Internacional 13/06/2021

El consumo de animales salvajes en China, tocado por el covid-19

La mayoría aprueba que Pekín quiera reducirlo y controlar los mercados

3 min
un joven descuartizando un cocodrilo a un mercado de animales vivos de Guanghzou

PekínPuestos con jaulas donde se amontonan vivos gatos, civetes, ratas de bambú, avestruces u otros animales más supuestamente exóticos, como por ejemplo monos, pangolines y, por supuesto, serpientes, ya no son nada fáciles de ver en los mercados chinos. Sobre todo no es fácil encontrarlos porque ya no son legales. La pandemia de covid-19 originada en Wuhan, en concreto en el mercado de Huanan a finales de 2019, no solo ha provocado el cambio de leyes en China en relación con estas costumbres sino que también ha modificado la percepción de los consumidores. Una encuesta realizada por la organización medioambiental WWF (World Wide Fund for Nature) en China, Tailandia, Vietnam, Birmania y los Estados Unidos, principales países donde es una práctica habitual comer animales silvestres, muestra que el consumo ha caído el 30% en 2021. En China, específicamente, el descenso es del 28%, pero más del 85% de los encuestados están de acuerdo con el cierre de los mercados. Solo el 9% afirman que continuarán consumiendo este tipo de carne. Si no hay demanda, sin embargo, será más fácil combatir la oferta ilegal.

Pekín actuó con rapidez contra estos mercados ante la expansión de la epidemia de covid-19. Como se ha apuntado, a finales de febrero de 2020 ya había prohibido el comercio y consumo de animales salvajes, incluidos los que se criaban en granjas, e inició una drástica reconversión del sector. El diciembre pasado, de hecho, el gobierno anunció que se habían clausurado todas las dedicadas al consumo de carne de animales salvajes. Pero otra cuestión es que la legalidad se cumpla. El tráfico es difícil de erradicar porque mueve mucho dinero.

Un informe, elaborado conjuntamente por investigadores de la Universidad de Oxford y de la China West Normal, calcula que unos 47.000 animales salvajes se vendieron en los mercados de Wuhan en los dos años y medio anteriores al brote de covid-19 y que más de mil al mes se comercializaban de manera ilegal.

A pesar de esto, en contraste con la epidemia de SARS de 2003, en esta ocasión, y seguramente debido a la gravedad de la pandemia a escala global, China muestra voluntad política de controlar el comercio de animales vivos. En 2003, sin embargo, Pekín se limitó a prohibir durante un breve periodo el comercio y consumo de civetes, el mamífero carnívoro identificado como huésped del virus de la SARS. Las entonces recomendaciones de la OMS de clausurar los mercados de animales vivos no se siguieron ante la presión de los grupo de presión que hacen negocio con estos productos.

El peso económico

La industria de la vida silvestre tenía un valor de mercado de 65.000 millones de euros y daba puestos de trabajo directos e indirectos a 14 millones de personas, según un informe de 2016 de la Academia de Ingeniería China. En la década de los 80, China había incentivado la creación de pequeñas granjas de cría de vida silvestre y en los 90 la industria se expandió. La mayoría de las explotaciones estaban en el suroeste del país y también se desarrolló una red de transporte para enviar la mercancía viva a los mercados. Incluso había una oficina forestal estatal que supervisaba el sector. Prohibir el comercio, transporte y consumo de animales vivos ha obligado a diseñar una reconversión e indemnizar los granjeros. Una gran mayoría de las explotaciones han sido cerradas y los animales sacrificados o liberados en el campo. Parte del sector se ha reorientado en la cría de animales para vender su piel, a pesar de que sanitariamente también puede constituir un riesgo.

A pesar del considerable impacto económico, la mayoría de los chinos no comen animales considerados salvajes o silvestres, y mucho menos mascotas. Es una tradición mucho más fuerte al sur del país, de donde proviene una conocida dicha: “Se come todo lo que vuela menos los aviones, todo lo que nada menos los barcos y todo lo que tenga patas menos las mesas”. En la provincia de Guangdong, cerca de Hong Kong, cerca del 80% de la población sí que consume esta carne con regularidad. La media baja en ciudades como Pekín o Shanghai, donde se sitúa entre el 5% y el 15%. En la mesa son consideradas una delicatessen y la medicina china les otorga propiedades curativas. Mercados como el de Wuhan, donde había un largo menú de animales raros, no eran difíciles de encontrar en otras ciudades como Kunming, Canton o Shenzhen. En los mercados era habitual ver animales amontonados, incluso heridos o moribundos, sin ningún control sanitario, ni medidas higiénicas, un sitio ideal para que muten los patógenos y los virus.

Una escena probablemente difícil de dirigir para la OMS, que hace tiempo que reitera la necesidad de prohibir la venta de mamíferos silvestres en los mercados de alimentación para prevenir futuras pandemias y que recientemente recordaba que "los animales, particularmente los salvajes, son la fuente de más del 70% de todas las enfermedades infecciosas emergentes en humanos, muchas de las cuales son causadas por virus nuevos".

stats