Macroeconomía
Economía  /  Macroeconomía 11/09/2022

Sofía Rodríguez: “No es por menospreciarla, pero esta crisis no tiene nada que ver con la de 2008"

Economista jefa del Banco Sabadell

4 min
Sofia Rodriguez economista  del banco de Sabadell fotografiada por la entrevista con el ARA

BarcelonaEl trabajo de economista jefa en una entidad financiera es exigente, y más en tiempo de turbulencias, y por eso cuesta encontrar un hueco en la agenda de Sofía Rodríguez, que el viernes atendió al ARA. Esta economista nacida en Madrid en 1972 y que trabaja en el Banco Sabadell desde 2000 mira la situación actual con un punto de optimismo que choca con los discursos catastrofistas que se han escuchado en los últimos días.

¿Cómo es de preocupante la situación actual? 

— La situación es desafiante, efectivamente: la inflación quita poder adquisitivo a las familias y la subida de tipo aumenta el pago de la deuda. Pero la economía sigue presentando fortalezas, como el mercado de trabajo. La situación es de incertidumbre, pero estamos en un punto de partida bastante mejor desde el punto de vista de los balances de familias y empresas, y después están las medidas gubernamentales que se pueden adoptar para amortiguar la situación.

El mercado de trabajo es un gran factor de optimismo. ¿Podemos seguir confiando?

—  No está claro que haya indicios de debilidad en el mercado de trabajo. Y no creo que estemos haciendo descansar la visión positiva de la economía solo en esto; también tenemos los fondos europeos de recuperación, el balance de las familias o la recuperación del sector turístico.

Seguro que en las últimas semanas ha sentido comentarios catastrofistas sobre lo que viene este otoño. ¿Nos estamos preocupando demasiado? 

— No hay evidencias de que a la economía española esto le esté afectando. En la mayoría de los casos, los indicadores de la economía española están por encima de los niveles que había en el momento de la invasión [de Ucrania], y en muchos, mejor que antes del covid. El entorno global es complejo, en efecto, y trae no preocupación, pero sí incertidumbre sobre los socios comerciales principales, que seguramente sí que experimentarán algo cercana a una recesión en los meses próximos.

¿Cree que tiene sentido comparar esta crisis con la de 2008?

— Son situaciones totalmente diferentes. La crisis de 2008 tenía que ver con el exceso de endeudamiento en el sector privado. Ahora tienes muchos problemas de oferta, disrupciones que tienen que ver con la crisis energética y Ucrania, pero también con temas de clima, de desglobalización. Y en cuanto a la capacidad que tienes de responder, también es muy diferente. Ha habido adelantos muy singulares en la construcción de las instituciones europeas. Y en cuanto al margen de maniobra, en 2008 estaba el posicionamiento de austeridad y ahora estamos en lógica de suspensión de normas fiscales y programas de estímulo. Tampoco los desequilibrios de partida son los mismos. No es por menospreciar la naturaleza de esta crisis energética, pero la posición de partida, la fortaleza institucional, las medidas a las cuales puedes recurrir y la salud del sistema bancario son otras.

¿El colchón del covid todavía lo tenemos?

— Desde el punto de vista del balance, familias y empresas están en niveles relativamente confortables. La situación es buena comparada con Europa, con la historia y con la crisis de 2008. Este colchón, al cual podemos sumar los créditos ICO, está y se tiene que ver hasta qué punto hemos recurrido a él durante el verano. 

¿Nos tenemos que preocupar por el fin de la moratoria de los concursos? ¿Hay demasiadas empresas que puedan caer?

— La morosidad del sector privado se ha ido reduciendo. Ha caído mucho, desde diciembre de 2013 [cuando rondó el 14%] y ahora se espera un 4,1% a finales de año. Quizás no se seguirá reduciendo, pero no se espera ningún incremento.

¿Qué pasará en Alemania? 

— Si las medidas para frenar el encarecimiento de la energía se encaminan bien, lo que tendrán sería una ligera contracción los dos trimestres próximos, pero no necesariamente un descalabro. Parece que estarán cerca de una situación de estancamiento o recesión. Pero la estrategia de Alemania e Italia para sustituir gas ruso está siendo exitosa; ahora hay que ver si pueden reducir el consumo, dependerá de cómo sea de suave el invierno. 

No estamos acostumbrados a salir guapos en las fotos de las crisis. ¿Tenemos algún mérito que haya que destacar, más allá del factor geográfico?

— En cuanto a la geografía, efectivamente en este caso estamos en el otro lado de la exposición, pero no sacaría mérito al enorme ajuste en la economía española desde la crisis de 2008. Y el mérito es de todos los agentes económicos, no es solo el azar geográfico, sino un resultado del hecho de que de las crisis se sale fuerte.

¿Cuándo bajarán los tipos?

— Ayer [jueves] Lagarde estaba muy lejos de un discurso de bajar tipos. El BCE está mostrando una actitud muy ortodoxa contra la inflación, lo que está bien porque es su principal mandato y desde el punto de vista del bienestar de los ciudadanos. De la reunión del BCE lo que salió es que la desaceleración económica no tiene por qué conllevar una parada del ciclo de subidas de tipos si la inflación no está bajo control. La buena noticia es que podemos esperar que la inflación se modere a lo largo del año próximo. No podemos decir cuándo habrá bajadas porque todavía estamos en fase de subida.

¿Volverán las inflaciones mínimas?

— Es difícil pensar que volvemos al paradigma de inflación precovid, que tenía riesgos como el de deflación y tipos de interés negativos. Las condiciones de oferta productiva son más inestables, ha habido un cambio de paradigma, que no quiere decir que tengamos inflaciones del 10% ni del 5%. 

¿La Comisión Europea tiene margen para hacer frente a esta nueva crisis?

— Crisis detrás crisis, y a pesar del sufrimiento, las instituciones europeas han salido reforzadas. Todo lo que tiene que ver con los fondos Next Generation es una señal en este sentido. Hay capacidad de respuesta fiscal y se está aplicando. 

¿Volverá algún día la receta de la austeridad?

— Que se hayan levantado las normas fiscales no quiere decir que no existan. La situación del covid no es la de ahora y en algún momento habrá que recuperar las reglas fiscales, que están en beneficio de todo el mundo.

stats