Laboral
Economía 05/05/2022

La mitad de los contratos ya son indefinidos

Catalunya cierra abril con 364.000 parados, 6.700 menos que en marzo

4 min
Una oficina del Servicio  de Ocupación de Cataluña (SOY).

BarcelonaEl mercado de trabajo mantuvo en abril la tendencia de los últimos meses: menos paro y más contratos indefinidos. Según los datos de empleo publicados este miércoles por el Servicio Estatal de Empleo (Sepe), el número de trabajadores sin trabajo cayó tanto en Catalunya como España y la proporción de trabajos indefinidos ya supera el 48% del total.

El número de parados registrado el mes pasado en Catalunya fue de 364.698, lo cual representa una reducción de 6.788 respecto a marzo y de más de 132.000 en comparación con hace un año. Estas cifras representan una reducción del 1,8% en relación al mes anterior y del 26,6% interanual.

A nivel español, la disminución entre marzo y abril fue del 2,7%, es decir, hay 86.200 desempleados menos. En total, pues, en el conjunto del Estado se cerró el mes pasado con 3.022.503 trabajadores en el paro, unos 888.000 menos que en abril del 2021, lo cual representa una caída del 22,7% en un año.

A nivel español, la disminución entre marzo y abril fue del 2,7%, es decir, había 86.200 personas menos sin trabajo. En total, en el conjunto del Estado se cerró el mes pasado con 3.022.503 trabajadores en paro, unos 888.000 menos que en abril de 2021, lo que representa una caída del 22,7% en un año. Es la cifra más baja de parados desde julio de 2019, antes de la pandemia, tanto en Catalunya como en España.

Además de la caída en el desempleo, también destaca que el número de trabajadores dados de alta en la Seguridad Social en España superó los 20 millones por primera vez en la historia, según datos del ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones. En promedio, en abril se incrementó el total de afiliados en 184.000 personas.

El catedrático de derecho laboral de la Universidad de Barcelona, Jordi Garcia, asegura que la evolución del mercado de trabajo en 2022 está siguiendo los patrones habituales, que se habían roto con la pandemia –sobre todo en 2020, con los confinamientos más duros– . "En enero el paro crecía y en febrero ya empezaba a descender hasta agosto", recuerda, una tendencia que este año se está repitiendo.

La vicepresidenta del Gobierno español y titular de Trabajo, Yolanda Díaz, ha recordado que España tiene "un grave problema estructural de paro", pero a pesar de esto, los datos demuestran que "las cosas van bien". "Es importante que después de una enorme pandemia el paro se haya reducido en casi 900.000 personas", ha destacado en un acto en Madrid este mismo miércoles, informa Mireia Esteve.

Sobre esta disminución, la ministra ha indicado que es "la primera vez" que la economía española cae un 11% y, en cambio, el número de parados no aumenta en la misma magnitud. Según Díaz, el gobierno estatal ha sacado adelante "políticas públicas diferentes" que han evitado "lo que siempre pasaba".

Ahora bien, Garcia lo matiza: "Desgraciadamente, tampoco soy muy optimista", dice. De cara a los próximos meses, la mayoría de las instituciones prevén un frenazo de la actividad económica debido a la inflación, que afecta negativamente al consumo de las familias y dispara los costes de las empresas, y de los problemas de desabastecimiento y de logística que se arrastran desde hace meses a nivel mundial. Esto puede afectar negativamente a sectores como la industria y la construcción.

De cara al verano, pues, "podemos contar con el turismo, pero con poco más", indica Garcia. Sobre el turismo, de hecho, ya en Semana Santa se reactivó la llegada de visitantes extranjeros después de dos años bajo mínimos por la pandemia, por lo que todo apunta a que el tercer trimestre será uno de los motores de la creación de empleo en Catalunya como lo fue en abril, coincidiendo con las vacaciones. El catedrático considera que la incógnita sobre estos datos es si el grueso de la contratación para el verano ya se ha realizado o si todavía se cerrarán nuevos contratos durante mayo y junio.

Reducción de la temporalidad

Tal como pasa desde enero, cuando entró en vigor la nueva reforma laboral, el número de contratos indefinidos ha ido subiendo en el conjunto del Estado. En diciembre, antes de la reforma, este tipo de contrato era aproximadamente un 10% de todos los que se firmaron aquel mes, mientras que el 90% eran temporales.

En abril, los indefinidos ya supusieron un 48,2% de los nuevos trabajos. En términos absolutos, se trata de más de 698.000 de los 1,45 millones de contratos de trabajo cerrados el mes pasado en España.

Díaz ha celebrado esta subida: "Los datos son espectaculares", ha afirmado. Según Díaz, la temporalidad ya no es "aquella maldición divina" que afectaba al mercado laboral español, sino que se está reduciendo gracias a la reforma: "Cuando las normas se hacen con cariño, sirven para cambiar la realidad", ha asegurado.

Garcia destaca que, desde que empezó el año, los contratos indefinidos se han "multiplicado por cuatro", pero al mismo tiempo resalta que muchos todavía están a tiempo parcial. Concretamente, según Sepe, de los 698.000 nuevos contratos indefinidos, más de 284.000 son a jornada completa, unos 175.000 son a tiempo parcial y más de 238.000 son en la modalidad de fijos discontinuos.

stats