Próximo Oriente
Internacional 14/06/2021

Un gobierno ecléctico encabezado por el ultra Naftali Bennett echa a Netanyahu después de doce años en el poder en Israel

El Parlamento israelí vota al nuevo ejecutivo, que tiene que pasar a manos de Lapid en 2023

5 min
El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, durante la sesión especial de la Knesset, el parlamento israelí, para aprobar y jurar un nuevo gobierno de coalición en Jerusalén

BarcelonaNo ha habido sorpresas. El Parlamento de Israel ha depositado su confianza por 60 votos a favor, 59 en contra y una abstención al gobierno constituido con el único objetivo de destronar al primer ministro Benjamin Netanyahu después de doce años en el poder. Después de un tenso debate de cuatro horas, en el que algunos diputados han sido expulsados, el ultraderechista Naftali Bennett ha sido investido, a pesar de que su partido, Yamina, solo tiene siete diputados. El acuerdo de gobierno establece que dentro de dos años cederá el cargo a su socio Yair Lapid, el expresentador de televisión que representa un discurso algo más moderado y que fue el segundo más votado los últimos comicios, por detrás del Likud, el partido de Netanyahu. El primer ministro saliente ha prometido derribar este gobierno "més pronto de lo que la gente se piensa".

La coalición anti-Netanyahu –el odio al primer ministro saliente es su único elemento aglutinador– está formada por ocho partidos: desde los ultras representantes de los colonos hasta el laborismo, pasando por los pacifistas de Meretz y la Lista Árabe Unida, incluidos los islamistas. Todos han aparcado diferencias para poner fin al gobernante más longevo de la historia de Israel, que había hecho caer al país en una crisis política sin fondo: cuatro elecciones desde 2019 y un primer ministro en ejercicio del cargo sentado en el banquillo de los acusados por escándalos de corrupción. Bennett, un multimillonario y exministro de Defensa que se erigió en portavoz de los colonos, ha sido el blanco de las críticas de Netanyahu, que lo ha tildado de "mentiroso". El jefe de los ultraortodoxos, que apoyan a Netanyahu, los ha acusado de haber abandonado el judaísmo: "¿En qué sois judíos vosotros?"

"El establishment político ha abierto un nuevo camino después de dos años y medio de deriva con repeticiones electorales, después de doce años en los que una persona ha consumido todo el oxígeno", escribía hace unos días al diario Yedioth Ahronoth el columnista Nahum Barnea. Efectivamente, Netanyahu se había enemistado con todo el mundo, incluidos sus antiguos aliados, hasta hacer la vida política israelí irrespirable. Bennett, que defiende el nacionalismo religioso, y Avidgor Lieberman, que reclama la anexión de Cisjordania a Israel, son figuras clave de la derecha que lo han abandonado. La coalición incluye también a los islamistas de la Lista Árabe Unida, que representa a los palestinos con ciudadanía israelí y que será el primer partido árabe que forma parte de un gobierno en Israel.

El flamante primer ministro israelí, Naftali Bennet, esta tarde en el parlamento

Itxaso Domínguez, coordinadora de la Fundación Alternativas en el Próximo Oriente y el Magreb, recuerda que "es una coalición frágil, por su heterogeneidad y por el ego de los que la componen", y añade que, aunque las carteras del núcleo duro del gobierno estén en manos de los ultras, también hay figuras como Benny Gantz en Defensa, separado de Bennett por un "abismo ideológico". Sobre la incorporación de los islamistas de Raam, que forman parte de la Lista Árabe Unida, apunta que su líder, Mansur Abbas, "ha hecho un cálculo estratégico que podría atraer a más votantes palestinos con un abordaje pragmático, prometiéndoles mejoras en sus condiciones de vida mientras siguen siendo ciudadanos de segunda". Y al final constata: "Los conservadores sionistas y los árabes se necesitan mutuamente y han demostrado que se pueden entender".

El texto del acuerdo de gobierno, que se terminó el viernes, dibuja una acción centrada en temas económicos y sociales, en el contexto de la recuperación pospandemia. Bennett tendrá poderes ejecutivos para seguir consolidando la ocupación de los territorios palestinos sin tener que consultar a sus socios y exponerse a una crisis. Para tratar de bloquear el regreso político de Netanyahu, los socios han pactado que impulsarán una ley para limitar a ocho años el ejercicio del cargo de primer ministro. En el discurso de investidura Bennett también ha dejado claro que de ninguna forma aceptará que se retome el acuerdo nuclear con Irán que fue dinamitado por Trump y que ahora Biden y la UE quieren reavivar: "Restablecer el acuerdo nuclear con Irán es un error que legitimará uno de los regímenes más violentos del mundo. Israel mantendrá su total libertad de acción", ha asegurado.

La tentación trumpista de Netanyahu

Netanyahu, de 71 años, ha decidido el destino de Israel durante quince años (de 1996 a 1999 y después, de manera ininterrumpida, durante doce años) y en las últimas semanas ha intentado desesperadamente y hasta el último minuto hacer naufragar la coalición, que ha calificado de izquierdas y quintacolumnista. En su última intervención como primer ministro en la Knesset no ha dudado en calificar el partido de Bennett de "derecha fake" y ha acusado a los diputados que lo han seguido de "desertores". Ha acusado al nuevo gobierno de querer promover "leyes fascistas y antidemocráticas" y, reconociéndose líder de la oposición, ha prometido guiarla "contra este gobierno peligroso y de izquierdas y, con la ayuda de Dios, tumbarlo más pronto de lo que la gente se piensa".

Incluso la última ofensiva contra la franja de Gaza, que dejó más de 200 muertos palestinos, se interpreta como un intento de forzar la unidad detrás suyo contra el enemigo exterior. En la oposición puede perder la inmunidad parlamentaria en los procesos de fraude, corrupción y soborno a los que se enfrenta en los tribunales, y no se descarta que siga maniobrando para romper la coalición y forzar unas nuevas elecciones. "Temo por el destino de la nación", declaraba la semana pasada. Sus seguidores han protagonizado protestas en las casas de las figuras clave del nuevo gobierno, que han tenido que pedir protección, en un clima que recuerda las incitaciones al odio que precedieron al asesinato del primer ministro Yitshaq Rabbín por un ultra en 1995, después de la firma de los Acuerdos de Oslo.

Daniel Levy, presidente del US-Middle East Project, explica al ARA que "la gran pregunta es si esta coalición puede durar": "Su objetivo era echar a Bibi [apodo de Netanyahu], y ahora que lo han conseguido es cuando las cosas se pondrán interesantes. Probablemente aparcarán algunos temas como qué hacer ahora en Gaza o la relación entre la religión y el estado. Pero evidentemente la situación de los palestinos seguirá empeorando y aumentará el control israelí". "Estamos ante una coalición inherentemente inestable, en un Parlamento con una fuerte mayoría de la derecha y donde solo la controversia sobre Netanhayu ha impedido que se formara una coalición natural de derechas. Ahora lo que tenemos que ver es si Netanyahu mantiene el control del Likud, que creo que sí, y si es así hará todo lo posible para amargar la vida al gobierno: él y el Likud tienen las herramientas para hacerlo, desde el Parlamento, en la calle y también con los medios de comunicación a su disposición", añade.

En todo caso, lo que queda claro es que las perspectivas de una paz con los palestinos están tan lejos o más con el gobierno Bennett-Lapid que con el de Netanyahu: "Bennett es un hombre de la derecha del Gran Israel –recuerda Levy–, de forma que para los israelíes el acuerdo de gobierno es importante pero para los palestinos no quiere decir nada nuevo".

stats