Internacional  /  Europa 11/06/2022

Jessica Berlin: "De ninguna manera se pueden hacer concesiones a Putin"

Experta en geopolítica y asuntos transatlánticos

4 min
Jessica Berlin, experta en geopolítica, fotografiada en la sede del CIDOB en Barcelona

BarcelonaJessica Berlin (Seattle, 1986), experta en geopolítica y asuntos transatlánticos, es fundadora de CoStruct, una consultora que diseña proyectos de desarrollo sostenible. Residente en Alemania, ha participado en una jornada en Barcelona sobre amenazas híbridas organizada por el Cidob.

Usted ha afirmado que el canciller alemán, Olaf Scholz, y el presidente francés, Emmanuel Macron, se han convertido en los "idiotas útiles" de Putin con la invasión de Ucrania.

— Esta es una referencia específica a un concepto utilizado por la Unión Soviética para referirse a personas de países adversarios que se creían, seguían y apoyaban la propaganda rusa y que, indirectamente o sin ser conscientes, ayudaban a los objetivos de la URSS. Así es como Putin los ve [a Scholz y Macron]. El hecho de que estén prestando más atención y mostrando más respeto a él que al presidente ucraniano está ayudando a Putin. Hacen declaraciones asegurando que no habrá ninguna negociación sin Ucrania, pero a la vez tienen una conversación telefónica, los tres, sin Volodímir Zelenski. Esto debilita lo que dicen.

¿Cree que puede afectar la reputación internacional de Alemania?

— Absolutamente. De hecho, ya lo ha hecho. En los últimos tres meses, Scholz ha destruido 20 años de buena disposición hacia Alemania en el este de Europa y los países bálticos.

El principal argumento para no enviar armas pesadas a Ucrania es el miedo a una respuesta de Rusia y a una escalada del conflicto. ¿Qué opina?

— Son argumentos que no se aguantan. La propia Angela Merkel dijo hace unos días que Putin solo entiende el lenguaje de la fuerza. El hecho de que no actúe en consecuencia hace que Scholz muestre debilidad y trabaje directamente en favor de la estrategia rusa. Rusia tiene la ventaja de la artillería y las armas pesadas. Pueden relajarse y bombardear Ucrania mientras esperan que la voluntad política y la atención de los países occidentales se debilite. Si pueden aguantar suficiente tiempo, creen que pueden ganar. Y, desgraciadamente, cuando el país más poblado y más rico de Europa solo hace promesas vacías, de hecho está apoyando a Putin. Alemania también es el cuarto productor mundial de armas y no ha entregado ni una pequeña parte de lo que han enviado a Ucrania países mucho más pequeños como Estonia y Lituania. Es un error y una traición de proporciones históricas.

Al principio de la guerra, la UE parecía más unida que nunca. Ahora quizás no parece tan claro, sobre todo en cuanto a las sanciones a Rusia que afectan al gas.

— Hay dos partes en este problema. La primera, la fatiga: en cualquier crisis, al cabo de unas cuantas semanas, la gente se acostumbra a todo. La otra es el bolsillo: los humanos nos movemos por el interés propio. Por eso ahora necesitamos liderazgos políticos que ayuden a la gente a entender qué está en juego y dejar claro que cualquier coste a corto plazo será una inversión para nuestra seguridad y prosperidad futura. Si no hacemos estos sacrificios ahora, lo perderemos todo más adelante. Tenemos el ejemplo de la pandemia: tuvimos que hacer sacrificios sociales y económicos enormes, pero hemos sobrevivido y hemos salvado millones de vidas. También la Segunda Guerra Mundial, cuando ciudadanos encomenderos, de América y de toda Europa, tuvieron que racionar la comida y la energía. Y lo que se nos pide ahora es muy pequeño en comparación con lo que nuestros padres, abuelos o bisabuelos hicieron para luchar contra los fascistas.

Ahora está en juego el bloqueo de los cereales de Ucrania. ¿Los países occidentales tienen que negociar con Rusia?

— De ninguna forma. No se puede negociar con un terrorista, con un abusador. Hacer concesiones a Putin mientras está reteniendo grano que ha robado con violencia solo fortalecería su posición. Desencadenará una crisis alimentaria mundial y culpará a Ucrania y la OTAN. Creo que tendría que haber una respuesta global: una flotilla comercial internacional, sin armas, bajo banderas internacionales, no solo de la OTAN, sino también de países neutrales, que accediera a los puertos ucranianos para poder transportar los cereales de manera segura a través del mar Negro. Si Putin se niega, entonces ya tenemos la respuesta: mantiene como rehenes a millones de personas con la amenaza del hambre.

¿La decisión de Suecia y Finlandia de unirse a la OTAN supone un riesgo potencial o una mejora de la seguridad global?

— Después de todas las amenazas sobre la expansión de la OTAN, incluso justificando la guerra de Ucrania como prevención ante la ampliación de la alianza, Putin prácticamente no ha respondido a los anuncios de Finlandia y Suecia. La entrada de estos dos países es una noticia excelente para la OTAN. Son socios fuertes, tanto políticamente como tácticamente, especialmente Finlandia. Creo que una de las lecciones que tenemos que aprender en la Europa Occidental de los países bálticos y nórdicos es que son ellos los que entienden mejor a Rusia: han vivido durante siglos bajo la ocupación del Imperio Ruso y soviético, de una forma o de otra. Los tenemos que escuchar.

stats