Internacional 21/09/2021

La crisis entre Francia y los EE.UU. se cuela en la cumbre de la ONU

Biden y Macron podrían mantener una conversación telefónica en las próximas horas

3 min
Joe Biden, el pasado miércoles cuando anunció, desde la Casa Blanca, la alianza con el Reino Unido y Australia.

ParísNo figura en la agenda oficial pero la Asamblea General de la ONU que empieza este martes en Nueva York estará marcada por la crisis diplomática entre Francia y los Estados Unidos por la nueva alianza estratégica y militar entre los EE.UU., el Reino Unido y Australia en los mares del Índico y el Pacífico, que ha dejado a París sin un contrato millonario para vender submarinos al gobierno de Canberra. En Nueva York, los pasillos de la sede de la ONU servirán para que la Unión Europea empiece a preparar una respuesta conjunta al nuevo pacto militar, subscrito al margen de la OTAN y sin contar con ningún socio europeo, y para que los Estados Unidos intenten calmar las aguas. El presidente de los Estados Unidos, sin embargo, también aprovechará la cumbre para discutir los detalles de su alianza con sus dos socios preferentes.

Francia no ha ahorrado críticas públicas al gobierno de Joe Biden y está mostrando su profundo malestar con gestos diplomáticos sin precedentes: si primero llamó a consultas –por primera vez en la historia– a sus embajadores en los Estados Unidos y en Australia, este lunes el gobierno de Emmanuel Macron ha decidido anular una reunión entre la ministra de Defensa, Florence Parly, y su homólogo británico, Ben Wallace. "Nuestro aprecio por Francia es indestructible ", aseguraba el primer ministro británico, Boris Johnson, después de hacerse público el plantón de Francia intentando quitar importancia a la guerra diplomática que parece haber impulsado París.

La UE también está inquieta con el nuevo partenariado militar en el Pacífico que deja fuera de juego a Europa. La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, ha apoyado a Macron en una entrevista en la televisión norteamericana CNN y ha tildado de "inaceptable" el trato de los Estados Unidos hacia Francia gestando a escondidas la alianza militar que dejaba al país sin el contrato de los submarinos militares, firmado en 2016 por valor de 56.000 millones de euros.

Reunión telefónica entre Biden y Macron

En la cumbre de la ONU tampoco habrá encuentro entre el presidente de los EE.UU. y el jefe del gobierno francés porque Macron tiene decidido seguir desde París la reunión sin intervenir. Cederá la palabra a su ministro de Exteriores, Jean-Yves Le Drian, pero fuentes de la Casa Blanca han asegurado este lunes que Biden llamará en las próximas horas o días a Macron. El presidente francés, que hasta ahora ha evitado en público hablar de la cuestión, podrá discutir directamente el asunto con Biden. Según las mismas fuentes, el presidente de los Estados Unidos está "impaciente" para hablar con Macron.

Las relaciones entre los dos países pasan por un momento muy delicado, sobre todo después de las palabras que Le Drian dedicó a Biden comparándolo con Donald Trump a la hora de tratar con sus supuestos aliados. Pero es evidente que la cólera de Francia no hará dar marcha atrás a los Estados Unidos, el Reino Unido y Australia en su alianza, bautizada como AUKUS (por los acrónimos de los tres países), para frenar la expansión de China. De hecho, Joe Biden lo dejará claro con las dos únicas reuniones bilaterales que mantendrá aprovechando la Asamblea General de la ONU: una con el primer ministro de Australia, Scott Morrison, y la otra en la Casa Blanca con Boris Johnson.

Afganistán y el cambio climático

Al margen de la crisis transatlántica, la cumbre de la ONU se celebra en un formato híbrido –con una parte de los mandatarios presentes físicamente y otros que participarán en la reunión telemáticamente– y se centrará en la lucha contra el cambio climático, la situación en Afganistán y la pandemia. Precisamente, el gobierno norteamericano ha anunciado este lunes que abrirá sus fronteras a los viajeros internacionales vacunados a partir de noviembre, un gesto que Washington ha hecho coincidir con la grave crisis diplomática con Francia y la UE, posiblemente para intentar suavizar la situación.

stats