Guerra en Ucrania
Internacional 22/09/2022

Protestas en la calle contra la guerra y vuelos agotados para marcharse del país

"Tengo mucho miedo, pueden llamar a mi marido", dice una ama de casa de Moscú

3 min
Agentes del orden rusos detienen a hombres durante una manifestación no sancionada, después de que activistas de la oposición llamaran a protestas en la calle contra la movilización de los reservistas ordenada por el presidente Vladimir Putin, en Moscú, Rusia, el 21 de septiembre de 2022.

Barcelona"Tengo mucho miedo. Pueden llamar a mi marido, que había servido en el ejército. En Rusia puede pasar de todo. Nos están apartando de nuestros seres queridos", lamenta una ama de casa de Moscú de 35 años que pide que no demos su nombre. Y es que la orden de movilización dictada por Vladímir Putin ha traído la guerra de Ucrania a las casas de Rusia. Este miércoles, al levantarse, millones de rusos se han dado cuenta de que quizás les tocará participar en la invasión, después de siete meses en los que han intentado ignorarla.

Aunque en su mensaje televisado el presidente ruso ha hablado de una movilización "parcial", limitada a reservistas con experiencia de combate, el hecho es que el texto del decreto del Kremlin no prevé ningún otro eximente que la edad, los problemas de salud o tener una condena de prisión. Todo el mundo corre el riesgo de tener que ir al frente o de ver cómo envían a un ser querido, quizás con la excepción de los que tienen suficiente dinero como para engordar los bolsillos de funcionarios corruptos.

Cuando le preguntamos qué opina del discurso de Putin, no se muerde la lengua: "Ya estoy cansada, porque siempre es lo mismo, que tenemos que combatir a los nazis y a la OTAN, pero la realidad es que hasta el 24 de febrero vivíamos en paz y nadie nos amenazaba", continúa la mujer. Y confiesa que está intentando marcharse de Rusia, pero que no sabe cómo: no tiene a nadie afuera, Europa ha cerrado las fronteras y "los billetes de avión a Turquía tienen un coste astronómico". Desde que el jueves se hizo público que Putin haría un discurso televisado, se dispararon en Rusia las búsquedas en Google con la frase "cómo salir de Rusia".

Los agentes de policía detienen a manifestantes en San Petersburgo el 21 de septiembre de 2022, después de los llamamientos a protestar contra la movilización parcial anunciada por el presidente Vladimir Putin.

Hasta que no reciban la carta de reclutamiento, los posibles candidatos no tienen prohibida la salida del país y muchos han aprovechado la oportunidad. La mayoría de países europeos han cerrado sus fronteras terrestres a los rusos y las opciones para huir son limitadas. Además, los que lo hagan se exponen a una condena por deserción si no responden al llamamiento del Kremlin.

Minutos después del discurso era imposible encontrar lugar en un vuelo desde Moscú a Georgia, Turquía o Armenia, tres países que no exigen visado a los ciudadanos rusos. En cuestión de horas, los vuelos directos en Azerbaiyán, Kazajistán, Uzbekistán o Kirguistán también se llenaron. Los vuelos más baratos de Moscú a Dubai, que en condiciones normales no cuestan más de 200 euros, se habían disparado a 1.200.

"No a la guerra"

El opositor ruso Aleksei Navalny ha acusado a Putin de querer "manchar con sangre a centenares de miles de personas". En un vídeo grabado desde la prisión y publicado en las redes sociales, ha lamentado que "esta guerra criminal se está agravando y Putin intenta involucrar al mayor número de gente posible".

Miles de personas han salido a las calles de varias ciudades de Rusia a protestar contra el reclutamiento masivo. Según el observatorio OVD-info, que monitoriza la represión policial, al menos 1.400 personas en un total de 34 ciudades ya han sido detenidas por haber participado en las protestas. En las calles de San Petersburgo y Moscú se están oyendo lemas como "No a la guerra" o "Queremos vivos a nuestros hijos".

Un fotógrafo que vive en una ciudad pequeña y que también pide el anonimato confiesa que tiene miedo: "La perspectiva de que la guerra se agrave me asusta y creo que tendrían que sentarse a la mesa de negociaciones". Él no se plantea marcharse del país a pesar de que no tiene ninguna gana de ir a la guerra: "¿Ir dónde? Todo el mundo ya tiene sus problemas, solo faltamos nosotros".

Pero, claro, también hay gente que se muestra dispuesta a dejarse la piel en nombre de la patria. "Si me llaman, iré", proclama un abogado de la ciudad de Cheboksari. Dice que no tiene miedo y asegura que este invierno será "normal".

stats