Media 04/03/2022

El periodista Pablo González, acusado de espionaje por Polonia

El reportero fue detenido cuando se encontraba cubriendo la guerra de Ucrania

2 min
Pablo González, en una imagen de su Twitter

BarcelonaEl periodista Pablo González, que lleva cuatro días detenido, ha sido acusado de espionaje por parte de Polonia, país donde se encontraba cubriendo la guerra de Ucrania. El reportero, que trabaja para medios como La Sexta, el diario vasco Gara y Público, fue detenido este lunes por parte de las autoridades polacas cuando salía del hotel donde estaba alojado y se dirigía a cubrir la llegada de refugiados a Rzeszów, cerca de la frontera con Ucrania. Hasta hoy no se han hecho públicos los motivos de la detención.

El abogado Gonzalo Boye, que lleva su defensa, ha explicado a través de las redes sociales que hoy el consulado de España en Polonia les ha informado de los cargos de los cuales se acusa al periodista, un delito de espionaje tipificado en el artículo 130, apartado 1, del Código Penal polaco. Este artículo especifica que cualquier persona que participe en actividades de servicios de inteligencia extranjeros contra Polonia estará sujeta a una pena de prisión de entre uno y diez años. El consulado también ha informado que González se encuentra en la prisión de Rzeszów.

Boye ha pedido al cónsul de España que conceda al periodista "protección diplomática lo antes posible" para favorecer su puesta en libertad con el reportero sano y salvo.

Reporteros Sin Fronteras ha denunciado que González no ha tenido acceso a su abogado, hecho que constituye una violación de sus derechos fundamentales. "Pedimos que se expliquen los motivos de su detención, que se garantice su seguridad y que se le dé acceso inmediato a su abogado y a los servicios del consulado español", piden. El abogado de González asegura que ha sido interrogado sin su presencia y que este hecho solo "puede tener como finalidad doblegar su voluntad con objetivos desconocidos".

González, especializado en información sobre los países postsoviéticos, también fue interrogado el 6 de febrero por los servicios de seguridad ucranianos, que lo acusaron de "prorruso" y lo instaron a abandonar el país.

stats