Internacional 20/03/2022

Roman Hryshchuk: "Europa ha cerrado los ojos ante Putin"

5 min
Roman  Hryshchuk, diputado en el parlamento de Ucrania

LondresRoman Hryshchuk, de 32 años, se encuentra en un sótano de Kiev, protegido de posibles ataques, mientras habla con el ARA por videoconferencia. Es miembro de la Rada, el Parlamento ucraniano, por uno de los diez distritos de la capital. Su partido es el mismo que el de Volodímir Zelenski, Sirviente del Pueblo, que toma el nombre de la sátira política de la televisión que protagonizaba el ahora presidente antes de dar el salto a la política y convertirse en el personaje del año y quizás de la década. Horas antes del encuentro virtual, Roman Hryshchuk se ha despertado debido al impacto de un misil muy cerca de casa.

¿Cómo está? ¿Cómo se encuentra?

— Bastante bien, porque mi familia está segura. Mi mujer y mi hijo están en Europa occidental.

¿Usted dónde está?

— En Kiev. No me he movido. Soy miembro del Parlamento, escogido por uno de los distritos de la ciudad y, por lo tanto, tengo que estar aquí con mi gente. La situación es muy difícil, claro. Kiev ha sido atacado cada día los últimos cinco días. No como Járkov o Mariúpol, pero también han caído misiles cada día en nuestros edificios residenciales. Hoy me he despertado con un cohete que ha caído muy cerca. Pero muchos más ucranianos, en Mariúpol, Jersón, Járkov o Sumy, están sufriendo mucho más. Son lugares donde se están produciendo catástrofes humanitarias enormes resultado de ataques durante 24 horas seguidas.

¿Está preparado para luchar? ¿Ha tenido entreno militar?

— Por supuesto, he cogido mi Kaláshnikov, pero, sinceramente, no sé ni cómo usarlo. Todo el mundo tiene que estar en el lugar donde sea más efectivo. Y como miembro del Parlamento, quizás lo soy más aquí, haciendo todo tipo de contactos diplomáticos y hablando con la prensa, que no formando parte de la defensa territorial. Veremos qué pasa más adelante.

¿Puede recordar cómo era la vida antes de la guerra después de tres semanas de lucha y bombardeo constante?

— Atención, atención, no se equivoque. Vivimos en guerra desde 2014. Es muy importante entenderlo. La guerra no empezó el 24 de febrero de 2022. La guerra empezó con la anexión de Crimea y la guerra en el Donbás. El 24 de febrero, Rusia y Putin pusieron en marcha la nueva dimensión de una guerra a escala total.

¿Cómo cree que será la vida cuando acabe la guerra? ¿Cómo se imagina la paz?

— Somos muy optimistas. El 92% de los ucranianos creemos que ganaremos esta guerra. Quizás no será cuestión de una semana o de dos, quizás será de un año, pero ganaremos, porque la verdad está de nuestro lado.

Quizás sí la verdad, pero no la OTAN. Al menos no se implica directamente.

— No, pero todo el mundo entiende que Rusia es un estado terrorista. Tenemos esperanza y creemos en la victoria. Evidentemente, todo ello será muy difícil. Trabajo en el comité parlamentario de educación y ciencia e innovación. Y hemos contado que 463 edificios dedicados a la educación, desde guarderías hasta universidades, han sido destruidos. Y tenemos una buena parte de niños en edad de estudiar que ahora no pueden estar en Ucrania. Habrá muchos problemas para rehacer el país, para rehacer nuestra economía, pero cuando ganemos creo que será más fácil hacer de Ucrania un país mejor.

Imagen tomada por la cámara de seguridad del edificio donde vive Roman Hryshchuk de uno de los ataques contra Kiev este viernes

 Parece un deseo más que no la realidad.

— Realmente lo creo. Y, claro, entiendo el montón de problemas que tenemos delante. Pero ahora, incluso los opositores a Zelenski le apoyan. Todo nuestro país está unido detrás del presidente. Incluso las ciudades más prorrusas, incluso el segundo partido político del país, prorruso [Plataforma por la Oposición], ha tomado parte en la defensa del país. Nosotros hemos ganado esta guerra en el primer o segundo día, cuando Zelenski rehusó huir y decidió que se quedaba en Kiev y que lucharía. Fue una decisión fundamental.

¿Tienen y han tenido los países occidentales, la Unión Europea, la OTAN, alguna responsabilidad en el conflicto en la medida que no lo han podido prevenir?

— En primer lugar, quiero ser muy agradecido con la generosidad de Europa. Toda Europa ha hecho mucho y está haciendo mucho por nosotros…

Pero ¿y los políticos? ¿Han hecho suficiente para evitar la guerra?

— Según los países, algunos me entristecen. Ayer [el jueves], cuando el presidente Zelenski se dirigió al Bundestag, lo dijo muy claro. Fue muy crítico. Explicó que a lo largo de los años había pedido apoyo y no habíamos tenido mucho. Y, aunque Europa ha hecho y está haciendo mucho, no es suficiente.

¿Entiende que la OTAN no quiera involucrarse por el riesgo de una Tercera Guerra Mundial?

— Sí, pero el 70% de los ucranianos quieren entrar. Está escrito en nuestra constitución. En cualquier caso, sabemos que las puertas de la OTAN están cerradas de momento para nosotros. Por lo tanto, lo que queremos es establecer otras garantías de seguridad con Polonia, con los países Bálticos, el Reino Unido… Con nuevas estructuras… Veremos.

¿Los aplausos que el presidente Zelenski recibe de todos los parlamentos en los que habla son ruido para apaciguar las conciencias de todos aquellos que no hacen o no han hecho suficiente para parar a Putin?

— Una cosa es aplaudir y otra es aplaudir y hacer cosas efectivas. Políticamente, no se ha entendido el riesgo de tratar con Putin. Europa ha cerrado los ojos. Europa vive de acuerdo con unas reglas, pero Putin actúa sin respetarlas. Cada día Rusia comete crímenes de guerra, mata a civiles que son evacuados, mata a niños… Putin funciona de otro modo. Me entristecí mucho cuando Olaf Scholz, el canciller alemán, dijo que esta es solo la guerra de Putin, no la de Rusia. No, en absoluto. Se equivoca. La mayoría de los rusos están de acuerdo con la guerra. Los rusos creen que Putin está haciendo lo mejor para su país, que Putin protege a Rusia con esta guerra. Y esto lo piensa muchísima gente.

Hay algunas voces que protestan, como la de la periodista del Canal 1.

— No me la creo. Ha trabajado durante ocho años en la propaganda del Kremlin. Imagina a un piloto que bombardea nuestras ciudades y que después dice "oh, sí, lo siento, ha sido un error". No. Las bombas matan a gente y la información, o la desinformación, mata también como lo hacen los soldados. Esta periodista se ha vuelto muy popular entre los medios occidentales y, por ahora, paga 300 dólares de multa. Pero, en el fondo, le está siguiendo la corriente a la propaganda de Putin. Porque está diciendo que es Putin, y no los rusos, los que apoyan a la guerra. No es verdad. Su acción era un mensaje para Occidente. No ha tenido ningún efecto en Rusia. El mensaje estaba escrito en inglés...

Ha dicho que todo el país está detrás de Zelenski. Pero quizás, en un futuro próximo, el presidente tendrá que sentarse con Putin y llegar a un acuerdo. ¿Lo entenderán los ucranianos después de toda la destrucción y las muertes causadas?

— Es un gran problema, sí. En nuestro ideal, creemos que ganaremos la guerra, que Putin caerá y que Rusia será un país no agresor. Pero, claro, un acuerdo no encajará con esta imagen y lo que tenemos que hacer es parar la muerte de civiles y parar la guerra y la destrucción. Es el mundo real. Y es muy difícil para mí comentar cuál puede ser el acuerdo de paz y qué es lo más correcto. Y esto es peligroso, porque Rusia puede utilizar el acuerdo contra nosotros, para dividirnos, para dividir nuestra sociedad y dividir nuestro país desde todos los puntos de vista: el de la lengua, políticamente, socialmente, territorialmente.

¿Puede perdonar a Vladímir Putin?

— No, no lo podemos perdonar. Es un criminal de guerra, un terrorista.

  

stats