Jean-Yves Camus: "La izquierda no debe ser triunfalista y creerse que Marine Le Pen ha terminado"

Politólogo francés

4 min
Jean-Yves Camus

BarcelonaEl politólogo Jean-Yves Camus es investigador en el Instituto Francés de Estudios Internacionales y Estratégico (IRIS) y uno de los principales expertos europeos en movimientos de extrema derecha. En conversación telefónica explica al ARA las claves del resultado de las elecciones legislativas en Francia y el escenario que se abre ahora.

¿Cómo se explica la victoria sorpresa de la alianza de izquierdas y que el partido de Marine Le Pen quedara en tercer lugar, contra lo previsto todos los sondeos?

— El Frente Republicano no existe realmente, pero una mayoría de franceses, una vez más, no han querido confiar el poder a Reagrupament Nacional, que tiene un programa que divide en temas como la identidad y la inmigración y un programa económico que no es favorable a las clases modestas. Jordan Bardella ha dicho que quiere la paz fiscal. Y eso significa ningún impuesto más para los sectores más acomodados ni ninguna rebaja para los sectores populares. Al final, ha habido una transferencia de votos bastante masiva a los candidatos tanto de izquierda como de centro. Y la participación ha crecido: ha sido la más alta desde las legislativas de 1981, lo que ha beneficiado a los adversarios de Reagrupament.

¿Quién puede reclamar la victoria contra la extrema derecha? El Frente Popular, ¿los macronistas o ninguno?

— La dinámica de anoche era claramente a la izquierda. El problema es que entre la izquierda de Mélenchon y los socialdemócratas existe una diferencia ideológica muy grande. Así pues, la pregunta es hoy el futuro del Nuevo Frente Popular: cuánto tiempo podrá aguantar la alianza.

Lextrema derecha ha obtenido el mejor resultado de su historia. ¿Tiene razón Marine Le Pen cuando dice que su victoria sólo se ha aplazado?

— RN no ha logrado la mayoría absoluta, pero ha duplicado el número de diputados y ha obtenido más de 10 millones de votos. Vendrán las elecciones presidenciales del 2027 y Le Pen llegará con muchos más diputados de los que tenía en la última legislatura. La izquierda no puede ser triunfalista y no hay que creer que RN ha terminado: la extrema derecha todavía tiene recursos electorales suficientemente fuertes y puede resurgir. Lo crítico es que consiga presentarse como una alternativa creíble para ejercer el poder. Bardela ya se veía como primer ministro después de la primera vuelta, pero olvidó que entre ambas vueltas las cosas pueden cambiar. E hizo declaraciones contradictorias sobre temas como la doble nacionalidad y el grado de intervención del estado en la economía. Asimismo, se presentaba como un partido que ya no podía calificarse de extrema derecha, y cuando la prensa investigó un poco encontró a una cincuentena de candidatos en sus filas que habían protagonizado mensajes racistas o antisemitas o que se mostraban totalmente incompetentes en las entrevistas. Han tenido un problema de credibilidad. El partido no ha terminado el proceso de normalización. Y tampoco está claro que sea tan rentable la normalización a cualquier precio. Bardella y Marine Le Pen han querido no dar miedo a nadie. Y ahora hay mucha gente que se pregunta si no hace falta algo más de radicalidad para marcar la diferencia.

¿Cree que RN ha llegado al techo de cristal electoral?

— Hace años que en cada elección se dice que existe un techo de cristal, pero cada vez obtienen más votos: soy escéptico con la idea del techo. Ahora han obtenido más de diez millones de votos (33%), pero en la segunda vuelta de las presidenciales de 2022 superaron los 13 millones (41%). Parece que lo que les cuesta es arañar ese 2-3% para pasar de ser líderes de la oposición a primera fuerza. RN todavía tiene recorrido electoral. Todo dependerá de cuál sea el próximo gobierno y de qué leyes logre aprobar. Si los franceses no ven un giro real, sobre todo en materia económica y social, el descontento que explica el voto en la extrema derecha continuará.

Bardela dijo ayer que se había producido una alianza contra naturaleza para impedir que RN ganara. ¿Quiere decir que no acepta el resultado?

— Es lo que dicen siempre: que existe una alianza de todos los partidos, desde la extrema izquierda hasta los Republicanos [derecha tradicional] contra ellos. Pero ocurre que una mayoría de franceses, desde los que votan a la izquierda radical hasta la derecha conservadora, no quieren que RN gobierne.

El precio de frenar la extrema derecha es una Asamblea Nacional profundamente fragmentada, sin mayoría clara.

— Es cierto, se ha logrado frenar a RN, pero tenemos una Asamblea dividida en cuatro bloques: la izquierda radical, el bloque socialdemócrata y ecologista, el bloque presidencial, y el de RN y los Republicanos. No veo cómo el presidente y el futuro primer ministro podrán conseguir una mayoría parlamentaria confortable. En todo caso, será sin Mélenchon, esto está claro. Si estuviera con él, el centroderecha debería realizar unas concesiones inasumibles. Es una situación muy complicada y que llega en un mal momento, porque vienen el 14 de julio y los Juegos Olímpicos de París.

¿Macron tiene la opción de no nombrar a un primer ministro de izquierdas?

— El problema es ponerse de acuerdo en un programa de gobierno. Ya era complicado con la mayoría presidencial, relativa. En la última legislatura hemos visto un bloqueo parlamentario constante y las leyes eran cada vez menos políticas y menos audaces. El partido de Macron, Ensemble, ha salido bien, mucho mejor de lo previsto en los sondeos, pero el resultado de su decisión de convocar elecciones anticipadas ha llevado al país a un estado de división y de polarización como pocas veces es ha visto. Todo se complica ahora.

¿Es una situación inédita?

— La polarización extrema la vivimos ya en 1981, con la llegada de la izquierda con François Mitterrand a la presidencia. Pero entonces tenía mayoría absoluta. Había polarización, con una derecha extremadamente virulenta. Pero Mitterrand y su primer ministro tenían los medios para que sus leyes se aprobaran. Ahora no: ahora tenemos polarización y división.

stats