inicialmente solo se les destinó 20 millones, a repartir.

Desde el departamento de Economía aseguran que habrían querido gastar más pero que tenían una limitación: el Estado solo ha garantizado que cubrirá el déficit de las autonomías hasta el 0,2%. “Todo lo que supera el 0,2% es un déficit que no tenemos financiado”, dice Albert Castellanos, secretario de Economía del Govern. “Esto significa que, si superamos el 0,2%, tendremos que guardar más facturas en el cajón, y esto, por ejemplo, atrasa el pago a proveedores”, añade.

De hecho, así lo hará, puesto que el déficit llegará al mencionado 0,7%, pero el Govern ha optado por no elevarlo todavía más. Según Castellanos, la Generalitat haría un “flaco favor” a la economía si todavía empeorara los plazos de pago a sus proveedores. El Govern ya pagaba a sus proveedores con un retraso medio de 44 días (14 más tarde de lo que fija la ley) el octubre pasado, el último mes con datos disponibles.

Críticas del PSC

Esta moderación ha enervado al PSC, que en las últimas semanas se ha mostrado muy crítico con las cautelas de Economía . “Tienen una actitud excesivamente prudente”, asegura Alícia Romero, portavoz económica del PSC.

Romero recuerda que a finales de septiembre el ministerio de Hacienda suspendió los límites de déficit de las comunidades (en Europa, la Comisión Europea los suspendió medio año antes, en marzo). Castellanos, aún así, replica que la suspensión de estos límites es “una media verdad”, porque el Estado solo se ha comprometido a financiar hasta el 0,2%. “Si no te lo financian, generar más déficit no soluciona los problemas de las comunidades”. Además, el secretario de Economía también lamenta que Hacienda esperó hasta finales de septiembre para comprometerse a financiar el 0,2%. “Hasta entonces el objetivo de las comunidades era cero. Pasamos los primeros seis meses de pandemia con un objetivo de déficit del 0%”.

Desde los socialistas aseguran que el gobierno español se hará cargo del déficit siempre que no se dispare. “El ministerio me dice que con un déficit razonable el Estado lo pagará”, asegura Romero, que no entiende “porqué ERC no ha mencionado esto en el debate de presupuestos” que se lleva a cabo en Madrid. Según la diputada, si en lugar de cerrar el año con el 0,7% previsto se cerrara con un 0,9% la Generalitat habría tenido 500 millones más para gastar y el gobierno central lo habría cubierto. El País Valenciano, donde gobiernan los socialistas, prevé cerrar con un 1,5% de déficit, el doble que Catalunya.

Presupuestos

La negociación de los presupuestos del Estado, que apenas se cerró la semana pasada, no habría cambiado gran cosa, aseguran desde Economía. El motivo: los calendarios de la administración. “Hay unos procedimientos, unos procesos de adjudicación... Cuesta de entender para quien se lo mire desde fuera, pero son procedimientos para garantizar que los recursos públicos se gasten donde se tienen que gastar, que se aplican los principios de concurrencia, etcétera”, dice Castellanos.

Pere Aragonès ha dicho esta semana en el Parlament que, a pesar de que el déficit sea de solo el 0,7%, la Generalitat acabará el año habiendo gastado 4.800 millones más que el año pasado y 3.800 millones más de lo que estaba previsto en los presupuestos de este año.

Ahora bien, este aumento del gasto no disparará el déficit porque la inmensa mayoría (3.200 millones aproximadamente, en el caso de Catalunya) se ha cubierto con los fondos especiales que el gobierno español ha entregado a las comunidades autónomas para hacer frente a la pandemia.

Las dos versiones sobre la cautela del Govern

Albert Castellanos, secretario de Economía

Castellanos se queja de que el gobierno español esperó a finales de septiembre para suspender los límites de déficit de las comunidades. La Comisión Europea lo hizo en marzo.

Asegura, además, que la suspensión es una “media verdad”, puesto que el Estado sólo se ha comprometido a financiar hasta el 0,2% del déficit autonómico.

Todo lo que supere el 0,2% implica “atrasar el pago a los proveedores”, que ahora está en 44 días. “Solo nos faltaría ser peores pagadores en un momento como el actual: sería un flaco favor”, dice.

Alícia Romero, portavoz económica del PSC

Romero cree que la Generalitat está siendo demasiado “prudente” y que, aunque Hacienda formalmente sólo se haya comprometido a cubrir el 0,2% de déficit autonómico, “el ministerio dice que, con un déficit razonable, el Estado lo pagará”.

A pesar de que hay comunidades socialistas, como el País Valenciano, que prevén llegar al 1,5% de déficit, Romero cree que se habría podido encontrar un camino intermedio. “Si en vez del 0,7% la Generalitat hubiera acabado con un déficit del 0,9%, habría tenido 500 millones más para gastar”, explica.

stats