Automoción
Economía 16/12/2021

Las plantas de Nissan bajan la persiana después de 40 años con un futuro incierto

Más de 1.500 trabajadores se quedan sin trabajo a la espera de que se resuelva la reindustrialización de las fábricas

2 min
La última unidad del modelo Nissan Navara que se ha hecho en la Zona franca

BarcelonaDespués de 40 años fabricando vehículos ininterrumpidamente, la planta de la Zona franca de Nissan ha parado definitivamente su producción este jueves, entre lágrimas y abrazos de los trabajadores. Con esta parada las tres plantas que tiene la japonesa en Catalunya –las otras dos están en Montcada i Reixac y Sant Andreu de la Barca– ya están paralizadas a la espera de ver quién será el nuevo inquilino y cuál será el futuro de los poco más de 1.500 empleados que todavía trabajaban en la automovilística y que no se han podido acoger a ningún plan de jubilación. Estos trabajadores están recogiendo esta semana sus cartas de despido.

Nissan ha puesto punto final a su producción con el montaje de la última pick-up Navara en la Zona franca. El otro modelo que actualmente se ensamblaba en esta planta, la furgoneta eléctrica e-NV200, ya se dejó de producir el 9 de diciembre. La automovilística japonesa anunció hace un año y medio que tenía intención de cerrar las tres plantas catalanas.

Este viernes a las 12 hay prevista una nueva reunión de la mesa de reindustrialización, que tiene que decidir quién ocupará las tres fábricas, después de que la china Great Wall Motor (GWM), la gran favorita para la Zona Franca, anunciara este lunes que descartaba instalarse.

Reunión clave

La mesa de reindustrialización, donde están el gobierno español, el catalán, la misma Nissan y los sindicatos, se ha reunido durante el último año y medio para decidir qué empresas podrían sustituir a Nissan. Pero, por ahora, la mesa no ha cerrado ningún acuerdo con los diversos interesados. Sobre la mesa, después del no de GWM, el principal candidato a instalarse en la Zona franca es el hub de electromobilidad, liderado por la empresa catalana QEV y que inicialmente tenía que ir a la planta de Sant Andreu de la Barca, una empresa logística (la candidata mejor situada es la inmobiliaria australiana Goodman) y el fabricante Tess Defence, a pesar de que la Generalitat asegura que está totalmente descartada, hecho que los sindicatos niegan. En Montcada i Reixac iría el fabricante de motos eléctricas Silence.

stats