El ataque ruso a Ucrania
Internacional  /  Europa 22/08/2022

¿Quién es Aleksandr Dugin? Ideólogo de Putin, admirador de Trump

Los seguidores del filósofo ofrecen "una alternativa ideológica a la globalización totalitaria neoliberal", afirman

4 min
Alexandr Dugin, en una imagen del 2017, durante una conferencia en Finlandia

LondresEl asesinato el sábado por la noche, en un presunto atentado terrorista relativamente cerca de Moscú, de Daria Dugina, de 29 años, periodista muy influyente en su país en medios digitales e hija del controvertido politólogo e ideólogo ruso Aleksandr Dugin –uno de los inspiradores de la política expansionista de Vladímir Putin–, abre el interrogante sobre quién es realmente Dugin y qué influencia tiene y ha tenido en el presidente ruso en las últimas dos décadas y media, incluso antes de convertirse en presidente de la Federación Rusa.

El pensamiento de Dugin –y el programa expansionista que propone– se puede reseguir en la web Geopolitika , donde se llama en relación con el atentado –el ataque supuestamente iba dirigido a su padre– que el acto ha sido parte de "la matanza de inocentes" en un contexto geopolítico de "terrorismo antirruso": "Los enemigos de Rusia hoy pretenden eliminar físicamente los centros de pensamiento estratégico de este país, los pensadores más significativos capaces de conceptualizar la escena histórica actual y presentar una alternativa ideológica a la globalización totalitaria neoliberal".

El atentado, pues, toma todavía más relevancia como parte de la guerra cultural entre Moscú y Occidente. "Aún no sabemos cómo reaccionará el Kremlin. Aun así, no hay duda de que después del asesinato de Daria Dugina el mundo ya no será el mismo. Estamos entrando en una fase mucho más peligrosa".

¿Dónde está el origen?

Aleksandr Dugin, admirador de uno de los inspiradores del nazismo, Martin Heidegger, es autor del tratado más influyente en el ejército, la policía y las élites estatales rusas publicado desde el hundimiento de la URSS. Se titula Fundamentos de geopolítica y, según diferentes think tanks occidentales, el libro es clave y testimonia "el aumento preocupante de ideas y sentimientos fascistas durante los últimos periodos de Yeltsin" y el putinismo que vendría posteriormente. El libro, publicado en 1997, lectura obligatoria en las academias militares rusas, sienta las bases del llamado eurasianismo, idea que desplaza el nacionalismo ruso entre las clases dirigentes del país y que permite aportar una base ideológica para el imperialismo postsoviético.

En resumen, el libro expone una amplia visión de un futuro bloque eurasiático terrestre. Un imperio dirigido por "rusos étnicos" que alcanzaría todas las naciones "desde Dublín hasta Vladivostok". "El repudio de la función de construcción del imperio –advierte Dugin a sus compañeros– significaría el fin del pueblo ruso como un fenómeno de civilización. Este repudio equivaldría a un suicidio nacional”. Dugin, de hecho, propone la formación de tres "ejes" de civilización: Moscú-Berlín, Moscú-Tokyo y Moscú-Teherán. Y los medios por los cuales se tienen que crear no son necesariamente militares.

Dugin pide más bien una combinación de subversión y desinformación por parte de los servicios especiales rusos, el uso estratégico de los recursos naturales de Rusia (en particular, el gas y el petróleo) y la desestabilización del orden global liderado por Estados Unidos. En buena parte, la invasión de Ucrania, y sobre todo la utilización de las fuentes fósiles como arma de combate, se puede leer como parte de la hoja de ruta esbozada. Pero también operaciones como el Brexit.

Hijo de militares

El autor de este programa de seiscientas páginas para el eventual gobierno de los rusos étnicos, Aleksandr Dugin, nació en 1962. Es hijo, nieto y bisnieto de oficiales militares rusos. Entre las muchas leyendas que hay a su alrededor, se dice que el padre tenía rango de coronel y que sirvió a la inteligencia militar soviética, al GRU. El hijo, Dugin, un joven brillante y con un talento innato para aprender lenguas extranjeras (dominaba o domina nueve), se unió todavía adolescente a un grupo secreto de intelectuales de Moscú interesados en el misticismo, el paganismo y el fascismo.

Perseguido por el régimen soviético a finales de los 70 y principios de los 80, Duguin tenía veinte años cuando destacó como líder de una organización nacionalista rusa antisemita, Pamyat. En 1989, aprovechando el aumento de las oportunidades para visitar Occidente, Dugin viaja por Europa y entra en contacto con figuras de la nueva derecha continental, como el francés Alain de Benoist y el belga Jean-François Thiriart, contactos que contribuyen a su formación como futuro teórico fascista.

En la década de los 90 empieza a asumir un papel político mucho más destacado, no sin rechazar al final del periodo amistades anteriores, como por ejemplo el controvertido escritor Limónov , con quien en 1993 había fundado el Partido Nacional Bolchevique. A diferencia de Limónov, sin embargo, que acabó sus días como opositor a Putin, Dugin ha sido una de sus fuentes de inspiración, con la idea central del "país eurasiático" que desarrolla poco a poco y que el presidente ruso ya recoge públicamente por primera vez en el 2000. Meses después, en 2001, pone en marcha el congreso del Movimiento Social-Político Panruso Eurasia y consigue establecer estrechos vínculos ideológicos con elementos de la administración presidencial, los servicios secretos, el ejército ruso y la dirección de Duma, el parlamento.

Un equipo de especialistas rusos inspeccionando el lugar del atentado contra Daria Dugina.

A menudo se ha hablado de Dugin como el Rasputin de Putin. Los dos han tenido una cierta evolución en paralelo, sí. Los dos hombres llegaron a la madurez dentro de la antigua Rusia soviética y a los dos les sorprendió el hundimiento del régimen y criticaron la caída de Rusia del estatus de superpotencia. Los dos, además, se comprometen ahora a "volver a hacer grande Rusia". Dugin se pronunció públicamente a favor de la invasión de Georgia (2008) y durante el conflicto entre Rusia y Ucrania de 2014, a raíz de la invasión de Crimea, pidió la anexión de todas las tierras ucranianas que formaban parte del antiguo Imperio Rus.

Entre 2015 y 2016, Dugin defendió la candidatura presidencial de Donald Trump en EE.UU. Trump, de hecho, entusiasmó al filósofo: "Es duro, áspero... grosero, emocional y, al parecer, sincero". A pesar de ser multimillonario, Trump encarna la América "autèntica", una "insurrección heroica contra las élites globalistas", escribió, desde una visión del trumpismo como lo que es: la ruptura de la tradición liberal de Estados Unidos.

Una maquinaria política contra la tradición liberal

El portal Geopolitika.ru es una plataforma para la "monitorización permanente de la situación geopolítica en el mundo", a través de la aplicación de los métodos de la geopolítica clásica y postclásica. El portal sigue la línea del enfoque eurasianista y promueve un "mundo multipolar" basado en el orden de los “grandes espacios”. Su objetivo es "la batalla por un nuevo cuarto nomos de la Tierra, radicalmente diferente del modelo globalista unipolar basado en la dictadura de la ideología liberal".

Los fundamentos son los "principios básicos de la antropología cultural", que afirman que no hay y no puede haber unas medidas universales comunes cuando se comparan culturas y civilizaciones. No hay progreso o regresión absolutos y nadie tiene derecho a considerar algunos países, pueblos o culturas más "desarrollados" o "menos" e imponerles sus propios criterios y valores. El tiempo y el espacio son constructos sociológicos, completamente dependientes de la sociedad. Trasladándolos de una sociedad a otra, no solo cambian la lengua, la religión y las costumbres, sino también la comprensión de las cosas más fundamentales: Dios, el hombre, el tiempo, el espacio. El respecto a la identidad de cada pueblo, cada civilización y cada cultura está en la base del modelo multipolar que defienden activamente los analistas, politólogos, sociólogos y etnólogos reunidos alrededor del portal, que rehúsa el "liberalismo, el comunismo" y, supuestamente, "el fascismo".

stats