Internacional 26/02/2021

El jeque de Dubái, secuestrador de sus propias hijas y acusado de asesino

La policía de Cambridge recibe una carta de la princesa Latifa, en cautiverio desde el 2018, en la que esta le pide que aclare la desaparición de una hermana

3 min
La princesa Haya bint al Hussein, y su ex marido, el jeque de Dubai Mohammad bin Raixid al-Maktum
Disponible en:

LondresEl jeque de Dubái, Mohammed bin Rashid Al Maktoum, vuelve a estar en el ojo del huracán en el Reino Unido un año después de que el Tribunal Superior de Justicia de Inglaterra y Gales lo responsabilizara de rapto, graves abusos físicos, tortura y una campaña de intimidación contra su sexta ex mujer, la princesa Haya de Jordània.

En este caso, la causa es la revelación hecha este jueves por la BBC según la cual una de sus hijas, la princesa Latifa –que vive en cautividad en Dubái después de ser secuestrada por órdenes de su padre–, escribió a la policía de Cambridge en 2019 para que investigara el secuestro, también por parte de su padre, de una de sus hermanas, la igualmente princesa Shamsa.

Los hechos denunciados por Latifa tuvieron lugar en 2000, cuando Shamsa tenía 18 años. Ahora tiene o tendría 39, porque desde su desaparición nadie la ha vuelto a ver.

En agosto del 2000, aproximadamente dos meses después de que Shamsa escapara de la finca Longcross que el jeque tiene en Surrey, en el suroeste de Londres, fue raptada a la luz del día del día en las calles de Cambridge, llevada en helicóptero hacia Francia y después trasladada en un jet privado a Dubái.

La carta manuscrita de Latifa, que sus amigos han entregado a la policía del condado de Cambridge este miércoles, insta a las autoridades británicas a investigar la desaparición.

Culpabilidad demostrada

La culpabilidad del jeque en el secuestro de dos hijas suyas –tiene 25 hijos– ha quedado totalmente acreditada, según la sentencia del juez Andrew McFarlane, presidente de la división de familia del tribunal antes mencionado. El rapto de Latifa, de 33 años, tuvo lugar en 2018, mientras huía en barco de Dubái y estaba en aguas jurisdiccionales de la India. Un comando de las fuerzas navales de ese país la capturó y la obligó a volver junto a su padre en contra de su voluntad.

El vídeo secret de la princesa Latifa

La semana pasada, en una investigación del programa Panorama, de la BBC, se emitieron una serie de vídeos –en total, casi 40 minutos– que Latifa había grabado en secreto en su prisión de Dubái con un teléfono móvil que algunos aliados le habrían hecho llegar. En las grabaciones la princesa afirma que su padre la tiene "secuestrada" y que lo denuncia para malograr la reputación del jeque. Según dice Latifa, Mohammed bin Rashid Al Maktoum "mataría" por mantener intacta su reputación.

Este es hasta ahora el único testimonio que se tiene de que Latifa sigue con vida. La policía de Cambridge ha asegurado que, como parte de la revisión del caso de la desaparición de Shamsa, ha tomado en consideración la carta manuscrita que se le ha hecho llegar.

Aliado de Occidente

Pero si hasta 2019 la policía británica no investigó el secuestro de Shamsa es muy improbable que lo haga ahora. Entre otras razones, por la importante posición del jeque y las relaciones que Dubái mantiene con las potencias occidentales, los Estados Unidos y el Reino Unido, principalmente. Las Fuerzas Aéreas Británicas utilizan instalaciones militares de los Emiratos como bases operativas, David Cameron visitó Dubái mientras era primer ministro del Reino Unido (2010-2016) y, además, el jeque, al que se ha podido ver de vez en cuando en compañía de la reina de Inglaterra, es una destacada figura en el mundo de las carreras de caballos, igual que Isabel II. De hecho, la reina le hizo una visita en 2010.

Los comportamientos presuntamente criminales del jeque, de 71 años, salieron finalmente a la luz después de que Haya de Jordania huyera al Reino Unido en 2019 con las dos hijas que ha tenido con él y denunciara que abandonaba el emirato porque temía por su vida después de haber descubierto el destino de Shamsa y Latifa.

Entonces Haya inició un proceso legal de divorcio y por la custodia de las hijas, de 17 y 11 años. Y fue en esta fase del proceso, mientras Mohammed bin Rashid Al Maktoum intentaba recuperar la custodia de sus hijas, cuando las denuncias de Haya estallaron y salió finalmente a la luz la implicación del primer ministro de los Emiratos Árabes Unidos en los secuestros. Según la sentencia, el jeque también amenazó a su ex mujer: "Nunca estarás segura en el Reino Unido".

A raíz de la demanda de separación de Haya también se supo que Mohammed bin Rashid Al Maktoum pretendía casar a la hija de 17 años, fruto del matrimonio con la princesa de Jordania, con el príncipe heredero de Arabia Saudí, Mohammed bin Salman, el responsable último del asesinato y descuartizamiento del periodista opositor al régimen alauí Jamal Khashoggi.

stats