Misc 01/02/2022

El Parlament asume que Pau Juvillà perderá el escaño

El independentismo paraliza las comisiones hasta el jueves para protestar contra la injerencia de la JEC

4 min
Pau Juvillà durante el juicio

Barcelona¿Pau Juvillà continúa siendo diputado del Parlament de Catalunya? A pesar de que la presidenta de la cámara, Laura Borràs, y los miembros independentistas de la mesa y sus grupos parlamentarios así lo defienden, en la práctica hay dos maneras para comprobarlo: si puede votar y si cobra a final de mes. Y hoy por hoy las dos están comprometidas. El viernes se agota el plazo que la Junta Electoral Central (JEC) dio a Borràs para sustituir al diputado cupaire y, a pesar de que a estas alturas todavía mantiene el escaño, todos los grupos parlamentarios asumen que lo acabará perdiendo de forma inminente.

La decisión básicamente recae en la secretaria general de la cámara, Esther Andreu, que es la máxima responsable de la organización interna del Parlament. Y numerosas fuentes consultadas por el ARA afirman que ni Andreu ni el resto de funcionarios desobedecerá la resolución de la JEC, que ya es ejecutiva. Y no lo harán a pesar de que políticamente desde la mesa presidida por Borràs se continúe insistiendo en la defensa del escaño del cupaire y que públicamente se hayan aprobado resoluciones parlamentarias para remarcar que solo una sentencia firme puede retirar el escaño a un diputado. De hecho, este mismo martes Borràs, con el apoyo de JxCat, ERC y la CUP, había planteado suspender la actividad del Parlament como respuesta a la JEC. Finalmente, sin embargo, todo ha acabado con una recomendación a los diputados para que aplacen las comisiones parlamentarias hasta que se reúna antes la del estatuto del diputado, donde el independentismo aprobará una nueva resolución favorable a Juvillà.

Y, pues, ¿puede votar y cobrar a final de mes? En cuanto al sueldo, numerosas fuentes consultadas por el ARA de todas las formaciones independentistas asumen que Juvillà no volverá a cobrar su nómina de diputado de la cámara. Al menos no lo hará de forma íntegra, a partir del momento en el cual la secretaria general dé la orden. Actualmente, no hay cambios, explican fuentes de la presidencia del Parlament, y la nómina de enero la ha cobrado entera. Ahora bien, en las conversaciones de máximo nivel de las últimas horas, con presencia de los miembros de la mesa, se han verbalizado los mismos condicionantes que ya tuvo hace dos años Roger Torrent: la presidenta de la cámara no puede obligar a los funcionarios a pagar el sueldo a un diputado que la JEC ha reclamado que se excluya de la lista. Podría incurrir en un delito de coacción, apuntan las fuentes. Esto también vale para el voto.

Fuentes de la CUP explican que el pasado viernes la secretaria general del Parlament ya les comunicó verbalmente que Juvillà y la asesora que depende de él dejarían de cobrar. Una versión que niega la secretaria general, que asegura que simplemente comunicó a la asesora, Maria Sirvent, que si Juvillà acababa cesado de su cargo ella también lo haría al ser un cargo de confianza.

¿Y podrá votar? Como consecuencia de su estado de salud , Juvillà no ha acudido este martes a la cámara y no se espera que lo haga tampoco en los próximos días. La CUP no ha pedido la delegación de su voto para el pleno que está previsto para la semana que viene y, por lo tanto, la mesa no se ha visto obligada a tomar una decisión potencialmente complicada: aceptar la delegación de voto de un diputado a quien la maquinaria parlamentaria puede excluir de las nóminas. De hecho, la JEC ha ordenado que se expida la credencial de la siguiente diputada cupaire por Lleida para sustituir a Juvillà con efecto inmediato. Antes de perder el escaño, Juvillà ya ha renunciado por su estado de salud al lugar en la mesa que la CUP ha propuesto que ocupe a partir de ahora Carles Riera.

Paralizar el Parlament

Fuentes de la CUP explican que todavía no han recibido ninguna comunicación formal sobre la pérdida del escaño de Juvillà. Este martes la tensión parlamentaria estaba centrada en la propuesta de la presidenta Borràs –avalada por JxCat, ERC y la CUP– de suspender la actividad parlamentaria como respuesta a las "injerencias" de un órgano administrativo como la JEC. Una suspensión que finalmente se ha convertido en una recomendación a los presidentes de las comisiones para aplazar las sesiones, puesto que incluso los letrados de la cámara habían advertido de las posibles consecuencias legales de cerrar el Parlament de manera obligatoria. Se prepara también la convocatoria de la comisión del Estatut dels Diputats previsiblemente para el jueves, a pesar de que curiosamente hoy por hoy no tiene presidente -Jaume-Alonso Cuevillas (JxCat) será nombrado en la próxima sesión-. El secretario de la comisión, el socialista David Pérez, ya se ha dirigido a los letrados para pedir la convocatoria urgente de la comisión al ser el único miembro de la mesa.

Paralizar la cámara habría sido una manera, explican fuentes de la presidencia de la cámara, de evidenciar que la decisión altera mayorías parlamentarias y el funcionamiento del Parlament. El reglamento de la cámara, en todo caso, no habla de suspensión de la actividad más allá del que está previsto en las vacaciones y la mesa se ha encontrado obstáculos legales para aplicar esta suspensión. Tampoco ha habido unanimidad independentista sobre la propuesta de 15 días que hacía Borràs, puesto que ERC prefería suspender la actividad entre 24 y 48 horas. Ya por la tarde, después de más de cuatro horas de reuniones, y en una comparecencia sin preguntas, Borràs ha abogado por "defender la soberanía del Parlament de las injerencias" y ha criticado que la JEC es un "órgano administrativo" que está actuando "como una instancia judicial".

Con todo, según recoge Efe, se pospondrán comisiones clave como la que tiene que analizar los candidatos a ocupar órganos como el CAC o la Sindicatura de Comptes o no se reunirá la ponencia que trabaja la ley que regula el fondo que la Generalitat creó para cubrir las fianzas del Tribunal de Cuentas. Los grupos de la oposición se han quejado de la posible suspensión de la actividad, pero viendo el resultado final han decidido no hacer sangre. Cs, habitual de las querellas y de los recursos a la Fiscalía, ha explicado que esta vez "no veía motivos" para llevar a Borràs a la justicia. La oposición al completo también asume que Juvillà acabará perdiendo el escaño sin que haya desobediencia por parte de la mesa.

stats