Automoción
Economía 03/06/2022

Seat asegura el futuro de la planta de componentes del Prat

La compañía pone fin al ERTE por la falta de chips y semiconductores

2 min
Seat en Martorell. Cèlia Atset

BarcelonaLas negociaciones del convenio colectivo de Seat han superado uno de los principales obstáculos: el futuro de la planta de componentes del Prat, con una plantilla de unos 1.200 trabajadores. Según ha podido saber el ARA, la empresa ha otorgado a esta planta cuatro nuevas piezas –dos mecánicas y dos más relacionadas con el coche eléctrico– y se espera que antes de final de año obtenga dos más también en relación con el coche eléctrico, lo que aseguraría el futuro de esta planta para los próximos años.

Con este escenario, en la planta prácticamente no harán falta medidas traumáticas de reducción de plantilla. El presidente de la compañía, Wayne Griffiths, dijo que el salto al coche eléctrico podía generar un excedente de plantilla de unas 2.800 personas. Pero, si la planta del Prat tiene continuidad, este excedente se reduciría sensiblemente y con el plan de salidas por edad para los más mayores de 61 años y las bajas que no se vayan cubriendo, el sobrante sería “prácticamente residual”.

Para el presidente del comité de empresa de Seat, Matías Carnero, asegurar la continuidad de la planta del Prat “era vital” y, según afirmó, a partir de ahora se podrá avanzar en la negociación del convenio colectivo para el periodo 2021-2026 y se podría cerrar un preacuerdo antes de las vacaciones de agosto. En principio, el mes de agosto la planta de producción de Martorell no trabajará, excepto la última semana la línea 2, donde se fabrican el León y el Formentor.

Fin del ERTE y calendario de verano

Por otro lado, en la última reunión de la negociación colectiva se acordó el calendario de trabajo con un elemento nuevo: a partir del 20 de junio se dejará de aplicar el expediente de regulación temporal de ocupación (ERTE) por causas productivas, que desde hace meses ha estado vigente por la falta de chips y semiconductores. A partir de esta fecha, se podrá incorporar la plantilla de ETT, que tiene que hacer las suplencias para las vacaciones.

Además, se acordó el calendario para julio, que prevé trabajar un turno dos sábados (el 9 y el 16 en turno por la mañana) y dos domingos (el 10 y el 17 en turno por la noche), con el objetivo de intentar recuperar una parte de la producción perdida durante el primer semestre por la falta de semiconductores. Sin embargo, los dos sindicatos presentes en el comité de empresa, UGT y CCOO, condicionan este calendario al hecho de que se llegue a un preacuerdo en la negociación del convenio.

Una vez acabado el ERTE, si hay paradas de las líneas de producción por la falta de componentes se desconvocarán los turnos de fin de semana, en primer lugar. Los días que no se trabaje por este motivo durante el mes de julio, se aplicará, primero, la bolsa de horas –el sistema de flexibilidad que permite acumular horas para hacerlas cuando sube la carga de trabajo– y, en segundo lugar, la parada técnica. En estos momentos, la planta de Martorell trabaja en dos turnos en la línea 1; en tres en la 2, y en un turno en la 3, con una producción de casi 2.000 coches al día.

stats