Pacífico
Internacional  /  Asia 05/10/2022

El ejército surcoreano falla en la respuesta al misil de Pyongyang

Uno de los proyectiles surcoreanos se estrella en la base desde donde fue disparado y causa el pánico entre los vecinos

ARA
2 min
Uno de los misiles lanzados por Corea del Sur este martes.

BarcelonaLos juegos de guerra en el Pacífico se calientan y el riesgo de escalada es cada vez más evidente. El martes de madrugada Corea del Norte lanzó un misil balístico de rango intermedio muy cerca de Japón que cayó en el mar. En respuesta, Corea del Sur lanzó por la tarde un misil desde una base al sur de Seúl, pero algo salió mal: el proyectil siguió una trayectoria anormal y acabó cayendo dentro del propio recinto militar. La población de Gangneung, donde está la base, entró en pánico al creer que estaban siendo atacados por los norcoreanos. Para acabarlo de rematar, los militares no han dado explicaciones durante horas, hasta que han tenido que acabarse disculpando ante las críticas de los vecinos, que mostraron imágenes de un gran incendio en la base, y el malestar en las redes sociales por la falta de información. Lo que tenía que ser una demostración de fuerza ha sido más bien un disparo en el pie.

El Estado Mayor Conjunto ha confirmado oficialmente el error 12 horas después, en un comunicado de una línea en el que se limita a aclarar que solo se vio afectado un misil. Según la agencia Yonhap, no ha habido víctimas y el fuego lo causó el combustible del proyectil, porque la carga no habría estallado. Según fuentes militares consultadas, parecería que se trata de un misil Hyunmoo-2C, de combustible sólido, que tiene un alcance de 800 kilómetros, y se desplegó por primera vez en 2017.

Los expertos han identificado el misil norcoreano como un Hwasong-12, que sobrevoló unos 4.600 kilómetros a unos 1.000 kilómetros de altura, la distancia más larga que ha logrado Pyongyang. Además del misil fallido, Corea del Sur y los Estados Unidos han disparado esta madrugada cuatro misiles tierra-tierra al mar de Japón y han anunciado que el portaaviones Ronald Reagan volverá a la costa oriental surcoreana, después de haber hecho maniobras la semana pasada.

En declaraciones a la CNN, el portavoz del Consejo de Seguridad Nacional John Kirby ha dicho que estas maniobras se hacen para "asegurarnos de que tenemos las capacidades militares para responder a las provocaciones de Corea del Norte si es necesario".

Funcionarios surcoreanos y norteamericanos advierten desde hace meses de que Kim Jong-un se prepara para llevar a cabo otra prueba nuclear, coincidiendo con la celebración el 16 de octubre del congreso del Partido Comunista de China, aliada clave de Pyongyang. La vicepresidenta norteamericana, Kamala Harris, visitó Seúl la semana pasada y recorrió la zona desmilitarizada fuertemente fortificada que divide la península coreana, en un viaje para subrayar el compromiso de su país con la defensa de Corea del Sur. Unos 28.500 soldados norteamericanos están estacionados en el país.

stats