Misc 18/03/2021

Sant Jordi en Barcelona: espacios descentralizados, delimitados y con aforos controlados

Las paradas de libreros y floristas se repartirán por toda la ciudad en una decena de recintos al aire libre

3 min
Una pareja a una parada de libros durante el 23 de julio del año pasado, cuando se celebró el Sant Jordi de verano

BarcelonaEste año por Sant Jordi no habrá grandes aglomeraciones ni paradas concentradas. En Barcelona, la Diada será descentralizada: libreros y floristas se repartirán en recintos delimitados y con aforos controlados. Según ha podido saber el ARA, si las condiciones sanitarias lo permiten, las paradas se ubicarán en una decena de puntos en toda la ciudad que serán al aire libre, de fácil acceso y estarán perimetrados. Se han buscado lugares emblemáticos que sean fáciles de acotar, que estén lo suficientemente distanciados entre ellos para evitar multitudes y donde se puedan organizar circuitos para que la gente transcurra sin amontonarse, con controles de acceso y las entradas y salidas separadas.

Los espacios con los que se trabaja son el último tramo del Passeig de Gràcia (desde la parte baja, tocando con la Ronda de Sant Pere, hasta la calle Consell de Cent o Aragó), la Plaça Reial, los jardines de Palau Robert, el Passeig de Lluís Companys tocando con la Ciutadella y la Diagonal en su punto de la Plaça Francesc Macià. Cada librería podrá solicitar en qué espacio quiere instalar su parada. En función de las peticiones, no se descarta ampliar esta red de puntos descentralizados con algunos espacios más para que todo el mundo pueda tener cabida. Todo ello, sin embargo, queda sujeto a la evolución de la pandemia, que marcará si este plan es posible o hay que modificarlo con más restricciones, en función de los indicadores epidemiológicos cuando se acerque la Diada.

Un Sant Jordi estrictamente profesional

A diferencia de otros años, en esta ocasión será un Sant Jordi estrictamente profesional, es decir, solo podrán instalar paradas los libreros, editores y floristas. No se permitirán, por lo tanto, paradas de asociaciones, entidades, partidos políticos y medios de comunicación, como pasaba durante la Diada hasta que llegó la pandemia. Además de estas paradas descentralizadas, el Ayuntamiento de Barcelona prepara un decreto de alcaldía para que del 21 al 23 de abril todas las librerías puedan colocar una mesa con libros delante de la tienda. En este sentido, la celebración de la Diada de este año será similar al Sant Jordi de verano del 23 de julio pasado, cuando solo se permitió colocar paradas ante los establecimientos y algunos escritores firmaron libros directamente en las librerías.

Mientras que en los recintos perimetrados habrá personal dedicado específicamente a controlar los aforos, en el caso de las librerías que saquen una mesa afuera serán los propios libreros los responsables de garantizar que no se supera el número de personas permitidas. Las librerías podrán invitar a escritores para que firmen libros afuera durante los dos días antes de Sant Jordi, si bien hará falta que organicen en la calle colas separadas para la venta de los libros y para las firmas. Así se intentará esponjar el Sant Jordi –que este año cae en viernes– durante toda la semana para evitar concentraciones de gente el 23 de abril. También se organizarán firmas de libros y encuentros con los escritores desde el sábado anterior a la Diada, el 17 de abril. 

Sobre el dispositivo de Sant Jordi, el Ayuntamiento de Barcelona ha explicado al ARA que todavía se está trabajando en el operativo y que la logística está "pensada para poder asegurar la salida de profesionales del gremio del libro y floristas de la manera más desconcentrada que se pueda". El dispositivo, que se está diseñando conjuntamente con libreros, floristas y Protección Civil, "asegurará algunos espacios en varios distritos donde se pueda agrupar cierto número de paradas de manera perimetrada, con aforo controlado y con espacios para la venta de libros, rosas y firma de autores".

Una parada de rosas durante el Sant Jordi del verano del año pasado, el 23 de julio

En paralelo, el Procicat está elaborando un plan específico para toda Catalunya con las medidas que tendrán que adoptar los municipios para celebrar Sant Jordi con garantías sanitarias. El plan, que está pendiente de aprobación, establecerá la normativa que habrá que seguir en todo el país para evitar contagios de coronavirus. En función de sus características poblacionales, cada ciudad y pueblo decidirá cómo y dónde coloca las paradas. En Girona todas las paradas se ubicarán en la explanada de La Copa en vez del espacio habitual, en la Rambla y en la Plaça de Catalunya. El recinto de La Copa estará limitado con vallas y no podrá superar el 30% del aforo, según el Ayuntamiento de Girona. Lleida también ha decidido celebrar Sant Jordi en un espacio único en la ciudad, si bien la Paeria todavía no ha anunciado cuál será. Según el ayuntamiento, el lugar se decidirá cuando se sepa cuántos profesionales quieren participar y será suficientemente amplio para poderlos acoger a a pesar de controlar el aforo.

stats