Internacional 04/11/2021

El adelanto electoral en Portugal, solo pendiente de la fecha

El presidente anunciará este anochecer cuándo se celebrarán las elecciones anticipadas

3 min
El presidente de Portugal, Marcelo Rebelo de Sousa, en una imagen de archivo

BarcelonaEl adelanto electoral en Portugal ya es una realidad. Solo falta saber cuándo será, a pesar de que la incógnita se resolverá este mismo jueves. El presidente de la república, Marcelo Rebelo de Sousa, se dirigirá a sus compatriotas a las ocho del anochecer para anunciar la fecha de la disolución del Parlamento y la de las elecciones, que llegarán dos años antes de lo que tocaba.

Ayer noche el Consejo de Estado, el órgano político consultivo del presidente, dio luz verde a la propuesta de Rebelo de Sousa de disolver la cámara baja. Así, dejaba vía libre definitivamente a la opción que el jefe de estado de Portugal ha defendido desde el primer momento para superar la crisis política abierta después de que el Parlamento tumbara la propuesta de presupuestos del gobierno socialista, el 27 de octubre. Según medios portugueses, de los nueve partidos representados en el Consejo de Estado solo el Partido Comunista (PCP) y el Bloque de Izquierda (BE) mostraron su desacuerdo.

Estos dos partidos han sido, desde 2015, los principales aliados de los socialistas, que gobiernan en minoría desde entonces, cuando los tres grupos se unieron en un movimiento inédito para derribar el gobierno conservador de Pedro Pasos Coelho. Desde las elecciones de 2019, sin embargo, la relación entre los tres se había deteriorado, principalmente por la decisión de los socialistas de António Costa de no pactar con la izquierda un plan de gobierno y asegurarse así su apoyo, y optar, en cambio, por buscar acuerdos puntuales, sin cerrar la puerta a otras formaciones de la oposición. El rechazo del PCP y el BE a la propuesta del ejecutivo para las cuentas de 2022 ha sido lo que ha empujado al país a la crisis política que el presidente busca resolver con el adelanto electoral.

A pesar de que no era la única alternativa, Rebelo de Sousa avisó desde el inicio que un fracaso de los presupuestos supondría elecciones anticipadas, argumentando que el país no se puede permitir un presupuesto prorrogado en un año en que depende de los fondos europeos de recuperación pospandemia. La vía legal prevista para estos casos solo permite utilizar cada mes una duodécima parte del presupuesto ejecutado de 2021 mientras no haya uno nuevo, lo que supondría no poder usar los fondos comunitarios.

Crisis en la derecha

El presidente indicó que probablemente los comicios se celebrarían en enero. En las últimas horas, sin embargo, han surgido voces que piden que sean más tarde para dar tiempo a la derecha de reconstruirse internamente, puesto que tanto el principal partido de la oposición, el centroderechista Partido Social Demócrata (PSD), como los democristianos de CDS están inmersos en una crisis de liderazgo. Ayer un centenar de personalidades del país, entre los cuales exministros y empresarios, firmaron una carta abierta dirigida a Rebelo de Sousa pidiéndole que convoque las elecciones en febrero. El presidente, sin embargo, ha recalcado que elegirá la fecha que suponga "la mejor solución para la aclaración de los portugueses", sin tener en cuenta los procesos electorales de los partidos.

El PSD, presidido por Rui Rio desde 2018, tenía previsto celebrar primarias el 4 de diciembre, en las que el actual líder se tenía que enfrentar al eurodiputado Paulo Rangel. El anuncio del adelanto electoral podría alterar los planes iniciales. El PSD ha convocado un consejo nacional extraordinario este sábado para decidir si mantiene o no la votación interna. Rio ha defendido posponerla y celebrar las elecciones legislativas la primera quincena de enero, como piden la mayoría de partidos. En cambio, Rangel ha pedido seguir con el proceso de primarias y que los comicios se dejen para finales de febrero.

La primera incógnita, la de la fecha, se resolverá este jueves al atardecer. Entonces habrá que esperar hasta principios de año para saber si el bloque de izquierdas sigue teniendo suficiente fuerza para seguir gobernando en Portugal o si hay un cambio de ciclo y un regreso de la centroderecha. Lo que ha dejado claro el Partido Comunista es que la conocida como la geringonça –el pacto inédito de los tres partidos de izquierda– no se repetirá, al menos del mismo modo como se produjo hace seis años.

stats