Misc 25/04/2017

El 'Catalá Gate'

Las grabaciones a Ignacio González apuntan al ministro de Justicia

Ernesto Ekaizer
4 min
El ministre de Justícia, Rafael Catalá / EFE

MadridLas conversaciones grabadas con autorización judicial entre Ignacio González y sus interlocutores –Eduardo Zaplana y el empresario y presidente del Atlético de Madrid Enrique Cerezo-, así como los mensajes de sms intercambiados entre el ex presidente de la Comunidad de Madrid y el ministro de Justicia Rafael Catalá, son piezas que permiten armar el puzle de la política judicial del Gobierno de Mariano Rajoy nada más comenzar esta legislatura.

Esas conversaciones, según ha confirmado ARA, tuvieron lugar en distintos meses de 2016. Todas ellas giran en torno a la preocupación de González por la pesquisas sobre el ático que primero alquiló y luego, una vez iniciada la investigación, aparentemente compró en Marbella. Durante cierto tiempo, en 2012, esas indagaciones fueron frenadas por el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, y el director general de la Policía, Ignacio Cosidó.

Pero el bloqueo no pudo impedir la judicialización en un juzgado de Estepona de la investigación. Varios policías, entre ellos el que fuera Comisario General de Policía Judicial, Enrique Rodríguez Ulla, denunciaron ese intento de obstrucción de sus superiores cuando se hicieron distintos intentos de reunir las primeras informaciones sobre el ático de Marbella.

Las conversaciones entre González y Enrique Cerezo, quien presentó al testaferro –Rudy Valner, residente en Estados Unidos-quien habría vendido el ático que primero alquiló González, revelan la desesperación del ex presidente de la Comunidad de Madrid

Enrique Cerezo: "Joder macho, pero y 'tos estos', ¿qué dicen? Que el juez es el juez, y que no hace nada, que no se puede hacer nada.

Ignacio González: "Exactamente, no, yo ya les he dicho: Mira yo ya estoy hasta los cojones, o sea, decidme… ¿aquí qué queda, pegarle dos tiros a la juez? ¿Qué alternativas tengo? [...]

Pero quizá sea más reveladora de lo que sabe y quiere Ignacio González la conversación con su amigo, el ex ministro Eduardo Zaplana.

Eduardo Zaplana: "El problema está en la instrucción, Nacho… es que aquí no manda nadie".

Ignacio González: "Vamos a ver, Eduardo. Tenemos el Gobierno, el Ministerio de Justicia, no sé qué y tal, y escucha: tenemos a un juez que está provisional… Tú lo asciendes… Yo le digo: A ver, venga usted 'pa acá'. ¿Cuál es la plaza que le toca? ¿Onteniente?’ A tomar por culo a Onteniente y aquí que venga el titular, que ya me las apañaré con el titular, coño. [...]. Al titular lo quitaron porque era uno que era aparentemente ‘rogelio’… y le dan magistrado de enlace en Londres… no sé, después gana una pasta; o Roma, vive como Dios y el tío no quiere saber nada, claro…"

González está aludiendo a la instrucción del caso Gürtel en el juzgado central de instrucción número 5 de la Audiencia Nacional. El juez provisional al que alude es Pablo Ruz, en comisión de servicios. Comenta González que quien debía asumir como titular era el juez Miguel Carmona, quien marchó a Londres como magistrado de enlace a raíz de una propuesta del ministro de Justicia Alberto Ruiz Gallardón.

Lo que dice es verdad. Ruiz–Gallardón no quería a un juez vinculado a la asociación Jueces para la Democracia en la instrucción de Gürtel. Y Carmona explotó la situación para irse primero a La Haya y después, al fracasar ese destino, obtuvo "una oferta que no podía rechazar": Londres, una plaza que él inauguró. Carmona es el "rogelio", el rojo vaya, del que habla González.

Lo más sabroso viene ahora, un diálogo de noviembre de 2016, tras inaugurarse la legislatura en curso.

Ignacio González: "Vamos a ver, yo creo que a ver si podemos colocar el tema del Fiscal Anticorrupción, ¿sabes? Y… yo creo que va a ser él. Si sale, es cojonudo. Se llama Moix, es un tío… serio y bueno. Hombre, yo no soy quién, pero yo no me corto en decirle a Rafa: 'Oye Rafa…'. ¿Sabes? El aparato del Estado y los medios de comunicación van aparte: o los tienes controlados o estás muerto"

Esta referencia a Rafá (el ministro Catalá) es relevante. Porque también hay un intercambio de sms entre González el 3 de noviembre de 2016 y Catalá en el cual el ministro le desea que "ojalá se cierren pronto los líos".

Esta referencia a los "lios" viene esclarecida por los diálogos entre Cerezo y González. El primero le apunta: "Hablé el otro día con Rafa, que lo estaban mirando, Nacho". Y González asiente porque recibió un mensaje de parte del ministro de Justicia: "Un mensaje encantador".

Las conversaciones del mes de noviembre son claves. Porque es el momento de la elección del fiscal general del Estado. Catalá confirmó el 9 de noviembre a Consuelo Madrigal que sería la fiscal general del Estado. Pero esta posición varió el jueves 10 de noviembre de 2016. Madrigal quería nombrar a un fiscal de su confianza, Alejandro Luzón, fiscal jefe de la Fiscalía Anticorrupción, pero Catalá tenía otro nombre. Adivinan ustedes…: Manuel Moix.

Fue así que el ministro de Justicia optó por José Manuel Maza para fiscal general del Estado y Manuel Moix para Anticorrupción. Lo que ambos hicieron nada más asumir sus cargos ha sido frenar diligencias (sobre Pedro Antonio Sánchez en Murcia) y poner piedra en el camino de la operación del Canal de Isabel II. Estos intentos han volado por los aires.

stats