Periodista, publica 'Rússia, l'escenari més gran del món'
Media 13/12/2021

Manel Alías: "Rusia ha jugado con el Procés muy descaradamente"

9 min
El periodista de Tv3 Manel Alías, en Barcelona la semana pasada

BarcelonaManel Alías (Berga, 1977) ha sido, durante siete años, el puente de TV3 con Rusia. El periodista ha vuelto ahora a la redacción de Barcelona para quedarse una buena temporada y ha volcado sus experiencias rusas en el libro Rússia, l'escenari més gran del món (Ara Llibres). Hablamos con él de las vivencias personales y profesionales en uno de los países más poderosos del mundo.

¿Qué te llevó a irte a Rusia?

— Quería tener la experiencia de vivir en otro país. Estaba esperando que saliera una corresponsalía. Pensaba sobre todo en Londres, pero cuando esperaba la vacante recibimos un correo que decía que abrían oficina de radio y televisión en Moscú. Recuerdo que lo cerré inmediatamente y pensé que no me iría nunca a Rusia. Pero al día siguiente ya me desperté con muchas ganas de ir. No sé explicar el porqué. La idea de Rusia siempre ha sido poderosa para mí. Tiene mucha fuerza, es un lugar mitológico.

¿Habías estado antes?

— Una vez, en un viaje de diez días en 2003. Me había gustado mucho. A veces los lugares no tienen que ser bonitos o que todo funcione bien para encontrarlos interesantes. Pero ir como turista me dio ideas muy equivocadas. Los códigos culturales son diferentes, y más en aquella época, que nadie hablaba inglés. Ahora esto está cambiando.

Te plantaste allí sin hablar el idioma.

— Sin conocer a nadie y sin hablar ruso. Estaba muy mal preparado, eso es un error. Me lancé a la piscina y sufrí mucho. No es manera de trabajar como periodista llegar a un lugar sin hablar la lengua. Tenía un traductor a disposición, pero había otras muchas barreras que se me resistían. He tenido que hacer un esfuerzo muy grande para tener herramientas y poder hacer bien mi trabajo. Aun así, no he llegado nunca a hablar bien el ruso, eso es casi imposible.

¿Cómo es hacer periodismo en Rusia?

— El buen periodismo es siempre igual: una buena historia dirigida a su público, que se entienda bien y que se pueda interpretar bien. Lo que cambia son el contexto y las barreras. En Barcelona hacía temas de educación. Si llamaba al departamento, se ponían a correr para atenderme, casi estaban obligados a responderme. Para el Kremlin, TV3 es una pulga insignificante. Ya puedo pedir mil entrevistas, que no me las darán. He sufrido la falta de acceso a información oficial, más allá de la que ellos me daban. Eso es un impedimento muy fuerte, porque yo quería contrastar y repreguntar.

¿Estas limitaciones son para la prensa en general o TV3 en particular?

— Es una combinación de factores. Por un lado, si tienen que comunicar algo a un medio extranjero, normalmente escogen la CNN o la BBC. Por el otro, el Kremlin está acostumbrado a tener un altavoz que propague sus ideas. Esto es lo que hacen los grandes medios rusos. Saben que nosotros estamos acostumbrados a otro tipo de diálogo periodístico y no les interesa. 

¿El Kremlin se ha quejado alguna vez del trabajo que hacías?

— No. Cuando llegas a Rusia empiezas a ver fantasmas por todas partes. ¿Me están espiando? ¿Me están siguiendo? Una parte puede ser fundamentada y otra puede ser totalmente peliculera. Todos conocemos Rusia a través de películas, la Guerra Fría, Putin, pero la conocemos de manera muy distorsionada. Cuando llegué sabía que no había libertad de prensa ni de manifestación, y lo noté en dos segundos. Los primeros reportajes que hice eran bastante críticos. No los cambié, pero esperaba a ver por dónde llegaría el garrotazo. No pasó nunca nada. Sé que muchas de las informaciones que he hecho las controlaban y me imagino que unas cuantas no les han gustado, a pesar de que mi trabajo siempre ha estado basado en hechos. Pero no ha pasado nunca que explícitamente me hayan intentado poner límites o asustarme.

¿Cuáles son los tópicos de los rusos que se desmontan cuando llegas al país?

— Todos los tópicos son verdad, pero son una parte de la verdad que se tiene que completar. ¿Los rusos son gente fría? Hablemos de ello. Para mí son mucho más cariñosos y apasionados que nosotros. Si un ruso te tiene que ayudar hasta la muerte, te ayudará. Esta ayuda, aprecio y apertura los he notado intensamente. Hay cosas que se van aprendiendo poco a poco. Por ejemplo, tú y yo cuando nos hemos encontrado no nos conocíamos de nada y nos hemos sonreído. Si a un ruso le sonrío de entrada, pensará que me estoy riendo de él. También pensará que nosotros somos muy sucios cuando entramos en casa sin quitarnos los zapatos. Es un código que se tiene que ir descifrando poco a poco.

Otro de los tópicos recurrentes es el consumo de alcohol.

— El problema es que beben una graduación más alta. Cuando nosotros bebemos cerveza o vino, ellos beben vodka. Es un consumo que está mucho más tapado que aquí, lo hacen dentro de casa, es mucho más problemático socialmente. Es un hábito menos festivo. Si sales un sábado por la noche verás a más gente bebiendo en Catalunya que en Rusia. Lo que pasa es que los que beben tienen un problema más grave.

¿A qué te costó más acostumbrarte?

— Al principio el idioma me sonaba duro y feo. Pensaba que estaban enfadados o que había una pelea muy fuerte y no era así. Los primeros días tuve ideas equivocadas por no haber entendido bien la lengua. Culturalmente, los códigos son mucho más formales que aquí hasta que los conoces bien. Cuando te presentan a alguien de 12 o 13 años ya te tienes que dirigir a ellos de usted. Y si me presentan a una chica no le puedo dar dos besos el primer día, se echará atrás porque estoy invadiendo un espacio que no toca. Ahora bien, al cabo de poco, mi suegra me daba los besos en la boca, no en la mejilla. La aproximación es más fría al principio, pero enseguida se hace mucho más intensa. Es un mundo tan complejo que no tenemos el derecho de juzgarlo en cinco minutos.

¿Cómo has vivido el machismo de la sociedad rusa?

— Los primeros meses me costaba la relación con las mujeres, me atribuían un rol que yo no quería. Cuando conocí a mi compañera, ella tenía un hijo de siete años, Prókhor. En 2019 tuvimos otro hijo, Pau. Con Prókhor me impliqué mucho, lo considero hijo mío y lo llevaba a menudo a la escuela. Hicimos una reunión de padres porque al año siguiente les tocaba escoger entre ética, religión o historia de la religión. Quería estar para intentar influir en que hiciera ética. Primero un cura explicó cómo sería la asignatura de religión y después llegó el momento de ética. Todo era cuestionable. Se dijo que los ayudarían a ser personas en su entorno social y pusieron ejemplos como, si es la hora de comer, una vez la niña haya preparado la mesa, el niño tiene que saber acercarle la silla para sentarse. Me quedé de piedra.

¿Qué papel se espera de los hombres?

— El hombre es un macho protector de la mujer. Tiene que ser quien tome las decisiones de la casa y le toca llevar el sueldo. Llegó un punto en el que yo mismo provocaba determinadas conversaciones para no quedar encallado en ciertos puntos. Explicaba muy rápido que tenía muchos amigos gays, y la reacción, muchas veces, era casi violenta, angustiosa. Decían: «Espero que eso no nos llegue nunca aquí. Eso no es normal». El suyo es un conservadurismo orgulloso, es el mismo que dibuja Putin.

¿Cómo es Putin?

— He estado muchas veces en la misma sala que Putin, y lo he seguido muchas horas, pero nunca le he podido hacer ni una pregunta. Mantiene mucha distancia con todo y con todo el mundo. Una de las herramientas que tiene para ser un dirigente tan influyente en el mundo es dar miedo. Tiene armas de destrucción heredadas de la Unión Soviética, solo los Estados Unidos le hacen sombra, y ha modernizado las fuerzas armadas. El poder de Putin es que da la sensación de que si lo molestaran muy cerca, actuaría. Su filosofía de poder es mantener el poder. Con eso es muy habilidoso. Hace 20 años de su régimen y no hay fisuras. Ni siquiera en su entorno hay alguien que le haya hecho la cama. La oposición está anulada. Tiene el sistema judicial controlado de arriba abajo, la policía y los servicios secretos controlados y una capa de la población que realmente se lo cree. Tal como está montado ahora, en Rusia no hay ninguna posibilidad de que alguien le gane unas elecciones.

¿Estará Putin al frente de Rusia muchos años?

— Hasta que él quiera. El final de Putin es imprevisible y solo él sabe exactamente cómo será. Pero la gran pregunta es: Y después de Putin, ¿qué?

El periodista Manel Alías en Barcelona

Uno de los temas por los que Rusia ha sido noticia son los envenenamientos a opositores de Putin. ¿Cómo lo has vivido?

— A veces las noticias sobre Rusia se exageran. Y no hay que exagerar, porque lo que pasa realmente ya es lo suficientemente bestia. He tenido la oportunidad de hacer alguna pregunta a Aleksei Navalni, que después fue envenenado, y a Vladímir Kará-Murzá, a quien entrevisté después de ser envenenado. También entrevisté a un científico que participó en el programa secreto de la Unión Soviética para crear el Novichok, con el que se ha envenenado a varias personas. Cuando él trabajaba ahí no sabía exactamente cómo se utilizaría este veneno, pero conoce la sustancia porque la ha ayudado a fabricar con un programa secreto. En el caso de Aleksandr Litvinenko, que murió envenenado, se usó Polonio 210. Una vez ingerido, tardas un tiempo en notarlo, pero tienes la muerte asegurada. Es imposible que te salven, pero como es una muerte retardada, hay tiempo para investigarla. Ahora están probando el Novichok porque actúa diferente, te mata y desaparece el rastro. Cuando hablas con esta gente, todo indica que han sido envenenados. Ha habido investigaciones periodísticas muy bien hechas que apuntan a que lo han hecho servicios secretos determinados, que volaban en los mismos vuelos o similares a los que usaron Navalni o Kará-Murzá. Los iban siguiendo hasta que tenían la oportunidad de ponerles la sustancia en la bebida o en los calzoncillos. Pero yo no titularé nunca que Putin ordena estos envenenamientos, porque no tengo manera de confirmarlo.

Se habló de la injerencia rusa con el Procés independentista . ¿Cómo se ha visto desde allí?

— Con el Procés ha jugado todo el mundo. Rusia lo ha usado, pero la Catalunya independentista y la España antiindependentista también han usado a Rusia. Al Kremlin le interesó mucho porque es un conflicto dentro de la Unión Europea. Todo lo que sea dar la sensación de que en la Unión Europea hay caos y que en Rusia hay control y estabilidad le va muy bien. Rusia ha jugado con ello muy descaradamente. Un ejemplo: en Rusia no se pueden hacer manifestaciones. La gente se concentra de pie, en silencio. Como no tienen permiso, saben que los detendrán. Yo he estado en concentraciones en el centro de Moscú con mil detenidos, y he visto cómo los canales estatales, incluso el 24 horas, ni lo enseñaban. Este mismo canal tenía una ventana abierta con los contenedores ardiendo en Barcelona continuamente mientras explicaba otras cosas. Les interesan más las protestas de fuera que las de dentro, cuando una de las normas básicas del periodismo es que, cuanto más cerca, más te interesa.

Desde Catalunya y España también se ha vinculado a Rusia con el Procés.

— Los antiindependentistas han querido exagerar la intervención rusa a favor de la independencia, diciendo que el independentismo es un movimiento tan perverso que incluso tiene a los rusos a favor. La predisposición que veía de los antiindependentistas para decir que incluso la malvada Rusia ayudaba a Catalunya era tan descarada que las informaciones no se sostenían. Y en cuanto a los independentistas, poco favor hacen a ningún movimiento que se quiera llamar libre y democrático diciendo que aquí estamos como en Rusia. Para mí es inconcebible. Quien me diga que en Catalunya estamos como en Rusia, quiere decir que no conoce nada de Rusia y que a cambio de esta idea es capaz de decir cualquier mentira más. Lo he oído tantas veces, simplemente para perseguir la idea, supongo, de que España es muy malvada... Todo esto se ha dicho desde la opinión popular, pero también desde el periodismo. Me decepciona tanto que a veces saldría del club periodístico. No tengo ningún interés en compartir profesión si tiene que ser así.

Has vuelto a Barcelona. ¿Cuáles son tus planes profesionales a partir de ahora?

— Tengo oposiciones a redactor de informativos. Cuando me fui estaba en la sección de Sociedad y ahora que he vuelto he aterrizado en Internacional. No soy un enfermo del trabajo. Me gusta hacerlo bien, pero también desconectar, y estos últimos siete años no lo he podido hacer. Ahora que tengo a mi familia rusa aquí, quiero rebajar horas de trabajo y tener tiempo con ellos. Vengo de estar un fin de semana sin teléfono. He disfrutado tanto que ahora quiero eso. No tengo grandes ambiciones. Es un trabajo muy bonito y me considero un privilegiado, pero no quiero dedicarle 13 horas al día.

stats