Internacional 01/01/2022

El 2022 pone a prueba el mundo pospandemia

El año que arranca tomará el pulso de los populismos en las urnas y verá "escaladas" militares en Ucrania y Taiwán, dice el Cidob

4 min
Las empresas de energía ya tenían que hacer grandes inversiones para cumplir los exigentes objetivos de sostenibilidad y ahora han encontrado una oportunidad en los fondos anticovid.

Barcelona¿El 2022 será el primer año de la pospandemia? En las postrimerías de este 2021, el covid-19 parece todavía más vivo que nunca. La capacidad de las vacunas, los planes de estímulo, el límite de las desigualdades agravadas por la pandemia o la polarización exacerbada por los antivacunas: todo esto se pondrá a prueba en el año que entra. Un año que estará marcado también por las tensiones geopolíticas entre los Estados Unidos y la China, y también con Rusia, por varias elecciones que harán de termómetro de los populismos y por una crisis de precios y energética que se añade a las crisis estructurales. Son algunos de los retos que avanza El mundo en 2022: diez temas que marcarán la agenda internacional, un informe coordinado por el investigador del Cidob Eduard Soler en colaboración con EsadeGeo.

El final de la pandemia: más desigualdad y más miedos

A pesar de que la recuperación económica ha arrancado este 2021, no será hasta 2022 cuando sabremos "la solidez y la sostenibilidad de esta recuperación" y que no empezaremos a ver un regreso de la "mobilidad internacional" (con permiso del ómicron). Una movilidad que implica "un aumento del potencial migratorio", apunta Francesco Pasetti, del Cidob. Más todavía cuando el mundo surgido de la pandemia es todavía más desigual.

"Los multimillonarios han ganado 3,9 billones de dólares más durante la pandemia, el mismo dinero que han perdido las clases trabajadoras. El mundo ha sumado 72 millones de nuevos pobres, el 82% de los cuales en los países de renta mediana", destaca Eduard Soler. Estas desigualdades han agravado los "miedos" que ya existían: el 40% de los trabajadores temen que su puesto de trabajo quede obsoleto en los próximos cinco años.

A la angustia por el futuro se le han sumado los "miedos al covid -19 y a la vacuna, que van de la mano de la desconfianza en las instituciones que ofrecen esta vacuna", explica Carme Colomina, investigadora del Cidob especializada en la UE y en desinformación. Pero también hay "una instrumentalización política de estos miedos que ha hecho crecer el discurso reaccionario, como prueba el fenómeno Zemmour en Francia", añade. Miedo y desconfianza son "terreno adobado para el discurso del odio y el racismo", y pronostica "una radicalización del movimiento antivacunas " en este año que entra.

Los populismos a examen

Este 2022, precisamente, los discursos populistas se someten al examen de las urnas. Además de las presidenciales francesas de abril, también habrá elecciones en el Brasil, donde Jair Bolsonaro ya está poniendo en cuestión el sistema democrático siguiendo el guion que escribió Donald Trump. Pero también se pondrán a prueba los liderazgos de Viktor Orbán en Hungría, Janez Jansa en Eslovenia y Aleksandar Vucic en Serbia. En Filipinas, el radical Rodrigo Duterte no se puede volver a presentar a las presidenciales, pero su hija Sara aspira a la vicepresidencia en tándem con el hijo del dictador Ferdinand Marcos.

El espectro del populismo y la desinformación también estará presente en las elecciones de medio mandato en los Estados Unidos, unas midterm que serán claves para tomar el pulso al trumpismo. Los seguidores del expresidente, que insiste en postularse a las presidenciales de 2024, podrían devolver el control del Congres a manos del Partido Republicano, como pronostican encuestas recientes, azuzadas todavía por el discurso falso del fraude electoral y otras teorías conspiranoiques.

Escaladas militares en Ucrania y Taiwán

La tensión entre los Estados Unidos y la China, pero también entre las potencias occidentales y Rusia, marcarán la agenda internacional del 2022. El informe del Cidob pronostica nuevas "escaladas" en Ucrania, donde los movimientos de tropas rusas de las últimas semanas ya han hecho levantar la voz a los Estados Unidos y el G-7, y en Taiwán, donde las provocaciones militares chinas han marcado también un final de 2021 muy tenso. Pero el gigante asiático estará también "en un año de introspección", dice Soler, puesto que en 2022 celebra el 20º Congreso del Partido Comunista Chino.

La crisis de los precios y la "geopolítica de la energía"

Cerramos el año, además, con una crisis de precios que seguirá en 2022: "Una inflación récord en décadas, que en Europa sobre todo tiene que ver con el aumento de los precios de la energía", dice Soler. La crisis energética está disparando el precio de los alimentos –los fertilizantes dependen del gas y el petróleo– de forma muy preocupante a los países pobres, desde el Líbano hasta América Latina. Según Soler, sin emabargo, esta no es una crisis estructural, sino que "reproducelas tendencias de la crisis de precios de 2010", pero "puede azuzar , como entonces, la llama de las crisis humanitarias": el mundo está a punto de llegar a los 100 millones de desplazados forzados.

"Los analistas se preguntan si esta es la última crisis del petróleo o la primera de la energía verde, y la respuesta es que quizás es las dos cosas, la primera crisis de la transformación energética", apuntaba Anna Ayuso, del Cidob. "Una paradoja del momento actual es que este episodio de altos precios puede acelerar la implementación de energías renovables, cada vez más baratas, pero también aumentar la impopularidad de medidas como grabar el uso de energías fósiles", dice el informe. Este 2022 veremos, pues, más episodios de esta "geopolítica de la energía, puesto que la transición energética en marcha implica un cambio estructural en los mercados", apunta también la investigadora de EsadeGeo Marie Vandendriessche.

Emergencia climática y transformaciones estructurales

El 2022 será, de hecho, "el año en el que arranca la implementación del Acuerdo de París", recuerda Vandendriessche, y en el que una nueva cumbre, la COP27 de Egipto, tendrá que arrancar finalmente compromisos bastante ambiciosos a todos los gobiernos del mundo para limitar el calentamiento global a 1,5 °C.

"El mundo encavalca crisis desde hace años: la crisis del covid -19 se añadió a la crisis climática, la de los refugiados, la del Brexit, la del estado de derecho o las crecientes rivalidades geopolíticas", apunta el director del Cidob, Pol Morillas. Crisis coyunturales, pero también estructurales. "Los diagnósticos están claros" y hablan de "la urgencia de las transiciones socioeconómicas, tecnológicas y climáticas", dice el informe. "Pero no tenemos los liderazgos adecuados para abordarlas", añade Morillas.

stats