Gira de Biden en Oriente Próximo
Internacional 15/07/2022

Estados Unidos utilizará "todo su poder" para evitar que Irán tenga armas nucleares

Biden y Lapid han firmado un acuerdo en el cual se comprometen a combatir el programa armamentista iraní, a pesar de que el presidente norteamericano apuesta por la vía diplomática

3 min
El presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, y el primer ministro israelí Yair Lapid, firmando la declaración conjunta contra la Irán.

JerusalénEl presidente de Estados Unidos, Joe Biden, y el primer ministro de Israel, Yair Lapid, han firmado este jueves la llamada Declaración de Jerusalén. En el documento, los dos países aseguran estar "preparados para utilizar todos los elementos de su poder nacional" con el objetivo de evitar que Irán obtenga armas nucleares. Biden también se ha comprometido a "trabajar conjuntamente con otros socios para hacer frente a la agresión y las actividades desestabilizadoras de Irán", tanto si provienen directamente de Teherán como si lo hacen de organizaciones aliadas como Hezbolá, Hamás o la Yihad Islámica Palestina.

Aun así, en una comparecencia conjunta después de la firma, Biden se ha mostrado abierto a una solución negociada con el régimen de los ayatolas. "Sigo creyendo que la diplomacia es la mejor manera", ha dicho el presidente, que también ha añadido que EE.UU. "no esperará eternamente" a que Irán vuelva al acuerdo nuclear de 2015. Por su parte, Lapid ha opinado que, con Teherán, no basta con palabras: "Lo único que parará a Irán es saber que, si continúan desarrollando su programa nuclear, el mundo libre utilizará la fuerza. La única manera de pararlos es poner una amenaza militar creíble sobre la mesa".

Este mismo jueves, el presidente de Irán, Ebrahim Raisi, ha avisado a Biden y Lapid de que se abstengan de amenazar a Irán. "A los norteamericanos y a sus aliados regionales les digo que la nación iraní no aceptará ninguna crisis o inseguridad en la región, y que cualquier error que se cometa en esta región tendrá una respuesta dura y lamentable". El pasado miércoles, Raisi ya criticó la exigencia americana de volver al acuerdo de 2015: "¡La República Islámica nunca se ha retirado y fue EE.UU. el que violó el pacto!", dijo el presidente.

A pesar del clima general de entendimiento y compenetración entre Biden y Lapid, el diálogo con Teherán no ha sido el único punto de discrepancia entre los dos mandatarios. En la declaración, tanto Israel como EE.UU. se han comprometido a "seguir discutiendo los retos y las oportunidades de las relaciones israelopalestinas" y han condenado los ataques terroristas de Hamás, pero solo Biden ha reafirmado su apoyo a una solución de dos estados "en los que israelíes y palestinos puedan disfrutar de las mismas medidas de seguridad, libertad y prosperidad".

Además de Lapid, el presidente norteamericano se ha reunido con el presidente israelí, Isaac Herzog, y con el jefe de la oposición, Benjamin Netanyahu. El ex primer ministro también ha presionado a Biden para adoptar una posición más beligerante con Irán: "Las sanciones y los preparativos militares defensivos no son suficientes. Tiene que haber una opción militar ofensiva creíble". Netanyahu es el político con más posibilidades de ganar las elecciones del 1 de noviembre, a pesar de que las encuestas indican que tendrá complicado gobernar.

Reunión con Abbas

Biden se encontrará el viernes a Ramallah con el presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Mahmud Abbas, de quien medios como Al-Jazira han dicho que está enfermo. El mandatario, de 87 años, lleva más de 17 al frente de la ANP y ha sufrido un cáncer de próstata –del cual se recuperó– y ha necesitado dos catéteres cardíacos en los últimos diez años. El mal estado de salud de Abbas, que tampoco disfruta de gran popularidad, abre el debate sobre su sucesión, a pesar de que no hay candidatos claros y el clima general es de apatía.

Durante el encuentro, Abbas tratará de conseguir una declaración conjunta en la cual EE.UU. reconozca a Jerusalén Este como capital de un futuro estado palestino. Pero todo apunta a que no lo conseguirá. Lo que sí que llevará Biden a la reunión será un acuerdo con Israel para facilitar el acceso de los palestinos al 4G a partir de 2023. La noticia ha sido recibida con frialdad: "Todo son promesas. Tenemos que ver algo sobre el terreno", ha dicho el ministro de Comunicaciones, Ishaq Sidr.

stats