El ataque ruso a Ucrania
Internacional  /  Europa 05/08/2022

Mark Galeotti: “Putin no está loco, es un hombre extremadamente racional”

Professor honorífico del University College London, especialista en Rusia. Autor de 'Tenemos que hablar de Putin'

5 min
El profesor y especialista en Rússia Mark Galeotti, en una imagen tomada en la plaza Roja de Moscú

LONDRESUn libro breve, Tenemos que hablar de Putin (Capitán Swing), desvela algunas de las claves del hombre que ha llevado de nuevo la guerra al corazón de Europa. El profesor Mark Galeotti, especialista en Rusia y en seguridad, autor de otros muchos libros sobre el país, escribió este en 2018. Pero el análisis parece bastante válido todavía. La conversación tiene lugar en Londres mientras las bombas continúan cayendo sobre Ucrania, especialmente al Donbás. ¿Tenemos que hablar de Putin para romper estereotipos? Quizás.

Leer su libro es un auténtico desafío. Algunos creen que Putin no tiene escrúpulos, y más después de la invasión contra Ucrania. ¿Cómo lo tenemos que ver?

— Como el último homo sovieticus. No solo tuvo una educación en la época soviética, sino que sus primeras experiencias en una etapa formativa son de un hombre soviético. Y como Putin es tan gris e inexpresivo le hemos atribuido las características que nosotros queríamos ver.

¿Es un hombre religioso?

— Es genuinamente religioso, pero, por otro lado, no es conservador en términos sociales. No está contra el aborto, por ejemplo. Es un hombre que acabó siendo, casi diría que por casualidad, presidente del país. Hasta entonces nadie sabía realmente quién era Putin.

Usted escribe que en 2014 habría podido ocupar todo el Donbás, pero no lo hizo. ¿Por qué ahora, pues? ¿Por la debilidad occidental?

— Este es un pequeño factor. Sobre todo, no creía que Ucrania continuaría comprometida con la alineación occidental ni que resistiría el embate. Los rusos tienen una noción muy esnob de los ucranianos. Yo soy medio italiano. Y casi me parece que los rusos piensan que los ucranianos son sus italianos: "Tienen la mejor comida, la mejor música, saben vivir bien, pero en el fondo son incompetentes". Y suponían que Ucrania se hundiría. ¿Para qué molestarse en invadirlos, pues? Y como no entendió nada, ahora ha perdido Ucrania y el alma de los ucranianos para siempre jamás. Y esto demuestra que no es un buen estratega geopolítico. Pensaba que podría conseguir Ucrania fácilmente, que en dos semanas todo se acabaría.

¿Y tampoco calibró bien la reacción de Occidente?

— Creía que gritaríamos y que nos quejaríamos un poco, y que después las cosas se estabilizarían. Pero lo malinterpretó todo a muchos niveles diferentes.

¿Lo engañó la gente de su círculo íntimo?

— Evidentemente. Pero él creó ese sistema. Durante años no ha tolerado que la gente le dijera lo que no quería oír. Mira, he hablado con ex espías rusos, exdiplomáticos rusos que dicen que este es el problema: "Tenemos un gran servicio de inteligencia, diplomáticos de primer nivel, analistas inteligentes. Pero ¿y si nuestros jefes no se atreven a decirle al presidente lo que está pasando en realidad…?" Parece increíble pero así son las monarquías absolutas o las tiranías.

Usted escribe que a Putin no le gusta el riesgo. Pero con la invasión no lo parece, ¿no?

— Pero no creía que lo fuera y porque pensaba que sería fácil. Y ahora no tiene salidas sencillas. Y este es el problema. Lo que tiende a paralizar a Putin es tenerse que enfrentar a una selección de decisiones todas difíciles. Sabemos que hay gente dentro de su mando militar que quieren que declare la guerra y que deje de decir que es una operación militar especial. Y esto quiere decir que podrían movilizar a los reservistas. Y no quiere hacerlo porque es políticamente peligroso. Esto haría que pareciera absorbido por un conflicto más grande del que admitió. Y alarmaría a muchos rusos. No está dispuesto a tomar decisiones difíciles, sean en un sentido u otro.

¿Rusia es un gigante con pies de barro?

— No. Todo lo que ha pasado es porque Putin se ha equivocado. Si al principio hubiera permitido que sus generales hubieran hecho la guerra como querían, que es como por ejemplo lo están haciendo en el Donbás, de forma lenta y brutal pero en realidad bastante efectiva, quizás las cosas habrían sido diferentes. Ahora lo hacen pero después de haber perdido lo mejor de sus tropas. La gran ironía es que el arma secreta de los ucranianos ha sido Putin, que ha saboteado su propio estado a muchos niveles. Sabemos, por ejemplo, que la operación fue lanzada con muy poco tiempo de preparación; sabemos que entre los generales rusos no lo supieron hasta la semana anterior; sabemos que muchos ministros no lo supieron hasta que empezó. Putin estaba seguro de que entendía la situación, y no era cierto. En cierto modo, Putin ha garantizado la muerte del putinismo.

¿Tenemos que asumir que está loco y que es un hombre muy irracional?

— De ninguna manera. Es un hombre racional. La información que tenemos es que toma decisiones que, aunque se basaran en falsos supuestos, eran racionales. Fíjate en el ataque inicial a Kiev. Cuando falló, no pensó: "Dios mío, no, tengo que escalar más". No. Retiró las tropas. Se centró en el Donbás y esto tiene su lógica. Y me preocupa que lo denominemos loco. Porque si lo hacemos, más o menos estamos diciendo que no podemos predecir sus movimientos. Y todavía lo podemos hacer.

¿Cuál será, pues, su siguiente movimiento?

— Está indicando con bastante claridad que la guerra será larga. Por lo tanto, sabemos que, básicamente, continuará avanzando en el Donbás. Si puede conseguirlo y mantener el corredor terrestre hasta Crimea, proclamará la victoria. Y cuenta que los ucranianos empezarán a perder la voluntad de continuar luchando y que Occidente también perderá la voluntad de continuar ayudando a Ucrania.

¿Le parecen supuestos razonables?

— Hasta ahora los ucranianos parecen muy determinados y unidos. Pero también estamos empezando a oír historias de unidades desmoralizadas en primera línea. En las primeras semanas los ucranianos ampliaban su ejército con voluntarios. Ahora están a punto de utilizar soldados de leva.

¿Tiene más voluntad de apoyo a Ucrania Washington que Europa?

— En noviembre hay elecciones de medio mandato en Estados Unidos. Y a pesar de que hay consenso en la política norteamericana sobre la necesidad de proteger a Ucrania, si Biden pierde quedará debilitado. La unidad occidental no se hundirá pero se instalará un elevado grado de fatiga. En todo caso, de momento lo único que podemos decir basándonos en lo que pasa sobre el terreno es que ninguno de los dos bandos es lo bastante débil como para ser derrotado ni tampoco lo bastante fuerte como para ganar. Vamos hacia una guerra a largo plazo, un tipo de estancamiento: los ucranianos avanzarán y los rusos avanzarán, pero nada crucial cambiará.

¿Hasta cuándo?

— Las guerras son siempre una lucha de la voluntad: voluntad nacional y voluntad de liderazgo. Pero llegará un punto en el que Ucrania simplemente no podrá continuar. O un momento en el que Putin decidirá que todo esto es demasiado peligroso; o que las élites convendrán que la guerra es demasiado peligrosa para ellos.

¿Saben algo concreto de su estado de salud?

— Las disposiciones extraordinarias de bioseguridad que hay a su alrededor hacen pensar que quizás no se le pudo administrar la vacuna. Así que puede haber algo de cierto: cáncer de tiroides o en la sangre; Parkinson… Pero nada que lo incapacite de manera inminente. Y aquí es donde creo que entran en juego los deseos de Occidente. Como la guerra será larga, y hemos decidido luchar en el terreno económico, esto supondrá precios altos del combustible y un coste para nosotros. Por lo tanto, se habla demasiado de la posibilidad que Putin muera o de un golpe de estado contra Putin para que nos hagamos la ilusión de que así se acabaría todo ello. Pero nada de todo esto es probable; no de momento.

¿Cerrará definitivamente el grifo del gas a Europa?

— Creo que sí. Aunque gana mucho dinero con este gas, no lo puede gastar en las cosas que necesita: microelectrónica para nuevos sistemas militares, tecnología avanzada de este tipo. Por lo tanto, cuanto más espere, más posibilitados tendrá Occidente de encontrar fuentes alternativas de energía. Por eso sospecho que cerrará el grifo del gas más temprano que tarde. Tiene buenas razones estratégicas para hacerlo antes de que Europa pueda llenar todos sus depósitos de gas para el invierno.

stats