Misc 18/12/2020

Decálogo para hacer frente a la Navidad en época de pandemia

Propuestas para poder vivir de manera más sostenible y emocionalmente sana estos días en familia

A.f.
3 min
La gestió emocional és cabdal durant aquestes dates

Navidad es una época para compartir con familiares y amigos pero, desgraciadamente, la pandemia provocada por la expansión del covid-19 obliga a vivir estos días de una manera completamente desconocida unas festividades que tienen como eje común el encuentro entre personas. La gestión emocional es uno de los factores clave para estas fechas, a pesar de que tampoco se tienen que obviar factores como el consumo responsable, una problemática que, a pesar de que puede haber quedado eclipsada por la emergencia sanitaria, continúa siendo muy importante para la sostenibilidad del planeta.

A pocos días de la llegada de las fiestas de Navidad, Isabel Torras, profesora de la Facultat d'Educació Social i Treball Social Pere Tarrés-URL; Bet Bartrina, docente de cursos de ocio de la Fundació Pere Tarrés; Verònica Bautista, directora del departamento Petita Infància de la Fundación Pere Tarrés; y Maria Elias, pedagoga y responsable académica del área de animación sociocultural y formadora de cursos de ocio y gestión cultural de la Fundació Pere Tarrés ofrecen un decálogo de consejos para gestionar emocionalmente una época complicada sin dejar de lado nuestro papel en el consumo responsable.

En cuanto a la gestión de las emociones durante estos días, en los que las reuniones familiares se ven limitadas a un número muy reducido de personas, se tiene que tener claro que las soluciones mágicas no existen. Por este motivo, no hacen falta estrategias excepcionales, sino seguir 5 consejos básicos:

Centrarse en esas variables que dependen de uno mismo y no angustiarse por todo aquello que queda fuera de nuestro alcance.

Dialogar con nuestro yo interior y tranquilizarse repitiéndose que es el momento de cuidarse y que, tarde o temprano, todo esto pasará, pero hasta que no pase, lo importante es cuidarnos a nosotros mismos y a las personas de nuestro entorno.

Disfrutar de la compañía de nuestro grupo burbuja. En caso de que haya niños pequeños, procuraremos transmitir alegría y optimismo. Nuestros hijos vivirán estas fiestas tal como nosotros las vivamos.

A pesar de las restricciones, no tenemos que olvidar las tradiciones, así que tenemos que continuar haciendo el pesebre, decorando la casa, enviando postales o cantando villancicos para hacer vivir la Navidad de manera más agradable a todos los que están con nosotros.

No descuidar las relaciones sociales y evitar aislarnos. Es muy positivo que, a pesar de las restricciones sanitarias, continuemos aprovechando las oportunidades de interacción con los demás, aunque sea a través de las pantallas. No tenemos que olvidar que somos seres sociales.

Además, los expertos recuerdan que hay que hacer un consumo responsable por Navidad, y eso significa pensar en el presente y el futuro de las personas que nos rodean y las del mundo entero, de manera más general. Además, en una época en la que carecemos de interacciones sociales, esta situación puede abocarnos a la compra de objetos innecesarios. Así, las expertas de la fundación ofrecen 5 recomendaciones para aplicar los principios del consumo responsable a cada compra que hacemos durante estos días:

Hacer una buena planificación de las comidas para no derrochar la comida y también comprar productos de temporada y de proximidad. Esto también es aplicable a los juguetes que podemos comprar o regalar. Tenemos que hacer una selección de las opciones disponibles y elegir las más seguras y con etiqueta de la CE.

Reducir el consumo de plásticos, no solo de los productos que compramos sino también de bolsas. Por eso es muy recomendable llevar siempre bolsas de tela y, a la hora de comprar juguetes, buscar materiales naturales o bien que lleven pocos envoltorios para generar el mínimo de residuos posible.

Reutilizar los materiales que tenemos por casa para hacer los adornos de Navidad. Ahora que la mascarilla forma parte de nuestro vestuario, una idea puede ser hacer mascarillas de algodón y regalarlas a nuestros seres queridos.

Hacer nuestras compras en el comercio de barrio. Los tenderos necesitan el apoyo del vecindario después de las consecuencias económicas derivadas del cierre de los establecimientos durante el confinamiento y también las medidas más restrictivas de la pandemia. Es por este motivo que Navidad es una época clave para que puedan sobrevivir.

Comprar juguetes que activen la creatividad, no sobrecargar de regalos a los niños y elegir opciones educativas. Pensemos en nuestro papel como educadores cuando vayamos a hacer los encargos de Navidad: que los juguetes activen la creatividad y la imaginación de los niños. También podemos pedir a nuestros hijos que incluyan en su carta regalos para la familia y la casa para fomentar el espíritu de comunidad.

stats