Internacional 28/02/2021

Robert Riley: “Es necesario que el debate se base en hechos y no en la desinformación”

8 min
Robert Riley
Disponible en:

Robert Riley es abogado y miembro del servicio exterior de los EE.UU. Es cónsul de su país en Barcelona desde agosto de 2018 y en pocos meses se irá a Ginebra para retomar la política multilateral de la nueva diplomacia norteamericana. Antes estuvo en Bielorrusia, Hungría, el Salvador, Colombia y Honduras. El 11 de septiembre de 2001 trabajaba en la Sala de Emergencias de la Casa Blanca para George W. Bush.

Está a punto de abandonar Barcelona. No han sido años fáciles...

— No, han sido años únicos para todos. Como diplomático he podido hacer mi trabajo con las dificultades del momento, sin embargo, aún así, hemos conseguido mucho por la buena relación que tenemos con el gobierno de España y también con el gobierno de Catalunya.

Usted llegó desde Bielorrusia. ¿Cómo definiría la estrategia rusa en el mundo en este momento?

— No es un secreto que hemos tenido relaciones difíciles con Rusia durante muchos años, y mucho de esto está basado en cómo se ha llevado el gobierno de Rusia en Ucrania. Las dificultades también afectan a nuestros socios europeos y tenemos que fortalecer nuestras alianzas.

Fue agregado politicomilitar en la embajada en Madrid. El tema bilateral durante muchos años fueron las bases. ¿Ahora es el islamismo o las telecomunicaciones?

— Las bases siempre han sido muy importantes, pero también las relaciones comerciales, un compromiso mutuo en derechos humanos y promover la prosperidad para los norteamericanos y también los españoles y los europeos. Hay otros temas que han entrado en el escenario, como el 5G y la competición con China combatiendo la pandemia y afrontando fenómenos importantes como la desinformación y el extremismo. Pero tenemos una larga trayectoria de buenas relaciones.

Vivió en Madrid el atentado de Atocha y llegó a Barcelona después del 17-A. ¿El terrorismo ha sido un tema central?

— En cualquier embajada o consulado donde he trabajado, siempre estamos muy enfocados en cuestiones de terrorismo y seguridad pública, porque nos ha afectado a todos, en España, en Francia, en Bélgica, en Inglaterra. Tenemos una muy buena relación con todos los cuerpos policiales aquí en Catalunya y por toda España para asegurar que tengamos la información más actualizada. Es una parte importante de nuestro trabajo mantenernos al día en situación de seguridad, especialmente en terrorismo.

¿Cómo ha sido la cooperación policial y política?

— Excelente. Ha sido un placer para mí y para mi trabajo la colaboración que hemos tenido con los Mossos, con la Guardia Urbana, con la Policía Nacional y con la Guardia Civil, porque tenemos temas que usamos conjuntamente con nuestros amigos en la embajada en Madrid y también con nuestros cuerpos policiales en Washington. No podría estar más contento.

De su currículum me llamó la atención su presencia como senior duty officer en la sala de emergencias de la Casa Blanca. Gracias a la ficción todos hemos visto aquella sala...

— Entré justo en agosto del 2001 y estuve un año, y esto quiere decir que llegué un mes antes del 11 de Septiembre, bajo la presidencia de Bush hijo.

¿Qué recuerda?

— Los dos primeros meses los tengo borrosos en la memoria porque todo pasó tan rápido... Desde casa en Washington oímos el ataque contra el Pentágono. Tenía el día libre pero inmediatamente me fui en bicicleta porque todo el mundo salía de la ciudad. Al llegar a la Casa Blanca me pusieron una escolta policial porque obviamente todo el mundo vigilaba la actividad alrededor de la Casa Blanca. Todo el mundo trabajó de una manera muy profesional, había muchísima actividad y era muy difícil mientras veíamos la dureza de lo que estaba pasando. Creo que salimos más fuertes, más decididos en la lucha contra el terrorismo.

Hablemos del soft power de los EE.UU., los instrumentos diplomáticos, culturales. ¿Ha sido más difícil actuar diplomáticamente en la presidencia de Trump?

— Pues el presidente Trump era diferente, ¿no? Único, un presidente único en varios sentidos. Principalmente, su manera de comunicarse era diferente, como todos sabemos. Le gustaba usar Twitter con mucha frecuencia y tenía un tono muy suyo. Como dijo el ex secretario de Estado Tillerson, el presidente era su mejor portavoz. Como diplomático de carrera estoy muy comprometido en representar a todos los presidentes, todas las administraciones, he trabajado con presidentes republicanos, demócratas, y esto es lo que hice con el presidente Trump. Pero, ¿sabes qué? Seré muy honesto: siempre me ha molestado cuando hablamos del estilo del presidente Trump y del America first. Durante 25 años he estado trabajando por el America first, mis colegas también, y ustedes aquí en este país tendrían que estar exigiendo que los diplomáticos trabajen también por España primero, o en Francia, Francia primero. Mi trabajo no es trabajar para promover los intereses de Canadá ni de México ni de Alemania, pero lo que podemos hacer, para mí, es trabajar mucho más juntos porque todos ganamos, colaborando más, hablando de una manera más educada. Como abogado y como diplomático he aprendido que nunca ganamos nada insultando al otro, humillando a otra persona, minimizando a otra persona, dañando la dignidad de la otra persona, y, de hecho, siempre está el coste a largo plazo. Yo creo que por eso en sus primeros días el presidente Biden nos dijo a los empleados del gobierno que no tolerará faltas de respeto o a la dignidad entre nosotros, y yo creo que era una declaración muy importante por parte suya.

Una de las primeras frases del presidente Biden fue “América y la diplomacia han vuelto”, y usted justamente se va a Ginebra, a la ONU. ¿Será uno de los protagonistas del retorno a la multilateralidad?

— Sí, y bien es verdad que es muy emocionante. Es un momento clave para fortalecer las alianzas y también nuestra participación en organizaciones muy importantes como la Organización Mundial de la Salud, la Organización Mundial del Comercio y otras. El presidente Biden ha destacado la importancia de trabajar juntos, el esfuerzo de utilizar nuestras alianzas y de trabajar muy estrechamente con estos socios porque tenemos muchos retos mundiales, y podemos ganar mucho más trabajando juntos, colaborando, en lugar de intentar hacer cosas solos. No podemos defender los intereses americanos solos, necesitamos a nuestros amigos, necesitamos a nuestros amigos europeos especialmente. Es por eso que estaré en Ginebra.

¿Puede confiar Europa en el compromiso con el cambio climático?

— Hace una semana que oficialmente hemos vuelto al grupo del Acuerdo de París, y el nombramiento del ex secretario de Estado John Kerry es una muestra muy importante del compromiso del presidente. Podemos ser mucho más eficaces juntos que cada uno por su lado.

¿Hay un punto de no regreso en el freno a la globalización?

— Es un tema supremamente complicado y hay muchas definiciones diferentes. El mundo se ha hecho mucho más pequeño, la tecnología está aquí para siempre jamás, para mi trabajo, para el tuyo, y bien es verdad que nos ha traído muchísimas oportunidades. Pero el que los EE.UU. harán conjuntamente con nuestros socios es intentar promover la prosperidad para todos en este contexto, porque la globalización también tiene que ver con el movimiento de trabajos y quienes hace qué tipo de trabajo más eficaz. No lo haremos sólo, lo haremos con nuestros amigos europeos, formamos la tercera parte del comercio mundial y, por lo tanto, tenemos que cooperar, tenemos que colaborar.

¿La desinformación pone en peligro la democracia?

— Yo creo que sí, pero también hay esperanza. En primer lugar, por el trabajo que tú y tus colegas hacéis en el periodismo profesional, combatiendo la desinformación, que está por todas partes y es un peligro. Nosotros hemos iniciado varios programas para promover la educación mediática y combatir la desinformación, precisamente porque tiene que ver con la polarización aquí y en todas partes, en mi propio país. El debate político es importante, un debate profundo es importante, pero necesitamos que el debate se base en hechos, no en la desinformación, y hay extremistas en todo el mundo aprovechando la desinformación con herramientas para promover las propias agendas basadas en mentiras, no en hechos.

¿Cómo se alfabetiza informativamente la sociedad?

— Hay que empezar temprano, en las escuelas, con los estudiantes, lo veo en mis propios hijos. No se puede simplemente leer y creer algo porque te hace sentir bien, porque juega con tus emociones. Tenemos que enseñar a utilizar herramientas para detectar la desinformación y estar más atentos. Es sumamente importante tomar nuestras propias decisiones, y la combinación de la política con la emoción es muy fuerte. Les tenemos que enseñar desde jóvenes a detectar, entender y contrastar la información. Soy muy optimista, las mismas herramientas que usan los que están promoviendo la desinformación están disponibles para nosotros.

¿Y cuando son las élites las que promueven la desinformación?

— Tenemos que combatir esto también. Nadie tiene el monopolio de la desinformación.

¿Qué sintió en el asalto al Capitolio?

— Indignación, sobre todo indignación. Fue un día muy difícil para los norteamericanos, un ataque claro contra la democracia, y no solo en los EE.UU., porque aquel edificio para nosotros y para muchos más representa la democracia. Lo mejor es que los congresistas volvieran el mismo día y acabaron el trabajo. Nos recuerda que tenemos que defender la democracia por todas partes, cada día, todos. La tenemos que proteger, defender y cultivar.

¿El presidente instigó aquel acto?

— De esto se encargará el sistema judicial. Tenemos un sistema legal muy sólido. Después de cuatro años de dificultades hemos visto que las instituciones son fuertes y han hecho su trabajo.

¿En los próximos años habrá un descenso de la polarización en los EE.UU. o tiene raíces importantes en temas demográficos, políticos, supremacistas?

— El presidente Biden ha empezado el proceso de curar las heridas, sin embargo, como acabas de decir, esto no nació de la noche a la mañana. Tenemos que mirar no solo las llamas sino también a lo que hay debajo. Creo que hay mucha gente que se siente ignorada y no escuchada, y si hay un grupo de personas que se sienten así, nos toca escuchar, no siempre nos toca estar de acuerdo, o hacer lo que ellos quieren, pero nos toca escuchar. Hasta cierto punto creo que hemos perdido el talento de escuchar. Tenemos que escuchar e involucrar a todo el mundo en las soluciones, incluso en la polarización.

¿Se aceptó tarde la gravedad del coronavirus en los EE.UU.?

— Los datos están mejorando mucho gracias a la vacuna. En los EE.UU. nos enfrentamos a los mismos retos que aquí. Nuestro sistema, muy descentralizado entre los estados, comportó desafíos, pero la parte buena es que ahora con la vacuna estamos mejorando y con la nueva administración volvemos a trabajar internacionalmente. El presidente Biden anunció cuatro billones de dólares para la organización del Covax, para distribuir de una manera equitativa la vacuna en los países más pobres, y yo creo que veremos más colaboración en temas de salud.

Usted obviamente mantiene la versión diplomática sobre Catalunya: asunto interno, España unida... ¿Pero ha conseguido explicar al departamento de Estado la complejidad del problema?

— Quiero creer que sí. Es difícil, porque sí que es un problema complejo, muy complejo, con muchos años de historia. A veces nos toca hacer más diplomacia con nuestros compañeros del departamento de Estado que con las contrapartes en el país donde estamos destinados. Apoyamos a una España fuerte y unida, y para solucionar la situación ustedes aquí tienen un debate fuerte y en profundidad. Con tal que este debate, como en otros temas, sea cívico, yo creo que llegarán a una solución. A veces creo que los de fuera tienen más confianza en la capacidad de la gente de aquí para solucionar sus dificultades que los mismos ciudadanos de aquí. En mi país pasa lo mismo.

¿Le ha sorprendido en algún momento el nivel de civismo del debate en Catalunya?

— Insultar y despreciar nunca suma. Puede hacerte sentir algo mejor en un momento, pero a largo plazo hay un coste siempre, y como ciudadanos tenemos la responsabilidad de exigir un debate cívico a nuestros políticos, les hemos elegido. Tenemos que culpar menos a los políticos y pensar más en nuestro voto y hacer que sea inteligente y cívico. 

stats