Terrorismo
Internacional 03/08/2022

El reto de Al Qaeda: relevo generacional para volver a ser decisiva

El grupo terrorista tendrá que buscar un nuevo líder después del asesinato de Al Zawahiri a manos de EE.UU.

Ricard G. Samaranch
3 min
Una imagen del FBI en que se anunciaba la busca de A -Zawahiri.

TúnezLa Al Qaeda que heredará el sucesor de Ayman al Zawahiri poco tiene que ver con la organización que perpetró los atentados del 11 de septiembre de 2001. Sin la dirección de un líder carismático como Bin Laden, y habiendo sufrido los estragos de más de dos décadas de feroz lucha antiterrorista por parte de la maquinaria militar de EE.UU., Al Qaeda es hoy en día una organización más flexible y descentralizada. Por todo esto, no parece que la desaparición de su líder tenga que suponer un golpe muy duro para la organización que dio al yihadismo una dimensión global.

"Al Qaeda funciona ahora como una retícula, no hay una jerarquía vertical. La central ya no se dedica a planificar operaciones, sino más bien a aplaudir atentados y aportar una guía en cuestiones teológicas", explica Sergio Altuna, experto en yihadismo del Real Instituto Elcano. "De hecho, Al Zawahiri había sido objeto de algunas burlas en las redes yihadistas por su edad y por su falta de carisma. Hay que tener en cuenta que los seguidores del Estado Islámico suelen ser más jóvenes que los de Al Qaeda", añade.

Por eso, y porque ya no quedan vivos muchos de los dirigentes yihadistas históricos de aquella Al Qaeda inicial que se fogueó en el combate en la guerra contra el Ejército Rojo en los ochenta, Altuna considera que se podría optar por un relevo generacional al frente del movimiento. "Este es un momento decisivo para el futuro de Al Qaeda. Una opción para el relevo es Abderrahman al Maghribi. Sería un candidato continuista pero a la vez de una nueva generación", apunta el investigador.

Al Maghribi es yerno de Al Zawahiri y director del brazo mediático del movimiento yihadista. Pero tiene una desventaja importante: el hecho de residir en Irán, un país de mayoría chiita, lo cual no es una buena carta de presentación entre las bases extremistas suníes. Después de la muerte también por un bombardeo norteamericano de Hamza bin Laden, hijo de Bin Laden y delfín preferido de Al Zawahiri, no hay un favorito claro. Entre los nombres que también suenan está el veterano combatiente egipcio Seif al Adel y el director de las operaciones militares, Abu Ijlas al Masri.

Mejor salud de lo que se piensa

Más allá de quién sea el sucesor del líder egipcio, hay consenso entre una mayoría de expertos a la hora de considerar que Al Qaeda cuenta con una mejor salud de la que puede parecer. La creación del califato liderado por Abu Baker al Bagdhadi eclipsó a Al Qaeda durante años, sobre todo entre los más jóvenes dentro de la esfera yihadista. Aun así, a largo plazo puede haber resultado una bendición para los compañeros de Bin Laden, puesto que redirigió todos los esfuerzos de la lucha antiterrorista occidental hacia el Estado Islámico. Y, finalmente, la caída del califato lo desprestigió.

"Al Qaeda es definitivamente el enemigo más peligroso... Continúa manteniendo insurgencias efectivas en múltiples países", atestiguó en el Congreso de EE.UU. Bill Roggio, experto de la Fundación para la Defensa de las Democracias. A medida que se intensificaba y se agudizaba la represión en Occidente y en el mundo árabe, el yihadismo se ha ido extendiendo por países periféricos del mundo islámico, en la zona del Sahel así como en Somalia o Mozambique. Y es aquí donde Al Qaeda parece ir un paso por delante en la competición con el Estado Islámico.

Por ejemplo, la organización terrorista que creció más rápidamente durante el año 2021, según un informe del Institute for Economics and Peace, es Jamaat Nusrat al-Islam wal-Muslimin (JMIN), la filial de Al Qaeda en el Magreb y en la región de África occidental. La organización fue creada en 2017 a partir de la fusión de varios grupos –Al Mourabitoun, AQMI, etc.– y es en buena parte responsable del hecho de que Mali, Níger y Burkina Faso se hayan sumado a la lista mundial de países con más atentados terroristas. Al Qaeda ha abandonado la jihad global para concentrarse en la local. 

Además, el hecho de que los talibanes hayan recuperado el control de Afganistán permite a Al Qaeda volver a tener un santuario. Como demuestra el hecho de que Al Zawahiri residiera en una casa en Kabul, las relaciones entre los talibanes y Al Qaeda , dos antiguos socios, continúan siendo estrechas. De hecho, los talibanes también continúan siendo fuertes en feudos tradicionales del yihadismo como Pakistán.

stats