Misc 04/06/2021

Los millones para evitar la fuga de Ilaix Moriba complican ahora su renovación

Acaba contrato en 2022 y parte de unas condiciones que ya son de jugador profesional

Xavi Hernández Navarro i Quim Salvans
3 min
Ilaix Moriba

BarcelonaLa irrupción de Ilaix Moriba en el primer equipo del Barça ha deslumbrado todo el mundo. Con solo 18 años, el hispanoguineano ha ido ganando importancia en los esquemas de Ronald Koeman en el transcurso de la temporada y esto lo ha consolidado como uno de los jugadores más preciados del conjunto azulgrana. Las buenas actuaciones del centrocampista provocaron que la nueva junta determinara que su renovación era una prioridad, puesto que el contrato del joven azulgrana finaliza el 30 de junio de 2022.

Mateu Alemany y Ramon Planes se preparan para una negociación que no será fácil con Rogon, la agencia alemana que a partir de ahora se ocupa de los asuntos profesionales del jugador. La empresa, con sede en la pequeña ciudad de Frankenthal (Renania), representa también a Roberto Firmino (Liverpool), Julian Draxler (PSG) y Thilo Kehrer (PSG), entre otros jugadores, y se impuso a las propuestas de Jorge Mendes y Rodrigo Messi, que estaban igualmente dispuestos a gestionar el próximo contrato de Ilaix, el primero 100% en la élite. El mediático agente portugués es quien representa ahora a Ansu Fati, que antes se había puesto en manos del hermano de Messi. Así de endogámico es el mundo del fútbol.

Según informó RAC1, el Barça está preocupado por el futuro de Ilaix porque sus nuevos agentes, conscientes de que el futbolista podrá iniciar conversaciones con otros clubes a principios del año que viene, están tensando la negociación con condiciones poco adecuadas a la situación financiera que hay en el Camp Nou. También, como pasa en todos los procesos de renovación, filtran el interés otros equipos para presionar al actual propietario, que en este caso está atado de pies y manos hasta el cambio de ejercicio económico y necesita vaciar la plantilla y liberar masa salarial antes de incluir el nuevo contrato de Ilaix.

El Barça afronta una negociación con un jugador en edad juvenil que hace dos años que está en cifras de profesional. Ilaix tiene una ficha anual millonaria porque el club tuvo que hacer un esfuerzo para evitar que se marchara al Manchester City de la mano de su antiguo agente, el polémico Jonathan Barret, que también se ocupa de los asuntos de Gareth Bale. Escaldado por fugas de talento como las de Jordi Mboula, Eric García o Mate Morey, el expresidente Bartomeu dio órdenes para que el joven hispanoguineano renovara al precio que fuera. Por eso, dado el actual contexto económico, el proceso para asegurar el futuro de Ilaix es más delicado de lo que parece.

Mientras tanto, desde el entorno del jugador sostienen que no hay ninguna negociación en marcha, que no hay prisa en este sentido y que las noticias sobre las altas pretensiones de su nuevo despacho de representación son mensajes que la entidad envía a través de los medios para marcar terreno. Ilaix está ahora mismo de vacaciones, satisfecho con su irrupción en el primer equipo y trabajando para recuperarse del todo de la lesión que se hizo en el tobillo al último partido de Liga en el campo del Eibar. Sabe que se ha ganado una plaza en la primera plantilla para el curso 2021/22.

Wijnaldum, competencia directa

Ahora bien, al joven mediocampista de La Masia no se le escapa que tendrá más competencia si finalmente el Barça se asegura el fichaje de Georginio Wijnaldum, libre de traspaso. El holandés, de 30 años, tiene un perfil físico y llegador que puede restar minutos a Ilaix, que con Koeman acabó siendo la primera opción de refresco para De Jong y Pedri, los dos interiores titulares. Del entrenador dependerá que el hispanoguineano se sienta importante en un momento en el que sus agentes estarán negociando su continuidad. Tendrá que repartir bien las responsabilidades con Wijnaldum, un jugador experimentado y dotado para rendir más a corto plazo.

La de Ilaix será una negociación comprometida en unos meses que estarán marcados por muchos más asuntos para resolver. Laporta se ha centrado los últimos días en anunciar fichajes, pero donde tendrá más trabajo es en el capítulo de bajas y en el de adecuaciones salariales. Tiene que firmar ventas tanto sí como no para salvar las cuentas y tiene que convencer a jugadores con contrato en vigor para que se bajen el sueldo, como Messi, que todo apunta que renovará con condiciones a la baja. Después están las ampliaciones de jugadores con proyección, como Dembélé, que si no aceptan seguir tendrán que marcharse traspasados. Y las mejoras pendientes de los jovencísimos Ilaix, Ansu Fati y Pedri, tres valores que causarían un trauma en caso de pérdida.

stats