Internacional  /  Europa 26/04/2022

Alemania entregará 50 tanques antiaéreos a Ucrania

Washington considera "histórica" la reunión de una cuarentena de países en Ramstein para coordinar la ayuda en la guerra contra Rusia

4 min
El secretario de Defensa de los Estados Unidos, Lloyd Austin.

Dortmund (Alemania)¿Cómo se pueden garantizar la seguridad y la soberanía de Ucrania de forma duradera? Alrededor de una cuarentena de países se han coordinado este martes para debatir esta cuestión en una conferencia convocada por el secretario de Defensa de los Estados Unidos, Lloyd Austin, en la base aérea norteamericana en Ramstein, al suroeste de Alemania. Ante ministros de Defensa y representantes militares de otros países –incluso no integrantes de la OTAN–, Austin ha calificado la reunión de "histórica”, con el deseo de que pueda marcar un antes y un después a la hora de reforzar Ucrania y debilitar de tal manera a Rusia que “sea incapaz en el futuro de amenazar otro país vecino”.

Austin ha anunciado que la Conferencia de Seguridad que ha liderado este martes tendrá continuidad con reuniones mensuales entre grupos de contacto internacionales para coordinar mejor la ayuda en Ucrania y para facilitar "ganar la actual lucha y las que vengan”.

Lo más urgente ahora, sin embargo, según razona desde hace días el Pentágono, es modernizar militarmente Ucrania y asegurar que en un futuro sea “contundentemente combativa”. Lloyd Austin y el secretario de Exteriores de los Estados Unidos, Antony Blinken, visitaron el pasado domingo Kíiv y se han hecho una idea muy clara de qué necesidades exactas tienen las fuerzas ucranianas. “Moveremos cielo y tierra para poder cubrir estas necesidades”, ha asegurado Austin desde Ramstein.

El titular de Defensa del gobierno de Joe Biden ha destacado que “Ucrania cree de forma clara que puede ganar [la guerra]. Y todos aquí también lo creemos”, ha añadido. Según Austin, el envío de armas a Ucrania empieza a dar resultado sobre el campo de batalla, pero ha instado a los países aliados a hacer “mucho más” en este sentido.

Hasta ahora se han puesto a disposición de Ucrania 5.000 millones de dólares, 3.700 de los cuales van a cargo solo de los Estados Unidos. Washington ha prometido –y en parte ya ha distribuido– 11 helicópteros de modelos parecidos a los rusos, 200 tanquetas blindadas, 90 obuses (calibre de 155 milímetros), más munición y drones de diseño nuevo.

Paso adelante de Alemania

La ministra alemana de Defensa, Christine Lambrecht, no se ha presentado con las manos vacías a la reunión con sus socios internacionales. El gobierno de Berlín ha anunciado este martes que permitirá que la industria armamentista alemana suministre una cincuentena de tanques antiaéreos Gepard. “Este es un adelanto enorme”, ha valorado Austin, mientras ha criticado de nuevo “la peligrosa e inútil retórica” del Kremlin de poner en el horizonte una guerra nuclear. “Nadie quiere este escenario. Todo el mundo saldría perdiendo”, ha insistido desde Ramstein, donde hay la base aérea más grande e importante de los norteamericanos en Europa.

Hasta ahora, Alemania descartaba enviar a Ucrania armas pesadas, pero la presión externa e interna al canciller Olaf Scholz se había intensificado mucho en los últimos días. Este lunes, precisamente en una reunión en Berlín, la jefa del gobierno de Estònia, Kaja Kallas, criticó la lentitud y las reservas con que estaba actuando el ejecutivo germánico. Estonia es el país que más ayuda militar ha ofrecido a Ucrania en relación con el PIB. Según cálculos del Instituto para el Economia Mundial de Kiel, el pequeño país báltico habría puesto hasta ahora a disposición ayudas por valor de casi el 0,8% de su producto interior bruto .

Los tanques Gepard fueron durante décadas una parte importante de la defensa aérea del Ejército alemán, sobre todo en tareas de combate contra objetivos de bajo vuelo, incluidos los helicópteros. No obstante, también se pueden utilizar contra objetivos terrestres. El ejército alemán dio de baja este modelo el 2010 y el 2012 se disolvió completamente. Para la OTAN, el Gepard era un sistema único, comparable al tanque soviético Tunguska, que actualmente se está desplegando en Ucrania. Los dos tienen su propio sistema de radar para la detección de objetivos.

Un tanque antiaéreo Gepard es sobre todo adecuado contra objetivos a corta distancia y podría, por ejemplo, asegurar puntos de importancia estratégica para Ucrania. El problema que ven los expertos es que el tiempo de formación de las tropas para dominar el uso es largo.

Un tanque antiaéreo Gepard del ejército alemán, en una demostración el 2007.

Al margen de este suministro, el consorcio armamentista alemán Rheinmetall ha anunciado que quiere ofrecer a Ucrania carros de combate. Según informaciones aparecidas a la prensa local, se trataría de 88 tanques Leopard y la oferta incluiría la formación pertinente en Alemania, así como munición, piezas de repuesto, herramientas y equipación para la reparación de los tanques.

Hasta ahora, el gobierno de Scholz sólo preveía participar en lo que se ha denominado “intercambio de anillos”: aliados del este de Europa suministran armamento de construcción soviética a Ucrania y obtienen de Alemana armamento de repuesto. Berlín también había anunciado dar apoyo (munición y formación) a los Países Bajos, que habían prometido la entrega de obuses a Ucrania.

En una línea similar a Alemania, Francia había mantenido silencio durante mucho tiempo en relación con el envío de armas, pero hace poco más de una semana el presidente Emmanuel Macron aseguró a Kiev una contribución de obuses Caesar (calibre de 155 milímetros). El Reino Unido ha prometido enviar a Ucrania 150 vehículos acorazados; Canadá se ha comprometido a enviar más tanques, y en Polonia hay rumores sobre el envío de carros de combate del tipo T-72. Además, se han ofrecido a Ucrania aviones militares. Antes de la guerra, Turquía vendió al gobierno de Zelenski una docena de drones militares, pero no se sabe si ha hecho alguna entrega más desde finales de febrero. 

stats