Internacional 26/03/2022

Biden dice que la valentía de los ucranianos es comparable a "un Tiananmén al cuadrado"

EE.UU. matiza que no tiene ninguna intención de utilizar armas químicas

3 min
El presidente norteamericano  Joe Biden (a la derecha) come una pizza mientras se reúne con los miembros del servicio de la 82a División Aerotransportada, que contribuyen junto con los aliados polacos a la disuasión al flanco oriental de Allianceøs, en la ciudad de Rzeszow, al sudeste de Polonia, a unos 100 kilómetros. (62 millas) de la frontera con Ucrania, el 25 de marzo de 2022.

WashingtonUna vez acabada la parte diplomática y política de su gira europea, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, ha llegado este viernes a Polonia para presentarse como el líder de una alianza que, además de centrarse en hacer frente a la amenaza militar rusa, tiene muy presente el sufrimiento civil y está comprometido con las necesidades humanitarias del conflicto en Ucrania. Biden, de hecho, se ha mostrado "decepcionado" por no poder entrar en territorio ucraniano y ver "de primera mano" la situación de los desplazados por una guerra abierta desde hace más de un mes. La razón: un tema de seguridad, que ha aceptado casi resignado.

El lugar más cerca de Ucrania en la que ha estado es la ciudad de Rzeszów, a un centenar de kilómetros de la frontera, donde se ha encontrado con organizaciones que acogen a los refugiados. Allí, el presidente de EE.UU. ha comparado la valentía de la defensa ucraniana con un episodio icónico de la historia universal: "Cuando ves a una mujer de treinta años plantada ante un tanque con un rifle... [...] es la plaza de Tiananmén al cuadrado". La admiración norteamericana (y del resto de los países occidentales de la alianza contra Rusia) por la fortaleza de la defensa de Ucrania no es nueva, pero la imagen utilizada eleva la metáfora de la lucha moderna contra la represión y el autoritarismo.

Biden, en esta primera parada de la visita a Polonia, ha estado acompañado por el presidente polaco, Andrzej Duda, a quien ha confesado que ha quedado "sorprendido" por un hecho que considera capital en la situación actual: "mantener las democracias unidas en oposición" a la "devastación" que está provocando Vladímir Putin, que deja escenarios casi de "ciencia ficción" en zonas como Mariúpol.

En este sentido, el presidente norteamericano ha repetido que, según su parecer, Putin es un "criminal de guerra". Y ha ido más allá: ha asegurado que, cuando su gobierno acabe los análisis e investigaciones sobre lo que pasa en Ucrania, podrá definirlo de este modo con justificaciones "legales".

Encuentro con refugiados

La próxima parada de Biden en Polonia será este sábado en la capital, Varsovia, donde se espera que se reúna con refugiados ucranianos y haga un discurso que la Casa Blanca ha calificado de "significativo" sobre "la urgencia del reto que tenemos delante en el conflicto en Ucrania y lo que significa para el mundo, y por qué es tan importante que el mundo libre se mantenga firme y unido ante la agresión rusa".

Por su parte, el asesor en seguridad de la Casa Blanca, Jake Sullivan, ha querido matizar que EE.UU. "no tiene ninguna intención" de utilizar armas químicas, biológicas o nucleares contra Rusia. Se ha distanciado, así, de los análisis que habían concluido que, cuando Biden dijo en la sede de la OTAN que respondería "proporcionalmente" a un ataque ruso de estas características, hacía referencia a un escenario de ojo por ojo y diente por diente. La posición oficial, por lo tanto, es que habría una "respuesta adecuada" y que Moscú pagaría un "precio severo", con todas las ambivalencias y falta de detalles que incluye la respuesta.

De todos modos, Sullivan ha dejado claro que la Alianza Atlántica, con EE.UU. muy implicado, están preparando un "plan de contingencia" con todos los escenarios posibles –especialmente si se ataca a un país de la OTAN– y todas las hipótesis hacia donde puede derivar la situación actual en Ucrania.

stats