Internacional 24/02/2021

Un tribunal chino ordena a un hombre indemnizar a su ex esposa por el trabajo doméstico durante el matrimonio

La mujer recibirá 6.375 € por cinco años de trabajo impagado además de una pensión de 255 € al mes por la custodia de los hijos

Javier de la Sotilla
4 min
Las mujeres chinas pasan cerca de cuatro horas al día trabajando en casa sin compensación, 2,5 golpes el tiempo que  dedican los hombres

BarcelonaEs la primera vez que un tribunal chino dictamina una compensación económica motivada por el trabajo doméstico en un caso de divorcio. Durante tres años de matrimonio y dos separados, el hombre, de apellido Chen, se despreocupó de las tareas domésticas así como del cuidado de su hijo, cargando la responsabilidad sobre su mujer, de apellido Wang. En el proceso de divorcio se ha aplicado el nuevo código civil que entró en vigor en el país el mes pasado, que otorga la posibilidad de que las mujeres busquen ser indemnizadas por el valor “intangible” de los trabajos del hogar, así como los cuidados de los hijos y los ancianos.

Así lo ha defendido el juez Feng Miao, que ha explicado en la resolución que si bien habitualmente la separación de bienes en un caso de divorcio tiene que ver con la “propiedad tangible”, el trabajo doméstico también se tiene que incluir en la ecuación, puesto que “por ejemplo, puede mejorar las capacidades del marido para lograr el crecimiento personal, individual y académico”. Sobre esta base, el tribunal ha ordenado al hombre el pago de 50.000 yuanes (6.375 €) por el trabajo doméstico durante el matrimonio, además de 2.000 yuanes (255 €) mensuales de pensión por la custodia de los hijos, que se ha otorgado a la madre.

El caso ha generado un gran debate en Weibo, la gran red social de microblogging china, sobre si era adecuado el precedente que creaba este pago y sobre la cuantía del mismo. “Estoy sin palabras, el trabajo a tiempo completo de la mujer está siendo infravalorado. En Pequín, contratar a una niñera por un año cuesta más de 50.000 yuanes”, dijo un usuario. También esta sentencia ha abierto el debate de la desigualdad laboral, que en muchas ocasiones tiene como consecuencia que la mujer se tenga que quedar cuidando de la casa y los hijos mientras el marido va a trabajar.

Según datos de la Organización por la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), las mujeres chinas pasan cerca de cuatro horas al día trabajando en casa sin compensación, 2,5 veces el tiempo que dedican a ello los hombres. Esta cifra es mayor que la media de los países que forman parte de la OCDE, donde el volumen de trabajo doméstico que hacen las mujeres sigue elevado, el doble que los hombres.

En una encuesta realizada en un medio de comunicación chino, Pheonix Weekly, se ha pedido a los espectadores que valoren si consideran la compensación adecuada, inadecuada, demasiado baja o demasiado elevada. Un 94% de los 427.000 que han respondido ha asegurado que le parece bien una compensación, pero que en este caso ha sido demasiada baja, es decir, que subestima el trabajo impagado de las mujeres que se encargan de las labores del hogar y de los cuidados. “Todo el mundo que ha hecho trabajo doméstico” sabe que “no es más fácil que ir a trabajar, muchas veces es todavía más duro”, dijo otra usuaria de Weibo, una plataforma donde muchos perfiles han repetido una expresión que se está volviendo muy popular en el país: “Si quieres mantenerte a ti misma, no te cases ni tengas hijos”.

El primer código civil chino

Un paquete legislativo integral destinado a la protección de los derechos individuales fue aprobado en mayo del año pasado y entró en vigor este enero, y es el primer código civil que adopta la República Popular de la China desde su fundación en 1949. Desde entonces, ha habido cuatro intentos de promulgar este tipo de legislación, y después de seis años de borradores, la pandemia ha acelerado su adopción.

Las medidas cubren, entre otros, asuntos como la propiedad, el matrimonio, la familia y la herencia, y entre las regulaciones más aplaudidas por los expertos se encuentra una ley que facilita el divorcio y mejora las condiciones para las mujeres, una que protege las demandas de acoso sexual y otra que delimita una frontera más clara entre los mercados y el gobierno. El contexto de pandemia, que ha aumentado los divorcios y la desigualdad laboral en cuanto al género, ha sido determinante para que las autoridades chinas se den prisa para crear el código civil.

Pero varios analistas coinciden en que, a pesar de que se trata de un importante paso en la protección de los derechos individuales, su impacto real dependerá de la implementación. En este caso, la primera sentencia que obliga a un hombre a compensar los trabajos domésticos de su ex esposa crea un precedente para juicios futuros.

stats