El català a Europa

El gobierno español no incluye la votación sobre el catalán en la cumbre europea del 24 de octubre

El Consejo de Asuntos Generales sí prevé un debate sobre la oficialidad de nuevas lenguas, pero sin tomar ninguna decisión

2 min
El ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel Albares, en la entrada del Consejo de Asuntos Generales de la UE.

BruselasLa oficialidad del catalán en la Unión Europea sigue atascada y el Consejo de la UE no prevé que en el próximo Consejo de Asuntos Generales, el 24 de octubre, se decida si se otorga o no ese rango a la lengua catalana, así como al gallego y al euskera. En la agenda de este encuentro, que se celebrará en Luxemburgo, sólo se recoge que se debatirá de nuevo sobre la oficialidad europea de las tres lenguas, cooficiales en España en sus respectivas autonomías, pero no que deba someterse a votación.

Además, este miércoles es el último día en que España, que preside de forma temporal el Consejo de la UE, puede cambiar la agenda del próximo Consejo de Asuntos Generales de la UE sin el visto bueno explícito del resto de socios europeos. Sin embargo, fuentes diplomáticas aseguran al ARA que no se prevé que el gobierno español introduzca ningún cambio este miércoles a última hora. A partir de mañana, si el gobierno español finalmente logra convencer a los Veintisiete antes de la celebración del Consell y quiere modificar la agenda y llevar a votación la oficialidad del catalán, debería contar con la luz verde unánime de los Veintisiete.

Este Consejo, el del 24 de octubre, es la segunda oportunidad de España para conseguir convencer al resto de estados miembros antes de que acabe el plazo máximo (26 de noviembre) para que Pedro Sánchez sea investido, una de las condiciones que ha puesto Junts al PSOE a cambio de su apoyo. La última bala del gobierno español para conseguir la oficialidad del catalán en la UE en los tiempos que exige Junts será en el Consejo de la UE que se celebrará el 15 de noviembre.

En el anterior Consejo de Asuntos Generales de la UE, el del 19 de septiembre, España ya llevó la cuestión a debate por primera vez, pero la gran mayoría de estados miembros pidieron "más tiempo y más información". En este sentido, muchos países instaron al gobierno español a encomendar un estudio a los servicios técnicos del Consejo de la UE para poder analizar a fondo qué implicaciones presupuestarias y jurídicas comportaría la oficialidad de estas tres lenguas.

De momento, no ha trascendido que Madrid haya pedido ningún estudio y, sencillamente, fuentes diplomáticas españolas aseguran al ARA que España sí está tratando de recopilar más información. Ahora bien, cabe recordar que en Bruselas el pedir un informe técnico suele ser la excusa perfecta para tirar el balón hacia adelante. En este caso, también sirve para que los estados tengan más tiempo para calibrar mejor qué consecuencias políticas podría tener la oficialidad del catalán en su casa, porque muchos tienen lenguas minorizadas dentro de sus fronteras y temen que este reconocimiento a las lenguas cooficiales del Estado pueda reavivar las reivindicaciones de estas comunidades lingüísticas.

stats