L'impacte de la pandemia
Internacional 10/02/2021

Von der Leyen reconoce que la UE "confió demasiado en las farmacéuticas"

La presidenta de la Comisión defiende, sin embargo, que no comprar las vacunas de manera conjunta habría fragmentado Europa

3 min
La presidenta de la Comisión  Europea, Ursula Von der Leyen, acompañada de la comisaria de Salud , Stella Kyriakides.

BruselasUrsula von der Leyen ha llegado este miércoles al pleno de la Eurocámara con la lección muy preparada. Ya se había reunido antes a puerta cerrada con la mayoría de los grupos políticos y sabía qué querían oír. Así que, después de su peor semana al frente de la Comisión Europea por la gestión de la campaña de vacunación, ha hecho autocrítica y les ha regalado unos cuantos gestos. "Fuimos tarde en la autorización, fuimos demasiados optimistas en cuanto a la producción masiva y,  quizás, confiamos demasiado en que las farmacéuticas nos entregarían las dosis a tiempo", ha reconocido al poco de arrancar su discurso.

En la carrera para inmunizar masivamente a la población, los Estados Unidos, Rusia y el Reino Unido han avanzado a la Unión Europea, que, como ha reconocido Von der Leyen, empezó más tarde porque esperó a que la Agencia Europea del Medicamento (EMA) diera el visto bueno a las vacunas antes de ponerlas en circulación. "Confiamos en la EMA y esto significa que la aprobación obliga a esperar tres o cuatro semanas más, pero esto es clave para garantizar seguridad y generar confianza", ha reivindicado. Este discurso, sin embargo, no ha cuajado en la batalla por el relato. La EMA ha recibido presiones de gobiernos y de la Comisión, según correos electrónicos filtrados a varios medios y, además, la propia Von der Leyen ha dicho que la comisaria de Salud, Stella Kyriakides, trabajará para mejorar el marco regulador y acelerar los procesos de la EMA.

Exigencias a las farmacéuticas

Von der Leyen ha combinado la autocrítica con varias reivindicaciones ante las farmacéuticas para que cumplan los acuerdos pactados. Después de la guerra abierta con AstraZeneca, la UE admite errores de estrategia pero también reivindica su enfoque y la necesidad de que el sector cumpla: "No me puedo ni imaginar qué habría pasado si solo unos cuantos estados hubieran ido deprisa y el resto se hubieran quedado sin nada. Habría sido el fin de nuestra comunidad", ha asegurado para defender que Bruselas haya centralizado la compra de vacunas para toda la UE.

Y también ha recordado a las farmacéuticas que tienen que cumplir: "Europa está siempre dispuesta a ayudar, pero insistimos en la parte que nos corresponde de manera justa". La alemana, médico de formación, ha reconocido que Europa se centró en el desarrollo de la vacuna, "subestimando" las dificultades de conseguir producir masivamente miles de millones de vacunas en meses, un proceso que normalmente tarda años. Ahora bien, si la ciencia ha podido hacerlo, las farmacéuticas también se tienen que poner las pilas, ha dicho: "La industria se tiene que adaptar al ritmo de la ciencia".

Para asegurarse de que las empresas farmacéuticas no incumplirían como ha pasado con AstraZeneca, la Comisión de Von der Leyen puso en marcha un mecanismo para controlar las exportaciones de vacunas que acabó provocando un conflicto diplomático con el Reino Unido e Irlanda porque torpedinaba el complicado acuerdo del Brexit instaurando controles en la frontera irlandesa. "Cometimos errores en el proceso que llevó a la decisión y lo lamento profundamente, pero al final funcionó", ha asegurado también.

La falta de transparencia

La otra gran crítica de la Eurocámara y la sociedad civil a la Comisión Europea en la gestión de la compra de vacunas es la falta de transparencia. Bruselas ha centralizado a través de un comité de expertos de los estados la negociación con las empresas del sector pero solo ha hecho públicos algunos contratos censurados (ayer publicó el de Sanofi sin anunciarlo) después de la presión de los grupos parlamentarios. Aún así, las informaciones todavía esconden los calendarios de distribución, los precios y algunos aspectos clave de la responsabilidad de las empresas, cosa que hace difícil saber hasta qué punto las compañías cumplen los acuerdos.

Von der Leyen ha resuelto este punto anunciando a la Eurocámara un "grupo de contacto" entre el Parlamento Europeo y la Comisión para "asegurar que se puede hacer un escrutinio de todos los contratos firmados". Y ha concluido: "Sabemos que la confianza necesita transparencia". Aún así, Von der Leyen se ha marchado sin responder a las interpelaciones de los eurodiputados.

El 70% de población vacunada

Dicho todo esto, Von der Leyen ha asegurado que se han aprendido las lecciones y que la UE trabajará al máximo para conseguir que se cumpla el objetivo de haber vacunado a un 70% de la población adulta en verano. Ciertamente, la mayoría de países europeos han acelerado desde que han empezado a llegar las dosis y la previsión de Bruselas es que lleguen 300 millones más el segundo trimestre del año. Aún así, tendría que funcionar todo bien y sin nuevas trabas para que se llegue al objetivo. Por ahora, el horizonte más optimista pasa por que se haya vacunado alrededor de la mitad de la población antes de junio.

stats