Economía 01/12/2021

La OCDE reduce en un tercio, hasta el 4,5% del PIB, el crecimiento previsto para España este año

El organismo atribuye el recorte a la inflación y a una recuperación menos fuerte de lo previsto en el segundo y tercer trimestres

3 min
Una planta de Volkswagen, en una imagen de archivo.

ParísDos meses después de su informe económico del otoño, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) ha revisado fuertemente a la baja los datos de España. El organismo ha recortado este miércoles un tercio la previsión de crecimiento de la economía para este año: del 6,8% del PIB que preveía en septiembre al 4,5% que pronostica ahora, a pocas semanas de cerrar el año. El cambio hace que España ya no sea el país europeo que más crecerá este año. De hecho, con la nueva previsión, la economía española crecerá por debajo de la media de la zona euro (5,2%) y por detrás de Francia (6,8%) e Italia (6,3%). 

Se confirma así que este 2021 es el año de recuperación después de un 2020 marcado por la pandemia y con una caída de casi el 11% del PIB, pero el empujón de España no es tan fuerte como se preveía y, de hecho, ya no lidera la recuperación. La OCDE también recorta la previsión de crecimiento para el 2022, pero en este caso la rebaja no es tan exagerada: pasa del 6,6% previsto en septiembre al 5,5%. El aumento del PIB español para el año que viene sí se situaría por encima de la media de la zona euro (4,3%). 

¿Por qué la OCDE ha cambiado tanto sus previsiones para España? En primer lugar, las cifras provisionales del Instituto Nacional de Estadísticas (INE) del segundo trimestre de este año fallaron y, después de publicar unas cifras excesivamente optimistas en julio, el organismo las corrigió posteriormente a la baja, hecho que ha provocado una revisión del crecimiento de España para este año en numerosas instituciones, como la Comisión Europea y la OCDE, siempre a la baja. Al error del INE se suma el hecho de que el tercer trimestre del año la economía también ha tenido un crecimiento más modesto del previsto.

Inflación al alza

La otra explicación del recorte de la previsión es la elevada inflación, que en España en octubre se situó en el 5,4%. La escalada de los precios de la energía es, en buena parte, la responsable del aumento de la inflación. La OCDE estima que a finales de este año la inflación llegará a su punto más alto para empezar un descenso en 2022. Según el organismo con sede en París, bajará hasta un nivel moderado a mediados de año (en el conjunto de 2022 será del 3,2%). La OCDE también apunta a otros factores que han hecho caer el optimismo económico, como la falta de componentes industriales, que afecta a la producción en sectores como la automoción. 

En cualquier caso, siguen siendo claves tanto la tasa de vacunación como la evolución de la pandemia, y la OCDE advierte de que esta es la principal fuente de incertidumbre a la hora de elaborar las previsiones. "Asistimos a una recuperación rápida pero inestable", ha subrayado el economista jefe del organismo, Laurence Boone. La responsable económica del organismo ha destacado que el PIB mundial está "a punto" de volver a los niveles previos a la pandemia. 

A pesar de esto, las previsiones que se han publicado este miércoles no tienen en cuenta la aparición de la variante ómicron, que está obligando a muchos países a imponer nuevas restricciones y podría, de nuevo, retardar la recuperación económica. Con todo, la OCDE destaca que la recuperación es un hecho, a pesar de que se está produciendo de forma desigual en los diferentes países y regiones del mundo. 

stats