Media 18/06/2021

'Physical', insatisfacción femenina a ritmo de aeróbic

La nueva serie de AppleTV+ explica la historia de una ama de casa que encuentra en el ejercicio una vía de empoderamiento

3 min
Rose Byrne es la Sheila, una mujer que se convierte en una gurú de la aerobic

Los primeros cinco minutos de Physical, que se estrena este viernes, dejan claro que la nueva serie de AppleTV+ está hecha para que Rose Byrne brille. La australiana quizás no es un nombre conocido por el gran público pero hace tiempo que se ganó un lugar en la industria gracias a sus papeles en películas como La boda de mi mejor amiga o la serie Mrs. America, donde interpretaba a la periodista feminista Gloria Steinem. En la nueva dramedia, Byrne es Sheila, una ama de casa insatisfecha en los 80: vive torturada por la ansiedad y un trastorno alimentario que la lleva a esconderse en moteles de carretera donde ingiere grandes cantidades de fast food que acaba vomitando. El descubrimiento del mundo del fluorescente del aeróbic le hace iniciar un viaje en busca de poder más allá de las paredes de su casa.

"Conocemos a Sheila cuando está en medio de una crisis silenciosa. Lleva tiempo luchando contra una enfermedad que la avergüenza. Vive un matrimonio increíblemente disfuncional. Tiene una actitud ambivalente respecto a la maternidad, por decirlo suavemente. Las primeras veces que la vemos está teniendo una conversación terrible con ella misma", explica Byrne en el New York Times. Sheila está obsesionada con su apariencia y se compara constantemente con las mujeres de su alrededor, a las que desprecia sistemáticamente, siempre a través de un cruel monólogo interior en el que las insulta y las degrada igual que hace con ella misma. Si durante años nos acostumbramos a los antihéroes que poblaban las series, la protagonista de Physical es un ejemplo de cómo la ficción ha virado ahora hacia las antiheroínas. Sheila sufre mucho, pero escuchando sus pensamientos se hace difícil quererla.

Parte de las experiencias de Sheila se basan en las de la creadora de la serie, Annie Weisman, que trabajó en Mujeres desesperadas y que durante mucho tiempo luchó contra un trastorno alimentario. La serie, que se mueve en el género de la comedia negra, explora la presión externa que sienten las mujeres para adaptarse a un cánones estéticos determinados y también la presión que ellas se autoinfligen. Weisman explica que se dio cuenta de que en todos sus años de carrera no había escrito nunca sobre algunos de los secretos que la avergonzaban más, como por ejemplo el trastorno que sufrió durante décadas. "No lo he visto nunca retratado tal como yo lo experimenté: una enfermedad peligrosa, difícil y secreta. Me marché un fin de semana, me senté bajo un árbol y me eché a llorar. Y después empecé a escribir", recuerda. Byrne asegura que es un tipo de enfermedad que no se suele mostrar en pantalla y que la serie puede ser una oportunidad para empezar a hablar de ella.

Una nueva Jane Fonda

Mucho antes de que existieran las clases de deporte online existían los VHS de aeróbic protagonizados por Jane Fonda. La fascinación por este tipo de gimnasia convertirá a Sheila en una reina del aeróbic y de ese estilo de vida, con programa propio. "Cuando Sheila descubre el aeróbic se convierte en una manera de conectar con su cuerpo; es un antídoto contra muchos de los valores que están incentivando su trastorno alimentario", detalla Weisman.

Transformar a Sheila en una gurú del aeróbic obligó a Rose Byrne a volver a los años en los que ella misma hacía ejercicio a su casa con los vídeos que Cindy Crawford popularizó en los 90. "Esa era toda la relación que yo tenía con el aeróbic hasta que empecé a entrenar con la coreógrafa de la serie, Jennifer Hamilton. Es adictivo, te da una gran energía. Acabé entendiendo que se trata de una cosa puramente física. Hablando con gente de esa época, me decían que era como una especie de culto", explica la actriz, que confiesa que es un tipo de ejercicio para el que no tiene mucha destreza. "Soy descoordinada, no soy bailarina. Esencialmente, soy bastante vaga", dice.

La creadora de la serie asegura que una de sus preocupaciones era explicar la historia de Sheila siempre desde un punto de vista femenino. "Ha sido realmente importante para nosotros y para nuestro equipo que la imagen de la serie y la perspectiva tuviera un punto de vista femenino. Estoy orgullosa de decir que somos un equipo dominado por mujeres, tanto detrás de las cámaras como delante. Tenemos tendencia a ser más las que miramos que las que somos miradas", remarca la creadora.

El título de la serie es un guiño a la canción del mismo nombre que Olivia Newton-John publicó en 1981. En el videoclip de promoción, que recoge la estética de los 80 que imita la serie, la popular protagonista de Grease aparecía vestida como una instructora de aeróbic que intentaba motivar a un grupo de hombres gordos a hacer ejercicio.

stats