Barça
Misc 24/11/2021

Un defenestrado y un convaleciente dejan a Coutinho con un palmo de narices

Demir y Dembélé pasan por delante del carísimo brasileño en el partido más importante de la temporada

2 min
Philippe Coutinho, al partido de Champions contra Bayern.

BarcelonaLa ovación de la noche en el Camp Nou contra el Benfica se la llevó Ousmane Dembélé, que se reencontraba con la afición del Barça después de muchos meses en la enfermería. La culerada no la tiene en cuenta al extremo francés que todavía no haya renovado y que, después de cuatro años en Barcelona, todavía no haya justificado la millonada que la institución pagó por él en plena urgencia posterior a la fuga de Neymar.

El Mosquito es un hierro al rojo vivo en tiempos de precariedad, un futbolista con alas para abrir el campo, un mandamiento que el nuevo entrenador, Xavi Hernández, no negocia. Cuando faltaban 30 minutos para el silbato final, el técnico egarense lo llamó para que exigiera a un Benfica demasiado cómodo. "Ha arriesgado para jugar. No estaba al 100% y había riesgo de recaída", explicaría después en rueda de prensa. La medida funcionó, pero el marcador no se movió. Para Xavi, tener a Dembélé en plenitud y con contrato en vigor es prioritario: "A ver si puede renovar, porque para mí es fundamental".

El ex del Dortmund, que venía de la lesión y no estaba para grandes esfuerzos, sustituyó a Yusuf Demir, que sorprendió de inicio después de dos meses en galeras. El austríaco reapareció en la alineación en el duelo más importante de la temporada y generó la oportunidad más clara: un chute de parábola que se estrelló en la cruceta de Vlachodimos, el mejor elemento de un Benfica que se fue hacia Lisboa contento con el empate sin goles. Quién sabe si Demir repetirá titularidad dentro de dos semanas en Múnich. Pero lo que sí es seguro es que Xavi le ve posibilidades. Se ajusta más a sus planes que Philippe Coutinho.

Riqui Puig, inédito igualmente

Y es que el brasileño, después de una mala actuación contra el Espanyol, se quedó a cero ante el Benfica a pesar de calentarse un rato tras la banda. No ha sido titular en ningún partido liguero de Campeones –Luuk de Jong, en cambio, lo fue en las tres primeras jornadas– y ya lleva dos partidos inédito –los dos que no ha dirigido Koeman–. De momento, a pesar de las arengas que le dedica Xavi en las comparecencias, Coutinho sigue todavía lejos de plasmar en el césped el astronómico salario que lo sitúa como al jugador mejor pagado de la plantilla. Comparte con Dembélé el sambenito de ser un fichaje muy caro y poco provechoso. Pero, a diferencia del normando, él sí que paga el bajo rendimiento con silbatos.

Contra el Benfica Coutinho no jugó y Riqui Puig tampoco. El vallesano no fue reclamado para oxigenar la medular azulgrana, donde brillaron De Jong, Nico y Gavi. Se hacía ilusiones con la llegada de Xavi al banquillo, pero de momento el técnico prefiere mantener la apuesta de Koeman por centrocampistas de la casa que son bastante más jóvenes que él. Tendrá que seguir trabajando.

stats